Sábado, 21 de enero de 2017

| 2003/03/30 00:00

Desigualdad y salarios bajos, los dos grandes problemas colombianos.

Miércoles 2, 8:00 horas. Así lo concluyó el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Planeación Nacional, que también reconoce que se han presentado avances en educación y en la expectativa de vida.

Desigualdad y salarios bajos, los dos grandes problemas colombianos.

El punto que más resalta el informe es que la brecha entre ricos y pobres se ha aumentado. Una de sus manifestaciones es que el ingreso per en el 2001 estaba en 1.870 dólares, similar al de 1994, lo que demuestra un retroceso de siete años en los ingresos. Los analistas que colaboraron en el informe le atribuyen el hecho a la administración Gaviria y a su reforma laboral.

Gracias a ésta, a los trabajadores que ganaban menos de dos salarios mínimos se les incrementaron las horas laboradas y se les redujo el ingreso, mientras que a los que ganaban más de 10 mínimos se les subió el ingreso y se les redujo su jornada laboral. Como resultado, se detuvo la contratación de trabajadores permanentes y se incentivaron los despidos prematuros y el empleo temporal.

Otra manifestación de la desigualdad entre los colombianos es que las mujeres tienen ingresos menores en un 20 por ciento al de los hombres.

Así mismo, se hace evidente que el desarrollo en las áreas rurales y urbanas no se da de igual manera, pues los esfuerzos se concentran en las últimas. Mientras las ciudades han alcanzado un nivel de desarrollo similar al de países como Costa Rica, los campos tienen un desarrollo equivalente al del Salvador. Sus habitantes viven alrededor de dos años menos que los de la zona urbana y cerca del 15 por ciento de la población mayor de 15 años no sabe leer ni escribir.

A pesar de ello, el informe resalta los avances en educación en el sector agrario, porque las matrículas aumentaron en un 18 por ciento. Otro indicador favorable es la reducción en la tasa de analfabetismo, que bajó del 10,8 al 7,5 por ciento de la población. Esto llevó a que el Índice de Desarrollo Humano pasara de 0,711 en 1990 a 0,771 en el 2001. Éste tiene en cuenta los logros económicos y sociales, tales como un ingreso suficiente para acceder a bienes básicos, una vida larga y saludable y un nivel educativo que le permita a las personas mejorar su entorno

Pero la situación no deja de ser alarmante en las ciudades. El informe lama la atención sobre los dos casos extremos del país: Chocó y Bogotá. Mientras que en la capital colombiana la esperanza de vida es de 72.9 años, en el Chocó es de 66.6 años.

Así mismo revela que el país avanzó en desarrollo humano en la última década. Prueba de ello es la esperanza de vida al nacer aumentó en 4.1 años, de 67.8 años en 1990, pasó a 71.9 años en el 2001. sin embargo sigue estando por debajo de países como Cuba, Chile, Argentina y México.

Este avance, según el documento, se dio gracias a una mayor cobertura en salud mediante la Ley 100 y la puesta en marcha del Sisben.

El informe sostiene que para eliminar todas esas desigualdades, es concentrar los esfuerzos en la gente. "El verdadero desarrollo se da para y por las personas", asegura.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.