Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2004/12/05 00:00

El Aguinaldo Tributario

El representante Rafael Amador explica por qué no se necesita la reforma tributaria que se discute en el Congreso.

El Aguinaldo Tributario

La repetitiva falta de quórum en las comisiones económicas del Senado y Cámara que no ha permitido debatir la reforma tributaria, demuestra el poco interés que tiene el Gobierno Nacional por sacar adelante su proyecto que presentó con tanta urgencia, hace ya más de dos meses.

La verdad, al gobierno en este tema le ha faltado liderazgo para convocar a sus mayorías en el Congreso, y la razón es porque se siente tranquilo, ya que la presión para conseguir financiación ha disminuido, entre otras razones, por un mayor recaudo tributario de cerca de 1.4 billones de pesos; por el espacio generado a través de la operación de reestructuración de la deuda en más de 7 billones de pesos.

Además, cuenta con 250 millones de dólares que no ha utilizado del cupo del Banco de la República y los excedentes por el diferencial en las ventas del petróleo.

Otra prueba que demuestra que la reforma tributaria no se necesita, es el hecho de que las expectativas de recaudo del gobierno hayan disminuido sustancialmente. Inicialmente, su meta era recaudar 1.8 billones de pesos, posteriormente 1.5 billones, 1.3 billones y ahora está aceptando una propuesta por 700 mil millones de pesos.

La verdad dicha propuesta es irrisoria y nos debe llamar a la seriedad y a la sensatez, para que el próximo año debatamos una reforma estructural, tal y como se había planteado inicialmente en la mesa económica del acuerdo político, que nos permita lograr un mayor recaudo y al mismo tiempo logremos simplificar y ajustar nuestro sistema tributario.

Hoy, técnicamente, la reforma tributaria está muerta. Faltan menos de dos semanas para que finalicen las sesiones en el Congreso, con un día festivo en medio, por lo que será muy difícil que el Gobierno logre hacer en menos de ocho días hábiles, lo que no hizo durante una legislatura.

Por eso, no hay duda de que aplazar la reforma tributaria es el mejor regalo de Navidad que podemos hacerle a los colombianos, máxime cuando se ha presentado un decrecimiento de nuestra economía en el último trimestre de este año, dado en gran medida por la disminución en el consumo de los hogares colombianos.

De tal manera sería un pésimo error gravar precisamente el consumo de los trabajadores a través del IVA.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.