Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/11/2003 12:00:00 AM

El Ministerio de Educación será reestructurado

Martes 12, 8:30 horas. El gobierno aprobó los decretos que dan vía a la reestructuración del Ministerio de Educación y del Icfes.

Con este cambio se crearán dos viceministerios que serán los encargados de quitarle al Icfes funciones de inspección y vigilancia, para que este último pase a ser un ente netamente evaluador.

Uno de los viceministerios es el de Educación Superior, encargado de apoyar la gestión de las universidades. También se encargará de las funciones de inspección y vigilancia, es decir velar por el cumplimiento de todos los requisitos legales y de los programas académicos.

El otro es el viceministerio de Educación Preescolar, Básica y Media, que se encargará de impulsar procesos de calidad, descentralización y reorganización. Tendrá a su cargo programas que cobijarán a estudiantes de poblaciones con grave situación de orden público, entre los que están niños desplazados y discapacitados.

El Icfes por su parte, será el encargado de la función evaluadora no solo de las pruebas de Estado para bachilleres, sino de pruebas básicas para estudiantes de tercero, quinto, séptimo y noveno, las pruebas de competencia ciudadanas, el examen de ingreso de los nuevos docentes y los Ecaes, que es para los alumnos de último año de las universidades.

Con este cambio también se pretende hacer un ahorro, que según Noemí Arias, secretaria general del ministerio, será de aproximadamente 14.575 millones de pesos anuales, es decir el 20 por ciento de los costos del sistema educativo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.