Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2005 12:00:00 AM

El mundo al revés

Martes 8. La cultura barranquillera en manos de vallenatos y la reglamentacion de un carnaval silencioso, ponen en tela de juicio la sensatez de la administración del Atlántico, escribe Álvaro Navas, lector de SEMANA.COM.

Mejor para el perro si la perra es mocha, dice el refranero popular. Grande ha sido la lucha que como quijotes hemos librado contra las multinacionales de la "cultura basura", que según Héctor Abad, columnista de la Revista Semana, a través de la televisión y estaciones AM y FM, le están metiendo sistemática y despiadadamente a nuestra juventud y para nuestra desgracia, con mayor intensidad en Barranquilla.

Siempre he expresado mi inconformidad por la forma absoluta en que el vallenato ha borrado del espectro hertziano nuestros aires auténticos, como el porro, merecumbé, cumbia, chandé, y otros que sin ser estrictamente nuestros, como la salsa, el merengue, la guaracha, pachanga, charanga y otros ritmos caribeños, sí los hemos adoptado por su ascendencia afro caribe confundida con nuestras raíces.

El maestro de maestros Adolfo Pacheco Anillo, sabanero, no vallenato como él mismo aclara, en su columna publicada en EL Heraldo el pasado 25 de Enero, se queja de lo que todos sabemos pero que casi nadie se atreve a denunciar, cuando dice: "le están dejando a disqueras, prensa, particulares y 'payoleros', el monopolio de la cultura musical de la costa y los sabaneros estamos expuestos a ser encajonados vivos bajo el contexto del vallenato, a sabiendas que practicamos un estilo diferente y gran multiplicidad de ritmos". Hasta el Joe Arroyo, nuestro ídolo de ídolos, se queja igualmente de esta situación.

Payolero se le dice en el argot musical a aquellos directores de emisoras, locutores, disc-jokeys o controles que reciben dinero para programar repetidamente un tema hasta ubicarlo en los primeros lugares de un ranking que ellos mismos elaboran.

Lo anterior sin ser una política muy honesta, es explicable en el sector privado cuyo único objetivo es obtener grandes utilidades y en una economía de capitalismo salvaje podría decirse que es normal.

Lo que sí no tiene ninguna justificación es que desde las esferas oficiales que sí fueron elegidas para preservar la vida y honra y también la identidad cultural de sus gobernados, se tomen decisiones que van en contravía de estas obligaciones.

No puedo creer que el señor Gobernador Carlos Rodado Noriega, por quien yo voté, sabanalarguero, no haya encontrado en todo el departamento del Atlántico un solo profesional para orientar la cultura del mismo, teniendo que nombrar como Secretario de Cultura al Señor José Jorge Dangond, natural de Valledupar, que está como dicen los cachacos "más preparado que un kumis" pues tiene estudios en Harvard, con posgrados y maestrías en Londres, y MBA en Miami. Pero cuyos conocimientos no creo que sirvan de mucho para promover el Son de negro, de Santa Lucía, ni creo que algún día se le ocurra hacerle una estatua a Pacho Galán en la Plaza de Soledad, quien sí creó un ritmo propio.

Se le abona al Sr. Dangond ser el gestor de Telecaribe, que también le sirvió para catapultar el vallenato de su tierra, lo cual es loable de su parte.

Como para hacer moñona, nos sale el gobernador Rodado nombrando como secretario departamental de Vivienda y Electrificación Rural, al compositor vallenato Roberto Calderón. ¿No había ni un ingeniero o Arquitecto Urbanizador para este cargo en todo el Atlántico? ¿No era este el hombre indicado para la Secretaría de Cultura para que divulgara un "poco más" el vallenato en nuestro departamento?

Nuestro Tránsito Distrital también entiendo que está dirigido por un cesarense.

Definitivamente debo estar loco para no entender estas movidas del ajedrez burocrático y así como el editorialista de El Heraldo el sábado 29 de Mayo se queja del "País paisa", deberíamos despertar los atlanticenses y barranquilleros, contra la "vallenatización" de nuestro departamento, lo cual dicho por mí es xenofobia, pero si Valledupar y Medellín defienden lo suyo, son berracos y tienen sentido de pertenencia. El Mundo al revés.

Entre tanto, se anuncia pomposamente por parte de la Dirección del Damab, que habrá "estricto" control al ruido y contaminación sonora durante los carnavales ¿?

Definitivamente voy para donde el siquiatra, porque estoy viendo las cosas al revés, porque todo el año buses, busetas y camiones se pasean orondos por todo Barranquilla haciendo sonar inmisericordemente sus cornetas, válvulas resonadoras y sirenas, y no les pasa absolutamente nada y ahora por decisión del Damab se planea un carnaval silencioso, que son los cuatro días más escandalosos del año y además con licencia y total justificación por mil razones que sobra escribir aquí. A guardar los picós señores, hasta después de carnaval, y a bailar con la imaginación.

* alvaronavasp@hotmail.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.