Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/01/23 00:00

El "ojo" que extrañará el oído

Martes 25. Dixon Moya es uno de los oyentes que le rinde homenaje al recién fallecido Jaime Ortiz Alvear.

El "ojo" que extrañará el oído

Hubo una época en que los jóvenes colombianos, escuchamos radio en lugar de sintonizar la televisión, a pesar de que las imágenes ya le ganaban la batalla a los sonidos y no son tantos años como puede imaginarse, menos de 20 ( a la vuelta de la esquina del recuerdo). Nos paralizábamos para escuchar a un grupo de adultos discutir e incluso ofenderse entre sí, por un objeto, que para muchos puede ser simple, para otros todo el sentido del universo, un balón.

El motivo de nuestra fidelidad radial tenía nombre propio, "La Gran Polémica de los Deportes", título algo mentiroso, pues sólo se trataba de fútbol, claro que para los colombianos los deportes se sintetizaban en la pasión redonda. Era un espacio en el cual los corresponsales de las emisoras de Caracol a las ocho de la noche, todas las noches, se citaban en cadena, para intercambiar ideas o gritos. Los polemistas defendían a ultranza su posición mientras un moderador, el paciente Hernán Peláez, intentaba equilibrar las divergencias.

Pero de toda la galería de debates que alimentaron ese espacio, siempre se destacó la diatriba personal entre Edgar Perea y Jaime Ortiz Alvear, los fieles oyentes teníamos asegurada una segura confrontación, plena de ironía e inteligencia, así fuera fanática y casi infantil. Creo que era la manera de divertirse de dos buenos amigos.

A Jaime Ortiz, lo recuerdan los aficionados a los deportes por su memoria prodigiosa para las marcas y anécdotas de los Juegos Olímpicos que él cubrió, los hinchas de Millonarios, por su fidelidad al equipo y el apoyo a otro gran desaparecido, Juan Gilberto Funes, cuando nadie daba un peso por el argentino, otros por el slogan de su programa de salsa (Salsa con estilo, el único show que no tiene cover), caleño de pura cepa, obviamente era salsero, hasta el grupo Niche le dedicó una canción.

El Dr. Peláez Restrepo siempre sufría con la irreverencia de su paisano...hombre Jaime! Lo regañaba en público, aunque seguramente también gozaba con sus ocurrencias, al final Ortiz, como estudiante obediente, se callaba. Durante los últimos años, lo dejé de escuchar, aunque seguía vigente con la imitación de ese otro genio de la voz, Guillermo Díaz Salamanca. Creo que actualmente, hay muchos jóvenes seguidores de "La Luciérnaga" , que celebran los dichos de un personaje que invita a "chupar" y dice "Ojo" con un tono especial, quizás no lo identifiquen, se llamaba (terrible cuando se conjuga en pasado el verbo vivir) Jaime Ortiz Alvear, q.e.p.d.

A Jaime Ortiz, se lo llevó en cruel coincidencia, una fatal enfermedad de la garganta. Aquella garganta, que no era bella en su manifestación sonora, era ronca, ácida, pero era única! Para los hinchas de Millonarios nos deja la tristeza de cerrar con cuidado su "Cuartito Azul". El oído sin distinción de equipo o deporte, seguirá extrañando aquel "ojo". Cesen las polémicas señores, dejen una oración en su tumba.

* Diplomático colombiano

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.