Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2005/09/25 00:00

El peinado de Mockus

¿Por qué, a pesar de sus tantas virtudes, Mockus no aparece como un firme contendor en las próximas elecciones presidenciales? Eduardo Plata, lector de SEMANA.COM, responde la pregunta.

El peinado de Mockus

Ex rector de la Universidad Nacional, de lejos la mejor Universidad de Colombia y la mas compleja de dirigir y dos veces alcalde de Bogota, otra vez, de lejos la mas grande ciudad de Colombia y las compleja de dirigir. Exitoso en ambos cargos. Ese es Antanas Mockus, un personaje que además goza de una reputación envidiable: responsable, serio, honesto, inteligente y raro por lo inteligente y respetado como pocos. No hay, o al menos no ha aparecido, quien le sepa un cuento o le tenga algún guardado. Con ideas profundas y visiones claras del pasado, el presente y el futuro de la nación y con una comprensión absoluta de los males nacionales. Sin embargo, Mockus nada que levanta vuelo.

En ninguna de las constantes encuestas que se hacen alrededor del tema electoral aparece Mockus como contendor serio o con posibilidades claras de alcanzar la presidencia nacional. ¿Por qué este personaje de tan buena reputación y resultados positivos no tiene agarre entre los electores?, ¿por que? Si en la calle no hay maquinaria que valga, si en la calle o por un teléfono no hay quien lo eche a uno del trabajo, ¿a que se debe la fragilidad política de Mockus?

Muchos "entendidos" opinan que es su papel de llanero solitario, que es imposible ganar sin partidos o sin alianzas, cualquiera que estas sean. Dicen los analistas que le urge un acuerdo, con el uribismo o con el polo, dependiendo de lo que pase con la reelección en la corte. Que sin dicho acuerdo no tiene chances.

Pero uno ve el país y se da cuenta que no hay nada que tenga mas fastidiada a la gente que los acuerdos políticos. Uno ve que el presidente que se encargo de destruir los partidos, por las buenas(a los azules) o por la malas(a los rojos), goza de un apoyo histórico del elector colombiano. El hecho pone en duda la anterior explicación, por lo que hay que seguirle dando vueltas al asunto, convencido de que tiene que ser algo muy distinto. Tiene que haber algo que la gente vea en Mockus que no le gusta, o que al menos no le convence.

Ese algo es la decisión. Al Mockus candidato presidencial no se le ve la misma fuerza que al Mockus alcalde. No se le ve el compromiso ni la agresividad necesaria. Da la impresión de que Mockus quiere ser presidente sin despeinarse, sin jugársela, sin acusar ni defender, sin luchar y eso es lo que el pueblo no aprueba.

Colombia no quiere presidentes indefinidos políticamente, no quiere personajes que quieren estar bien con todo el mundo. Los electores quieren candidatos que se la juegan por una propuesta, buena o mala, eso es lo de menos. Para la muestra, Uribe y Garzon, los dos líderes políticos con mas agarre entre la gente. El pueblo quiere lideres que muestren un camino. Pero Mockus, que seguramente tiene uno muy bien ideado, no toma la decisión de exponerlo, defenderlo y compararlo con los otros, con la agresividad necesaria para que sea escuchado en todos los rincones de Colombia. No se puede torear desde la grada y pretender cortar oreja. Hay que echarse al ruedo y exponerse a una cornada.

Si Mockus tiene intenciones reales de ser presidente de Colombia, tendrá que mostrar mucha mas determinación de la que ha mostrado hasta ahora. La campaña por la presidencia empezó hace rato y aun esta a tiempo de corregir su camino. Eso si, tendrá que entender que la presidencia de Colombia es un caballo cerrero y es imposible montarse y dominarlo sin que se le descomponga el peinado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.