Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/14/2008 12:00:00 AM

En el nombre de América

;
BBC
La vieja polémica sobre cómo debería llamarse el continente tiene un nuevo ponente: el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Si nos definimos como Iberoamericanos, dejamos fuera lo africano, lo francés y lo británico que hay en el continente. Si nos llamamos Hispanoamericanos, queda fuera también lo portugués. Si somos Indoamericanos negamos medio milenio de aportes europeos, africanos y asiáticos en la construcción de América.

América Latina es el término cultural y geopolítico universalmente más aceptado, pero que, sin embargo, nunca ha terminado de convencer a algunos, quienes mantienen viva esta antigua discusión sobre cómo llamar al Sur de América.

El más reciente participante en el debate, el presidente Chávez, parece tener una clara respuesta: América Latina debería denominarse Indoamérica.

"Eso de América Latina nos lo impusieron... Cada día, yo hablo menos de Hispanoamérica, de Latinoamérica. ¡Indoamérica, Afroamérica, eso es lo que somos nosotros", dijo esta semana en Caracas durante la clausura del Congreso Bolivariano Indo americano Jóvenes Guerreros Indígenas contra la miseria y el imperialismo.

Su posición no extraña, considerando que Chávez tiene inclinación por rebautizar. Por su iniciativa, en 1999 la nueva Constitución le cambió el nombre a su país introduciendo el calificativo de "Bolivariana" a la hasta entonces República de Venezuela.

Americanos somos todos

Cuando estos territorios eran colonia española, su denominación común era de las Indias Occidentales, para diferenciarlas de la India original a la cual creyó haber llegado Cristóbal Colón. Pero la independencia trajo problemas lingüísticos reflejo de los problemas políticos que implicó la inserción de los nuevos países en la dinámica internacional.

"La patria es América", repetía Simón Bolívar quien, al igual que los grandes líderes de la independencia, se definía a sí mismo como "americano" a secas.

Claro que eso fue mucho antes de los Estados Unidos terminaran apropiándose en la práctica del nombre continental.

Hasta mediados del siglo XIX, las denominaciones de Hispanoamérica o Iberoamérica vinculaban el continente con su pasado colonial. Y luego siguieron siendo incentivadas en el siglo XX por la España de Francisco Franco, renuente a perder su supremacía cultural en la región.

Invento francés

Luego apareció el término América Latina, para algunos historiadores acuñado en una operación geopolítica gestada desde la Francia de Napoleón III.

Lo de América Latina precedió la frustrada aventura militar del Emperador Maximiliano I en México (1861), con la que los franceses aspiraban crear una avanzada imperial en las naciones recién independizadas.

El término incluía a Francia cuyo idioma, como el de España y Portugal, tiene un idioma de raíz latina, y moderaba el legado cultural ibero.

Servía además a los intereses anglosajones en la región: el de los británicos, que buscaban aumentar su influencia, y el de los estadounidenses, que querían impedir una reinstauración española en las colonias perdidas.

Sin embargo, para el historiador venezolano Guillermo Morón, el término fue realmente producto de la supremacía del francés, para entonces la lingua franca, el idioma universal.

"Para mí lo que impuso el nombre de América Latina fue un fenómeno eminentemente cultural", aseguró Morón en conversación con BBC Mundo.

"En Hispanoamérica se afrancesaron mucho los procesos culturales. Los grandes artistas e intelectuales iban a París a estudiar", explicó y reconoció que siempre la lengua ha sido herramienta de los imperios.

Haya, el primero

Indoamérica fue un término usado por el político peruano Víctor Raúl Haya de la Torre, fundador de la Alianza Popular Revolucionaria Americana, APRA, origen del actual partido Aprista peruano.

En 1924, en México, Haya de la Torre fundó la revista Indoamérica como órgano divulgativo del APRA, cuyos postulados eran el antiimperialismo y la reivindicación de las clases deprimidas del continente: clase medias empobrecidas, campesinos e indígenas.

Con el término Indoamérica, Haya de la Torre distinguía a las poblaciones autóctonas americanas, confundidas tras el "error original" de Colón.

Pero esa denominación reivindicativa encontró también resistencia entre quienes la consideraron -y siguen considerándola- "etnocéntrica" y hasta "racista".

"Hablar de Indoamérica es un absurdo. No podemos regresar a lo que no somos", le dijo a BBC Mundo Morón, para quien el concepto deja fuera la herencia europea, africana y asiática que, junto a lo indígena, forma los países americanos.

Indoafroiberoamérica

Un cuestionamiento similar se le hace al término de Iberoamérica, Hispanoamérica o Latinoamérica cuando se les acusa de ser excesivamente "eurocentristas".

Por eso una solución más incluyente podría ser la que plantea el mexicano, Carlos Fuentes en la introducción de su libro Valiente Nuevo Mundo, un compendio de ensayos sobre narrativa hispanoamericana,

"Lo primero es que somos un continente multirracial y policultural. De ahí que a lo largo de este libro no se emplee la denominación América Latina, inventada por los franceses en el siglo XIX para incluirse en el conjunto americano, sino la descripción más completa Indo-Afro-Ibero-América".

"Pero en todo caso, el componente indio y africano está presente, implícito", dice Fuentes, quien pese a estar escribiendo sobre narrativa hispanoamericana no evita el vínculo entre cultura y política.

Aunque el término de Fuentes abarque más, no suena práctico en estos tiempos celosos de la economía del lenguaje. Sería difícil que llegara a sustituir una "marca registrada" internacionalmente como es hoy el concepto político y cultural que representa América Latina.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.