Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2004 12:00:00 AM

Equivocación mayor

La reforma al código del menor solo logrará empeorar el problema de abandono, educación y salud que viven los niños hoy, opina Mario Hernando Flórez, lector de SEMANA.COM y experto en infancia.

La desgracia en que se encuentran nuestros jóvenes y niños no obedece la falta de normas que los protejan, sino a falta de una política de infancia que se traduzca en garantías reales con planes , programas y servicios con recursos suficientes que satisfagan las necesidades vitales de los menores.

El Código actual consagra los derechos fundamentales y los principios rectores -que sirvieron de base para la constitución de 1991-. Además define las situaciones irregulares en que pueda encontrarse un menor, determina las medidas que se deben adoptar para protegerlos, señala las competencias y los procedimientos para garantizar dichos derechos. Todo en el marco del Derecho Tutelar en el cual se basa la justicia especializada de menores que establece diferencia con el procedimiento de la justicia penal para adultos. Su finalidad es la de proteger al menor. Así mismo, en los artículos 18, 19 y 20 refiere el carácter irrenunciable y preferente de los principios y su aplicación, la sujeción a los convenios y tratados internacionales, el interés superior del menor respectivamente

Igual que cuando se motivó, se publicitó y se promovió la reforma a la salud que derivó en la nefasta Ley 100/93, hoy las agencias internacionales y las grandes ONG que representan intereses particulares y que se hacen llamar expertos así desconozcan o desestimen sus tragedias cotidianas, llaman la atención exaltando sus problemáticas para justificar la reforma.

Por sus contenidos, esta terminará acabando con lo poco que queda del Icbf al transferir sus funciones a los empobrecidos municipios, mientras, por ejemplo la Fundación Restrepo Barco aspira al gran contrato de la Supervisión de los servicios, no obstante los diversos contratos que en dicha vía le ha concedido el ICBF.

Resulta paradójico que las preocupaciones surjan para discutir una ley mientras el neoliberalismo al mando conspira contra la familia y contra infancia. Sin ir más lejos, a diario son excluidos del sistema escolar decenas de niños por sobrecupo, hacinamiento, inadecuadas instalaciones, desnutrición y pobreza en la infraestructura.

Ni qué decir del sistema de salud. Está diseñado para el negocio y para que no solo los niños pobres sino un gran sector de población sean marginados y expuestos a mayores enfermedades.

Además,.los niños son víctimas de todo tipo de violencia, incluida la que se exhibe en los medios de comunicación, de la pornografía, los psicoactivos, de la explotación laboral y sexual, y de otras tanta aberraciones propias de ésta sociedad bárbara y perversa.

El Proyecto de ley 032/04, entre otras, desconoce la incidencia de éstas circunstancia en los menores que infringen la ley y con la seudo protección integral terminará implantando la fatídica "limpieza social", pues prácticamente acaba con la reeducación institucional , para que la ejerzan los padres.

Derogar el actual Código es un equivocación, sus falencias se superarían con una reforma puntual. Que se abra el debate y se legisle responsablemente.

Para ampliar la opinión aquí expresada escribir a los correos mflorez@icbf.gov.co;mflorez@terra.com.co;mforero1@icbf.gov.co;scifuentes1@icbf.gov.co
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.