Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/10/2005 12:00:00 AM

ETA vs. Farc

Martes 12. Thilo Hanisch no entiende por qué los españoles se niegan a tratar igual a ambos grupos armados, cuando son más sus similitudes que sus diferencias.

En días recientes la organización ETA (Euskadi ta Askatasuna), y cuyas siglas traducidas del vasco dicen "País Vasco y libertad", propuso al gobierno español de turno dialogar sobre la paz pero sin condicionar el diálogo al cese de acciones armadas. ¿Le suena familiar?

Seguramente muchos colombianos nos acordamos del fallido diálogo de paz de Pastrana, y de la resistencia europea a clasificar a las Farc como un grupo terrorista.

Sin embargo en España nunca se habla de la "insurgencia española", sino simplemente del grupo terrorista ETA. La televisión española, sin embargo, hablará siempre de las Farc o del ELN como "la guerrilla izquierdista o marxista". Nunca le despoja de su intención política. Pero nunca hablan de sus propios grupos armados ilegales como "insurgentes" o "izquierdistas", o siquiera "derechistas". No. Invariablemente son definidos como terroristas, y por ende así también las consecuencias de sus acciones.

Pero en Europa no se habla de atentados terroristas, sino de "conflicto armado" cuando se trata de acciones bélicas de grupos armados de origen marxista en países de nuestro hemisferio.

Sería interesante que el gobierno colombiano también empezara a catalogar las acciones terroristas de ETA como "consecuencia de un conflicto armado entre rebeldes izquierdistas (y separatistas) y el gobierno central", y que se ofreciera como "mediador diplomático" para resolver el "conflicto armado".

En España por su parte, las voces a favor y en contra de tal diálogo no se han hecho esperar. Según el diario colombiano El Tiempo, la organización ETA también aprovechó para denunciar el paramilitarismo de las GAL, organización que según ellos ha asesinado a 28 militantes vascos. El ministro de justicia español opinó al respecto que era una contradicción reafirmar la autoría de nueve atentados terroristas y luego ofrecer el diálogo. ¿También le suena familiar? Después Manuel Fraga (presidente de la región autónoma de Galicia y fundador del Partido Popular (PP, derecha) propuso "medidas de gracia para los presos de ETA" a cambio de "dejar las armas sobre la mesa", es decir, un cese al fuego, probablemente bilateral.

Finalmente la ministra española María Teresa Fernández dijo que el gobierno solo comentará el comunicado con el cual ETA anuncie el fin definitivo de la violencia. O sea, tregua primero, diálogo después. Esta última siendo la posición equivalente del gobierno Uribe con respecto a la guerrilla. Posición que no ha encontrado ningún apoyo en las huestes socialistas españolas, las mismas que impidieron el apoyo con transferencia militar de equipos obsoletos, las mismas que apoyaron sin restricciones la venta de corbetas a Venezuela, para reactivar el empleo en los astilleros españoles.

Pero a diferencia de España y Europa en general, Colombia no puede darse el lujo de tal contradicción fundamental en su política exterior. Quizás porque antes de liberarnos de los españoles, fue necesario primero pasar por el período histórico de "La Ilustración" para entender el verdadero concepto de "democracia", y que no permite tales contradicciones lógicas en las definiciones políticas. Período que al parecer en España aún no se ha dado, aunque la voz de los gobiernos "tercermundistas" como el colombiano no pese lo mismo en el ámbito internacional.

* Licenciado en Filosofía e Historia
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.