Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2003/07/07 00:00

E.U admitió que la invasión de Irak sucedió sin pruebas de existencia de armas.

Jueves 10, 8:40 horas. El secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, admitió ayer ante el Congreso, que su gobierno no se basó en pruebas recientes sobre la existencia de armas nucleares para derrocar el régimen de Saddam Hussein.

E.U admitió que la invasión de Irak sucedió sin pruebas de existencia de armas.

"La coalición no actuó en Irak porque hubiéramos descubierto nuevas y espectaculares evidencias del intento de Irak por hacerse con armas de destrucción masiva", dijo el jefe del Pentágono en una comparecencia ante el Comité de Servicios Armados del Senado.

El anuncio de Rumsfeld puso en evidencia que el hallazgo de armas de destrucción masiva fue simplemente una justificación para la guerra. El que las tropas aliadas no hayan encontrado después de más de tres meses de búsqueda ningún indicio de armamento nuclear, confirma la hipótesis.

Frente a ello, señaló que efectivamente "la invasión se hizo bajo un prisma diferente. Actuamos porque vimos las evidencias ya existentes bajo una nueva luz, bajo el prisma de nuestra experiencia del 11 de septiembre".

El secretario de Defensa manifestó que, al margen de los errores que se cometieron y de que sigue sin haber rastro de las armas, la evidencia de que Bagdad tenía esos programas es que Saddam Hussein "siguió mintiendo y obstruyendo a los inspectores de la ONU".

La Casa Blanca reconoció el martes por primera vez que no debió dar crédito a un informe del espionaje británico que aseguraba que Bagdad trató de comprar uranio en Níger para un supuesto programa de armas nucleares y que el presidente George W. Bush incluyó en su discurso sobre el Estado de la Unión del pasado 28 de enero.

"Sabiendo lo que sabemos ahora, la referencia al intento de Irak de adquirir uranio en África no debería haber sido incluida en el discurso", afirmó la Casa Blanca en un comunicado.

El partido demócrata, de la oposición, ha insistido en la necesidad de abrir una investigación más amplia, al margen de las que ya están en marcha en varias comisiones del Congreso, dominado por los republicanos, para aclarar qué fue lo que sucedió. Los demócratas difundieron una carta que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) envió al Congreso de EEUU, en la que se acusa al gobierno de Washington de negarle información sobre la supuesta conexión Irak-Níger.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.