Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/12/2003 12:00:00 AM

Guatemala estrena presidente

Jueves 15, 7:40 horas. Se trata del empresario conservador Oscar Breger. Uno de sus grandes retos será reducir los niveles de pobreza, que agobia a más del 60 por ciento de la población.

En su discurso de posesión, Breger prometió "más seguridad y empleo" y luchar contra la corrupción. "Hemos observado cuánto daño hace a Guatemala una gestión de gobierno sin valores morales y éticos. Vamos a encarar los cambios con decisión y con coraje, avanzando sin pausas", dijo. Varios mandatarios del continente asistieron a la posesión. Entre ellos se encontraron Ricardo Maduro, de Honduras; Francisco Flores, de El Salvador; Enrique Bolaños, de Nicaragua; Abel Pacheco, de Costa Rica, y Mireya Moscoso, de Panamá. Aunque fue invitado, el colombiano Álvaro Uribe Vélez no estuvo presente. Los analistas indican que además del tema de la pobreza, Breger tendrá que resolver con urgencia la crisis fiscal que afronta su país. En eso coincide el mandatario saliente Alfonso Portillo, quien le dijo a la prensa que "es el tema más importante y de ese derivan todo lo demás. Me hubiera gustado entregar las finanzas públicas fortalecidas, pero seguimos estancados en ese tema". El nuevo madatario le ganó en las urnas al ex dictador Efraín Ríos Montt, acusado de encabezar entre 1982 y 1983, uno de los más cruentos períodos en la historia del país, debido a las masacres de comunidades indígenas y otras atrocidades que ocurrieron en el período de su dictadura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.