Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/24/2003 12:00:00 AM

Informe reveló que aumentaron los homicidios en zona de rehabilitación.

Martes 25, 9:00 horas. Un informe de la Policía Nacional, elaborado por el Grupo de Homicidios o Grupo Vida, reveló que, al comparar las cifras de los tres primeros meses del año, con el mismo período del mes anterior, los homicidios en una de las dos zonas de rehabilitación aumentaron en un 29 por ciento.

Pese a que más de la mitad de Sucre hace parte de una de las dos zonas de rehabilitación y consolidación que creó el Gobierno en septiembre para enfrentar a los grupos armados, los crímenes no han parado y, al contrario, van en aumento.

Sucre cuenta con 26 municipios y 16 de ello, incluida su capital (Sincelejo), hacen parte de la zona de rehabilitación. En las zonas urbanas se registraron el 45 por ciento de los crímenes y 55 en la zona rural.

El teniente coronel Orlando Vivas, sub comandante de la Policía de Sucre, explicó que, 23 de los casos han ocurrido en Sincelejo, 19 en la zona urbana y 4 en el área rural. Así mismo reconoció que en Sincelejo, el origen son problemas personales, riñas por diversos motivos y muertes selectivas, en las que intervienen sicarios.

Así mismo señaló que sólo el 13 por ciento de los muertos registraban antecedentes delictivos por hurto, porte ilegal de armas y estuperfacientes.

Para contrarrestar la criminalidad, Vivas anunció que se asignaron 230 nuevos agentes para Colosó, El Roble, San Antonio de Palmito, Morroa y Caimito, donde no existían estaciones de policía porque habían sido destruídas en ataques terroristas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.