Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2005/02/28 00:00

La costa: hambrienta e indigente

Es hora de que el gobierno haga algo frente al 35 por ciento de costeños en la indigencia y los ocho millones por debajo de la línea de pobreza. Columna de Félix Manzur, lector de SEMANA.COM.

La costa: hambrienta e indigente

Datos aterradores tenemos en nuestra costa atlántica pobre e indigente. Las cifras son reveladoras y preocupantes. Son como el estopín de una Bomba social que podría producir una conflagración sin precedentes en el país, pero similar a los cacerolazos venezolanos o a los saqueos o favelasos brasileños, sino tratamos de redimir a una zona que casi es como Haití, o los países mas pobres del orbe, como son los africanos.

Hace algún tiempo analizábamos los datos de un estudio socio económico efectuado por el observatorio del caribe hasta el año 1997 y nos parecía altamente preocupante. Sin embargo los nuevos datos hasta el 2003 son peores. Ahora tenemos mas niños hambrientos y afectados. La línea de pobreza de ellos paso de 1.812.030 en el 1997 a 2.300.000 en el 2003 . El analfabetismo costeño predice la pobreza según el estudio., Si una persona o familia no tienen educación su probabilidad de ser pobre aumenta en un 100 por ciento.

Las causas de este empobrecimiento masivo lo ubican en la crisis económica nacional, el conflicto armado, la corrupción, concentración inequívoca de la riqueza y la reversión de la reforma agraria aunado a los desplazamientos a cordones de miseria urbanos.

En el 2003, el setenta por ciento de los hogares ubicó por debajo de la línea de pobreza, casi nueve puntos porcentuales por encima de los niveles de 1997: según los cálculos del estudio del observatorio del caribe, la población pobre que no cuenta con ingresos mensuales para garantizar su subsistencia aumento en casi dos millones de personas o sea el equivalente a la suma de los habitantes de montería, Sincelejo y Cartagena.

La tercera parte de los hogares de las zona caribe colombiana como son los departamentos de Córdoba, Sucre, Bolívar, Atlántico, Magdalena, Cesar y Guajira no satisfacen muchas necesidades básicas mínimas como son vivienda adecuada, mínimas condiciones de habitabilidad que no sea hacinamiento, asistencia escolar de niños, conexión a servicios públicos.

La proporción de hogares pobres es la costa es cuatro veces mas pobres que los de bogota que es el área geográfica con menores niveles de pobreza en Colombia y lógicamente el que mas presupuesto tiene en el país.

Como si fuera poco necesitamos alrededor de once billones de pesos anuales, equivalentes al 17.4 por ciento del presupuesto de la actual vigencia fiscal, para salir tímidamente de la pobreza asfixiante costeña.

De la misma manera urge efectuar un control natal efectivo por parte de todos los organismos encargados de tal medida. Duele observar el hacinamiento en miserables chozas y cambuchos de muchísimos niños en la mayoría de los barrios de nuestras ciudades y pueblos costeños. Estamos próximos a la pobreza de Bangla Desh, o Etiopia y mientras en estos países se efectúan cruzadas internacionales de erradicación de la pobreza con apoyo internacional, acá estamos dormidos encima de una bomba de tiempo que estallara tarde que temprano ante la atónita, mirada de la sociedad productiva, civil, política, eclesiástica y gubernamental.

En nuestra costa atlántica pobre e indigente son los niños los que mas sufren. Se sitúan entre once años y menos la franja de la población mas pobre con el 23 por ciento y mucho mas preocupante la que concentra el mayor numero de personas en condiciones de indigencia que bordea el 13.2 por ciento de niños

Hablemos claro... Ante el panorama desolador de la pobreza y la indigencia costeña urgen planes de contingencia, de emergencia social liderados por toda la sociedad civil, gubernamental, militar eclesiástica, productiva, con el fin de exigirle al gobierno la emergencia social costeña, liderada por los gobernadores del caribe colombiano ante el presidente de la republica, fundaciones, ongs , y la comunidad internacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.