Domingo, 22 de enero de 2017

| 2004/03/14 00:00

Más de 400 familias de Bojayá pudieron desplazarse por el conflicto

Miércoles 17, 8:45 horas. Un sacerdote de la Diócesis de Quibdó denunció que las familias salieron del pueblo huyendo de las Farc y Auc que amenazan con repetir la matanza de 2002.

Más de 400 familias de Bojayá pudieron desplazarse por el conflicto

El sacerdote Jesús Flórez, portavoz de la Diócesis de Quibdó, denunció hoy que "hay presencia de la guerrilla de las Farc y de las Autodefensas. Las comunidades están expuestas a la confrontación entre estos grupos".

En días pasados, habitantes de Bojayá denunciado la presencia y cercania de los grupos armados en la zona, que el 2 de mayo de 2002 sufrió la peor tragedia humanitaria de los últimos tiempos, cuando 119 personas que se encontraban escondidas en una capilla resultaron muertas, después de que guerrilleros de las Farc lanzaron cilindros repletos de explosivos a la instalación.

"Desde el pasado mes de septiembre hemos dado cuatro alertas tempranas debido que subsiste la situación que dio origen a esta tragedia y la presencia del ejército en vez de solucionar el problema lo ha empeorado'', dijo el sacerdote Flórez. "Las comunidades indígenas han quedado expuestas a la confrontación armada, los paramilitares han secuestrado y torturado personas y hay contaminación de las aguas de los ríos por descomposición de cadáveres de los combatientes. Las comunidades están acorraladas porque no pueden pescar, cazar o sembrar"

Respondiendo la pregunta de un periodista, Flórez aceptó que desde el ataque la zona está fuertemente custodiada por el Ejército. Sin embargo, denunció, las fuerzas militares se han convertido en parte del problema, pues han atacado en numerosas oportunidades a indígenas y campesinos que acusan de ser guerrilleros o miembros de sus redes de cooperación. Algunos de ellos han sido detenidos, incluyendo mujeres y niños.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.