Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/17/2005 12:00:00 AM

A merced de la delincuencia

Una familia que se atrevió a denunciar el robo de su carro vive ahora en la zozobra. El delincuente al que capturaron por la denuncia está ahora libre y en busca de la retaliación respectiva. Testimonio.

El 21 de mayo de 2005 le robaron el carro a mi hijo en Pereira. Cuando pusimos el denuncio en la Sijin nos advirtieron que es normal que los delincuentes nos extorsionaran, por lo que nos pidieron que les avisáramos si pasaba.

El lunes 23 llamaron por primera vez y nos pidieron 5 millones de pesos. Por supuesto, nos negamos. El miércoles siguiente volvieron a llamar y como mi hijo no se encontraba, le dejaron dos números telefónicos: uno fijo de una cafetería en frente de donde se robaron el vehículo y el otro uno móvil. ¿Qué tal?

Como habíamos hablado de no acceder al chantaje, llamamos al Gaula. Los oficiales de inmediato fueron a nuestra casa y organizaron con mi hijo tanto la estrategia para llamarlos y concertar la entrega del dinero, como el operativo de entrega.

Fue así. Ese mismo miércoles acordamos con los delincuentes la entrega del dinero a las 5 de la tarde. Esta vez el pedido era de 3.8 millones de pesos. Mi hijo quedó de entregarlo en el sitio de donde se habían llevado el carro.

Efectivamente se montó el operativo que terminó con la captura del individuo que se cree es el jefe de esta organización, que entre otras tiene su lugar de operación desde mucho tiempo atrás en esta zona y, según muchos testigos, es culpable de múltiples delitos. Y seguía allí tan campante.

Acá viene lo realmente inconcebible. El delincuente fue llevado ante el fiscal de automotores de turno. Con una desfachatez única, el señor fiscal lo dejó en libertad "por falta de pruebas". ¿En qué país vivimos? Esta es la forma en que le colocan la soga al cuello al ciudadano de bien.

En ese momento comenzó nuestro calvario. Los señores del Gaula, a quienes debo felicitar por la profesionalidad de su trabajo, nos dijeron que el bandido se había comprometido a devolver el carro antes del sábado 28 al mediodía. Efectivamente así fue. El viernes nos fue dada la noticia por parte de la policía.

M hijo vive en la finca familiar ubicada cerca a la zona urbana. El sábado 4 de julio a eso de las 7 de la noche, se aparecieron cuatro sujetos enmascarados preguntando por él. Afortunadamente estaba en la tienda de la vereda jugando billar con un primo. Los delincuentes saquearon la finca, mientras uno de ellos esperaba a mi hijo en la entrada. A eso de las 8 de la noche llegaron él y su primo.

Para fortuna de mi hijo, los mismos delincuentes apagaron la luz de la portada, lo que lo alertó. Cuando él y su primo cruzaron la puerta, el individuo les salió detrás de un árbol. Inmediatamente y de nuevo gracias a Dios, los dos salieron corriendo en direcciones opuestas. Eso probablemente desconcertó al bandido, quien, sin embargo, les hizo cuatro disparos. Por la oscuridad y el nerviosismo del bandido, ninguno de los dos fue impactado por los disparos.

Ahora vivimos en medio de la zozobra. Aunque pusimos el denuncio respectivo, no sabemos qué pasará con nosotros, nuestra propiedad y nuestros nuevos enemigos. A la finca solo hemos podido regresar una vez y la denuncia ya llegó a la Fiscalía y al Consejo Superior de la Judicatura. Mientras esperamos que el caso se resuelva algún día, solo pensamos en que esto le pasa a los ciudadanos que tenemos el valor de denunciar y no acceder a los chantajes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.