Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2004/07/25 00:00

Muchas peticiones y pocas explicaciones de los jefes paramilitares en el Congreso

Jueves 29, 8:15 horas. Muy esperada la llegada y muy pronta la salida de los tres jefes paramilitares, Salvatore Mancuso, 'Ernesto Báez' y Ramón Isaza, durante la audiencia pública realizada ayer en el Congreso.

Muchas peticiones y pocas explicaciones de los jefes paramilitares en el Congreso

Luego de que cada uno interviniera durante más de los 20 minutos establecidos, los jefes paramilitares salieron del Salón Elíptico del Capitolio Nacional sin escuchar las a los demás ponentes, lo que dejó un sin sabor en los legisladores.

Con un discurso de diez páginas, cada uno habló de temas como la razón de ser de las Autodefensas, el proceso de paz, la influencia del narcotráfico en los grupos armados y el cese de hostilidades, que según Mancuso, no los "exime de la responsabilidad de defender a las poblaciones y regiones de los ataques de las guerrillas, allí donde el Estado no hace presencia".

Para muchos la reunión fue más un espacio para pedir que para analizar y comprometerse con el proceso de paz. Mancuso, comenzó planteando la posibilidad de crear mas 'zonas de ubicación' como la de Santa Fe de Ralito, y una comisión de alto nivel que acompañe las partes, haga recomendaciones y garantice el proceso.

También atacó algunas de las políticas del presidente Uribe, sobre todo en el tema de erradicación de cultivos ilícitos. "¿Quién ha preguntado a los campesinos con qué alimentan a sus hijos el día después de las fumigaciones?", sostuvo.

En cuanto al tema de desmovilización, indicó que hacerlo de forma apresurada sería inconveniente para la seguridad en gran parte del territorio nacional y un derrumbe para la economía.

Para Báez, un intercambio humanitario de guerrilleros presos por secuestrados, debe ser la puerta a una negociación con las Farc y manifestó su apoyo a la realización de una convención nacional con el ELN.

Tanto dentro como fuera del recinto, fueron varias las voces de protesta. Afuera gritaban consignas como "paramilitares asesinos" y por la Carrera Séptima una marcha con ataúdes, representaban el inconformismo de miembros de Ongs y familiares de desaparecidos.

En el Salón Elíptico, se escucharon gritos que reclamaban justicia y reparación. Iván Cepeda, hijo del senador de la Unión Patriótica asesinado, Manuel Cepeda, mostraba en silencio la foto de su padre, hasta que fue retirado por un policía. Estos reclamos no produjeron ninguna reacción en los interventores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.