Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2003/04/20 00:00

Nicaragua responde a declaraciones de Uribe Vélez.

Viernes 25, 8:15 horas. En un comunicado leído anoche por el canciller nicaragüense, Norman Caldera, el gobierno de ese país dejó claro que cualquier acción violenta de Colombia es su contra será una violación a su soberanía.

Nicaragua responde a declaraciones de Uribe Vélez.

Esto se da en respuesta a las declaraciones del presidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez a una emisora colombiana.

"Si se comienza la exploración se procedería con la Armada a evitarlo", declaró Uribe Vélez a Caracol Radio. "No creo que tengamos que llegar a eso. Creemos en la sensatez de todo el mundo".

La coyuntura se presenta con base en la licitación que el gobierno nicaragüense presentó en julio pasado, para buscar petróleo en el área que comprende 130.000 kilómetros cuadrados de aguas territoriales y plataforma continental.

Y es que ese país reclama una extensa porción del Caribe, incluyendo las islas colombianas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, alegando que están dentro de su mar territorial de 200 millas.

El comunicado de la Cancillería añade que cualquier acción o amenaza de acción que se aparte de los medios judiciales pacíficos ya establecidos, radicado en el órgano judicial de las Naciones Unidas, significaría una flagrante violación al derecho internacional y a la soberanía e integridad territorial de Nicaragua.

Por su parte, Colombia afirma que las disputas limítrofes entre los dos países quedaron zanjadas en el Tratado Esguerra-Bárcenas de 1928, pero Nicaragua presentó una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya, solicitando la anulación del convenio.

Así mismo, la posición del gobierno también ha sido clara en esta oportunidad sobre la explotación. La ministra de Defensa, Martha Lucía Ramírez, señaló el sábado pasado, que la fuerza naval de Colombia vigila la zona del mar Caribe donde Managua pretende explorar y explotar petróleo.

Además la chancillería, en cabeza de Carolina Barco le envió a todas las empresas interesadas en llevar a cabo el proyecto nicaragüense para desistan en sus propósitos. Éstas son: MKJ Exploration International, Great House, Arkansas Petroleum Company e Infinity Inc.

Así mismo presentó una nota de protesta ante el gobierno de Nicaragua y acusó a ese país de cometer una "flagrante violación de los principios de la buena fe y de las normas del Derecho Internacional, incluyendo la intangibilidad de los tratados internacionales".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.