Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/24/2003 12:00:00 AM

Nuevos bombardeos sobre Bagdad aumentan la cifra de muertos civiles.

Jueves 27, 8:30 horas. Al cumplirse la primera semana de guerra, los ataques de los aliados contra el pueblo iraquí parecen hacerse más inclementes. Las autoridades temen que un nuevo bombardeo registrado en Bagdad y sus afueras haya dejado un gran número de civiles muertos y heridos.

El bombardeo, que alcanzó un edificio residencial en el sur de la capital iraquí, se produjo después de que un misil alcanzara en las primeras horas de la mañana de ayer, el barrio popular de Al Shaa, donde se registraron 15 civiles muertos y 30 heridos.

El ministro de Salud iraquí, Umid Medhat Mubarak anunció hoy que más de 350 civiles iraquíes han muerto y 3.600 resultaron heridos en Irak desde que inició la guerra el 20 de marzo.

Por otro lado, tropas estadounidenses reiniciaron el avance hacia la capital iraquí mientras mil paracaidistas fueron largados en el norte del país.

Con la nueva etapa de la ofensiva, las tropas reanudan su camino hacia la capital, pues violentos combates en los últimos días en la región de Nasiriya, paso estratégico sobre el Eúfrates, los había detenido. El enfrentamiento dejó 14 civiles iraquíes heridos, así como dos infantes de marina estadounidenses que estaban siendo atendidos ayer en la unidad médica que acompaña la columna que avanza hacia Al Kut.

Además cientos de soldados iraquíes fueron hechos prisioneros y decenas de combatientes, a menudo vestidos de civil, fueron muertos durante el avance de los infantes de marina hacia el norte, indicó un oficial estadounidense.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.