Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2003 12:00:00 AM

3 orejas en corrida con muchos altibajos

Las cortaron los españoles Julián López, El Juli', y Manuel Caballero, en festejo que no colmó las expectativas.

No salieron muy contentos los aficionados que casi llenan la plaza de Santamaría en Bogotá en tarde calurosa pese a que se cortaron tres apéndices debido al juego que dieron los pupilos de Juan Bernardo Caicedo que después del tercio de varas se aquerenciaron con excepción del tercer que cumplió en todos los tercios. Eso sí, toros con trapío y muy bien presentados.

César Camacho

No rodó con suerte el colombiano César Camacho a consecuencia de que le tocó el lote menos potable de la corrida y como si fuera poco se resintió de un esguince de tobillo al colocar las banderillas al segundo de su lote, un toro con 492 kilos y de nombre Sevillano al que a pesar de lo difícil de su oponente le ligó algunos pases por alto y al cual mató de estocada entera. Con el que abrió plaza, Marinero, de 450 kilos, le instrumentó series de derechazos y naturales con mucho mando y empaque, Inclusive un redondo en los medios. Mató de estocada y dos descabellos. Escuchó un aviso. No obstante fue obligado a saludar desde el tercio. El diestro nacional, hay que reconocerlo, se encuentra muy maduro en esta difícil profesión y con seguridad con un toro que se preste a sus condiciones 'armará la grande'. Bien por Camacho.

Manuel Caballero

Cuando se ve un torero con tantas condiciones como las de este diestro pareciera que las cosas fuera fáciles de hacer. Esas cinco verónicas y una revolera con que recibió a Andaluz, de 492 kilos, bajando las manos y cargando la suerte fueron del deleite de los aficionados. Con la muleta estuvo poderoso con un toro probón al que por demorar con la espada escuchó un recado de la presidencia. Sin embargo en el que estuvo inmenso fue con Afortunado, un toro de 511 kilos, que se paró después de la vara, pero que con el poder de la muleta de Caballero que a base de consentirlo y dejándole la muleta en el hocico lo enseñó a embestir para instrumentar pases arrimándose de verdad y hasta con desplante incluido. Se echó a matar con decisión para dejar estocada que hizo rodar al de Caicedo sin puntilla. Fue premiado con una oreja.

El Juli

El mejor toro de la tarde se lo llevó este joven matador que arrastra geste a los tendidos y al que recibió con cinco lances a la verónica ganando terreno hacia los medios para posteriormente dejar tres pares de banderillas con mucha suficiencia a Talentoso de 488 kilos que acudió con prontitud a la muleta y con fijeza. Series de derechazos con mucho temple y lentitud rematados con los pases de pecho metiendo riñones. Posteriormente un pase invertido quedándose quieto que entusiasmó a los aficionados. Como mató pronto la presidencia lo premió con las dos orejas -un tanto largas para criterio de quien esto escribe- con las cuales dio la vuelta al ruedo en medio de una gran ovación.

A Gaditano, de 499 kilos, un manso que tuvo que ser picado en la querencia, le dio una faena de aliño, aliviándose. Mucho más se esperaba de El Juli, fue el concepto de varios aficionados entrevistados por este cronista. No obstante salió por la puerta grande y habrá que esperarlo en su segunda presentación.

La próxima corrida

La reaparición del maestro César Rincón, el español Manuel Caballero y la alternativa de Ramsés Ruiz, quienes lidiarán un encierro del Paraíso de Jerónimo Pimentel. Por el cartel y la ganadería se espera un lleno hasta las banderas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.