Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2002/05/18 00:00

Palabras de la Ministra de Cultura, María Consuelo Araújo Castro en el acto de instalación del III Seminario MALRAUX sobre la gestión cultural y la economía de la cultura.

Teatro Colón, Bogotá, mayo 20 de 2003.

Palabras de la Ministra de Cultura, María Consuelo Araújo Castro en el acto de instalación del III Seminario MALRAUX sobre la gestión cultural y la economía de la cultura.

"Tal vez uno de los lugares más apropiados para poner a prueba la efectividad de las políticas culturales sean los teatros. En ellos, como en los museos, las bibliotecas, los archivos, las salas de cine o los canales de televisión cultural, las políticas públicas en cultura se ponen en escena, son interrogadas y se convierten en parte de la vida cotidiana.

Como tuve la oportunidad de señalarlo en el Seminario Internacional de Políticas Culturales Urbanas convocado por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo de Bogotá, "las políticas públicas en sí mismas, no necesariamente son vinculantes con la transformación de realidades concretas. Es sólo a través del Gobierno y de la acción convencida de la sociedad civil que cobran sentido". En este contexto, el Seminario MALRAUX concentrará su atención en la gestión de las políticas culturales y en los elementos que éstas demandas para hacerse realidad.

Hemos decidido que el Seminario se realice en el Teatro Colón, porque poco a poco este espacio, que le pertenece a la nación entera, está convirtiéndose en un foro público para pensar la nación desde lo cultural.

Hace unos cuantos días, a unas pocas cuadras de aquí, en medio de este centro histórico vibrante, donde la memoria cobra vida a cada paso, la Biblioteca Luis Àngel Arango acogió a más de 800 personas, convocadas por la Alcaldía de Bogotá para discutir cuestiones relativas a las políticas culturales urbanas desde la doble perspectiva americana y europea. Previamente al seminario del Distrito, la facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia realizó un foro que tituló "Políticas culturales y artísticas: hacia un destino compartido", que giró en torno a los debates más vigentes que tienen lugar en Colombia en torno a la sostenibilidad de sus instituciones culturales.

En el segundo semestre, la Universidad de Antioquia realizará un seminario sobre cooperación y cultura; el Departamento de Caldas y el Municipio de Manizales una movilización social por la educación y la cultura; y el Distrito de Barranquilla un seminario sobre economía y cultura que analizará fenómenos como el Carnaval de Barranquilla, el Festival de la Leyenda Vallenata, la producción de música champeta y la gestión del centro histórico de Cartagena de Indias.

De otra parte, cada vez es más notable el interés de las universidades por el ámbito de las políticas culturales. Crece el número de estudiantes e investigadores comprometidos con temáticas afines a las que trataremos en el Seminario, como la historia de las políticas culturales, las relaciones entre economía y cultura, la gestión de las artes y el patrimonio, la legislación cultural o el "marketing" cultural, entre otros.

Este movimiento creciente en torno a las políticas culturales es señal de que algo nuevo está pasando. Si bien estas políticas, como bien lo revelan los estudios de Marta Elena Bravo y de otros investigadores, no son nuevas en nuestro país, definitivamente sí estamos presenciando algo novedoso entre nosotros.

Una de las razones que pueden explicar este auge tiene que ver con la necesidad de explorar nuevos modos de diseñar, gestionar y evaluar las políticas del sector cultural, como bien lo señalan los retos que tenemos delante nuestro, sea cual sea el campo en el cual nos movemos: las artes escénicas; la música; la gestión de los museos, los archivos y las bibliotecas; la promoción de la lectura; las industrias culturales; la educación artística; el conocimiento tradicional; la investigación o el patrimonio.

Es un hecho que los retos que compartimos en relación con la cultura en el país nos plantean cambios sustantivos. Al respecto, considero fundamentales los "Lineamientos para la sostenibilidad del Plan Nacional de Cultura 2001-2010", formulados en el documento CONPES 3162, que indican la necesidad de que las políticas culturales sean resultado de procesos de concertación entre el Estado y la sociedad civil; estén basadas en información calificada sobre las necesidades y demandas de la población; en una legislación sólida y coherente; en un sistema de financiación capaz de vincular las diferentes fuentes alrededor de propósitos comunes; y en una gestión comprometida con la planeación, la evaluación y el seguimiento, fundada a la vez en principios como la equidad, que ha dado lugar, entre otras iniciativas, a la reestructuración del Programa Nacional de Concertación y Estímulos del Ministerio de Cultura.

Posteriormente a los "Lineamientos para la sostenibilidad del Plan Nacional de Cultura 2001-2010", el Departamento Nacional de Planeación y el Ministerio han generado dos nuevos documentos CONPES, de carácter sectorial, uno dedicado a la música para bandas de viento y otro para las bibliotecas y la lectura, que buscan responder eficazmente a las necesidades y demandas de los colombianos en dos campos absolutamente fundamentales para el devenir de la cultura en Colombia.

Sin embargo, es preciso que continuemos la búsqueda de manera que las políticas que nos ocupan se sitúen en un plano cada vez más visible en el panorama de lo público y sean capaces de generar transformaciones contundentes en la vida cultural del país.

En este contexto, saludo con profundo beneplácito la tercera versión de este seminario en Colombia y la generosa respuesta de todos ustedes a esta convocatoria. Andrè Malraux, fue principalmente un creador. Confío que su presencia en el Seminario sea también una oportunidad para crear. Para forjar nuevas alianzas. Para poner en contacto todas las utopías que nos mantienen vivos y nos impulsan a seguir soñando.

Nos hemos preocupado por destacar dentro del seminario la participación de lo regional. En el país que no es Bogotá, tienen sede procesos sociales y culturales de gran trascendencia. Procesos en los cuales lo local dialoga con lo global; procesos que nos ponen de frente la alternativa de construir una globalización en la que todas las voces participen y que hacen evidente como la diversidad cultural, en países como Colombia, no sólo es afectada por los efectos nocivos de la globalización, sino también por la pobreza y el terrorismo.

Como consta en la Declaración Internacional de la UNESCO que hemos puesto en sus manos con ocasión del Día Mundial de la Diversidad Cultural por el diálogo y el desarrollo que conmemoraremos mañana, "la defensa de la diversidad cultural es un imperativo ético, inseparable del respeto de la dignidad humana. Ella supone el compromiso de respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales, en particular los derechos de las personas que pertenecen a las minorías y los de los pueblos autóctonos. Nadie puede invocar la diversidad cultural para vulnerar los derechos humanos garantizados por el derecho internacional, ni para limitar su alcance".

Deseo agradecer al Ministerio de Cultura y Comunicaciones de Francia el haber facilitado esta oportunidad para Colombia.

En febrero, tuve el privilegio de trabajar junto el Ministro Jean-Jacques ALLAIGON, en el marco de una reunión de la Red Internacional de Políticas Culturales, instancia desde la cual el Ministerio ha participado, junto con más de cuarenta países, en el diseño de un instrumento internacional para la preservación y la promoción de la diversidad cultural que será considerado por UNESCO durante el próximo bienio como punto de referencia para la redacción de una convención internacional, de alcance legal y vinculante, para todos los países miembros de la organización.

En este marco, tuvimos igualmente la oportunidad de definir iniciativas de cooperación cultural entre Francia y Colombia, que estamos llevando a cabo gracias al concurso siempre abierto, solidario y generoso de la Embajada de Francia en Colombia.

Hace una semana, gracias a la Embajada y la Alianza Francesa en Bogotá, lanzamos en nuestra página web una convocatoria para artistas consolidados promovida a nivel mundial por la Alcaldía de París y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. Así mismo, gracias a la unión de esfuerzos entre la Embajada y el Ministerio, promovimos la convocatoria del Ministerio de Cultura y Comunicaciones de Francia, "Courants du Monde", para especialistas en gestión de bibliotecas, políticas culturales y economía de la cultura.

Hemos realizado con éxito el Coloquio Colombo-Francés de Bibliotecas y Lectura, en el que participaron más de 120 bibliotecarios del país, algunos de los cuales recibirán el apoyo de la Embajada y del Ministerio de Cultura y Comunicaciones de Francia para realizar una visita de trabajo el próximo año a las bibliotecas de Francia, que será complementada un año después, con una visita de bibliotecarios franceses a las bibliotecas de nuestro país.

Así mismo, estamos desarrollando proyectos compartidos en los campos de la música y el patrimonio, y consolidando a través de cada uno de ellos una amistad que nos engrandece mutuamente.

Agradezco la presencia de Marie-Frederique BERGAUD, Anita WEBER, Patrick OLIVIER y Xavier DUPUIS en Colombia. Estoy segura que este Seminario no terminará mañana, sino que será durable, creativo y enriquecedor para cada uno de nuestros países.

Gracias a Juan Carlos SANTACRUZ, Alberto SANABRIA y Germán REY, por enriquecer desde la perspectiva colombiana la mirada que realizaremos a las políticas culturales en Francia, y sobretodo, gracias a cada uno de ustedes por enaltecer con su presencia este Teatro y por hacer posible la diversidad de voces en este nuevo debate sobre la gestión cultural y la economía de la cultura.

Bienvenidos

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.