Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2005/02/20 00:00

Paraíso triste

Magda González, una colombiana que trabaja con la ONU en el Congo, no puede creer la desinformación de los colombianos frente al drama del país africano.

Paraíso triste

Debo comenzar por decirles que soy colombiana. Estudié derecho. Pero desde hace 15 anos me encuentro recorriendo el mundo con las misiones de las Naciones Unidas. Esto me ha permitido conocer otras tristes realidades muy de cerca, pero sobre todo la del África donde me encuentro desde hace nueve años, en diferentes países del continente. Pero sobre todo, he trabajado en Burundi, Rwanda, Angola y desde hace tres anos y medio me encuentro en la República Democrática del Congo.

Desde su descolonización, el 30 de junio de 1960, el Congo no ha conocido sino situaciones tristes, guerras internas, agresiones y corrupción. Pero como es tan grande (2.432.000 kilómetros cuadrados) pareciera que los problemas no llegan a donde deben llegar, que las informaciones se quedan en cualquier parte de esta gran selva.

Pero también, es tan inmensamente rico que no le falta nada, hasta uranio tiene. Pero de las riquezas no se benefician sino una pequeña elite egoísta, represora y mantenida.

En diciembre pasado tuve la ocasión de pasar 15 días de mis vacaciones en Colombia y pude comprobar que en nuestro país se conoce muy poco la realidad africana, aparte de los titulares en caso de un genocidio. Tengo la impresión que seguimos mucho la línea de los Estados Unidos, -solo lo que nos conviene-.

Este país, sin ser una monarquía, esta dirigido -no gobernado- por el delfín Kabila, se encuentra en un momento crucial de la transición donde se deben realizar elecciones en pocos meses, ejercicio que no conocen las dos o tres ultimas generaciones de congoleses.

* MONUC - Lubumbashi

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.