Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2003 12:00:00 AM

Policía interviene en protesta de chavistas en Caracas.

Viernes 13, 15:00 horas. Una manifestación de chavistas que rechazaban una protesta de opositores, terminó con la intervención de agentes de la Policía y la guardia nacional de Venezuela que dispersaron con bombas lacrimógenas la multitud.

Ocurrió cuando algunos manifestantes oficialistas intentaron avanzar hacia el centro de la concentración opositora lanzando botellas, fuegos artificiales y piedras. Entonces la Policía empleó gases lacrimógenos para dispersar a los chavistas y evitar enfrentamientos callejeros en Petare, bastión del mandatario en Caracas.

La difusión de los gases obligó a cientos de opositores a interrumpir brevemente la concentración y a correr en estampida a otras calles para protegerse. Pese al incidente, los líderes y seguidores del partido opositor socialcristiano COPEI se negaron a suspender su protesta y volvieron a concentrarse.

La protesta se dio para demostrar la pérdida de popularidad del presidente Chávez en las zonas más populares de Caracas, como antesala al referendo revocatorio presidencial.

"Chávez perdió el apoyo de los pobres, es por eso que esta gente desde temprano trata de intimidar, bloquea calles, quema cauchos para sabotear el Petarazo", declaró a la prensa César Pérez, diputado socialcristiano. "No tenemos miedo y vamos a seguir protestando en contra de este régimen".

En contraparte, Lina Ron, líder de los grupos oficialistas señaló, "Estamos aquí defendiendo la revolución, no estamos provocando a nadie, pero tampoco vamos a permitir que Petare se embochinche"

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.