Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2003 12:00:00 AM

Político iraquí dice haberle dado a Estados Unidos el paradero de Hussein.

Miércoles 11, 9:00 horas. El líder del Congreso Nacional Iraquí dijo ayer que sabe dónde está el depuesto líder iraquí y que le dio pruebas concretas a Estados Unidos para que lo encuentre.

Se trata de Ahmed Chalabi, líder de la organización política que estuvo en el exilio durante el mandato de Saddam Hussein. Aseguró durante un discurso ante el Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York, que el ex mandatario ha sobrevivido a varios intentos de Estados Unidos de asesinarlo y que "se está moviendo en un arco en torno del Rio Tigris".

Además enfatizó sobre la facilidad de encontrar al depuesto líder, "el que quiera encontrar a Saddam tiene que saber con quién hablar", dijo Chalabi, quien escapó de Irak en 1958 y no regresó hasta el derrocamiento del régimen el pasado mes de abril.

"Fuentes creíbles aseguran que Hussein quiere venganza y que paga botines por cada soldado estadounidense muerto en Irak", señaló, agregando que el ex mandatario ha obtenido dos chalecos con explosivos para atentados suicidas y que usaría para ataques contra fuerzas estadounidenses.

Desde que apareció en la esfera pública, muchos dirigentes y analistas han desvirtuado la información dada por él, pues todos sus comentarios y afirmaciones son acusadas de obedecer la sus intenciones de reemplazar a Hussein en la presidencia de Irak.

"Creo que los más importante que puedo hacer por el futuro de mi país es participar de la construcción de una sociedad civil desde afuera del gobierno", ha dicho en numerosas ocasiones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?