Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/2005 12:00:00 AM

Preocupación por la Libertad de Prensa en Colombia

Martes 3, 9:00 horas. Varias organizaciones aprovecharon el Día Internacional de la Libertad de Prensa para manifestar su preocupación acerca de las condiciones para ejercer el periodismo en el país.

Según Reporteros Sin Fronteras Colombia es, después de Cuba, el país de América Latina donde menos se respeta la Libertad de Prensa. De acuerdo con la organización 12 periodistas murieron en el subcontinente en el ejercicio de su profesión o como consecuencia de sus opiniones durante 2004. En Colombia, dos periodistas fueron asesinados, tres secuestrados, 28 agredidos y 25 amenazados. Otras organizaciones también aprovecharon la ocasión para expresar su preocupación por el respeto a la Libertad de Prensa en Colombia. El Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIHD), Eduardo Bertoni, recordó que la mayoría de los 120 crímenes en contra de periodistas durante los últimos 14 años se mantienen en la impunidad. "Incluso algunas autoridades admitieron que la sociedad civil, los medios de comunicación y la población en general, temen participar en debates públicos e informar sobre temas relacionados con el conflicto armado interno, la actuación de grupos armados al margen de la ley, el narcotráfico y la corrupción", advierte la CIHD en un comunicado. De acuerdo con el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) Filipinas es el país más peligroso para ejercer el periodismo y le siguen Irak, Colombia, Bangladesh y Rusia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.