Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/22/2005 12:00:00 AM

Que Fajardo nos ayude

Lunes 23. "Si el alcalde Fajardo es tan popular en los sondeos, es porque yo no he sido encuestado", escribe Diego Calle, lector de SEMANA.COM.

No voté por Sergio Fajardo para alcalde de Medellín. Pero respeto su legítimo triunfo y admirable forma de haber llegado a ser alcalde por elección popular. Sigo con la idea de su tan cacareada buena fe por la ciudad y quiero creer en él, como seguramente desean muchos otros ciudadanos.

Sin embargo, dados los acontecimientos que a diario se presentan, necesitamos que él nos ayude a creer, convenciéndonos y mostrando su capacidad para gerenciar y gobernar, como de su carácter y supuesta independencia.

Lamentablemente, parece que sus más fieles seguidores no le están asesorando como se debe y se nota que lo están quemando con lo de la mal llamada privatización de Empresas Públicas.

Aunque el Alcalde cada día aparenta más que estuviera haciéndole un mandado a los empresarios privados de la ciudad. A los banqueros, los grupos empresariales y los accionistas internacionales que invirtieron en su campaña.

Esa puede ser la explicación para que casi nunca escuche la opinión de la gente que está ávida de que se controlen las aparentes irregularidades que a diario se denuncian.

Entre ellas hay una muy grave que vale la pena destacar. Es la del Comité Cívico de Seguimiento de las EPM, personas que se jactan de la más alta solvencia profesional, cívica y supuesta moral. Pero que hoy se hacen los del avista gorda con el tema de mayor orgullo de la historia de la ciudad: Empresas Públicas de Medellín, patrimonio político y social de la comunidad.

Es triste leer los distintos comunicados que no reflejan la verdadera posición del supuesto Comité y se les olvida que la gran mayoría de las personas tiene opinión y analizan los nuevos objetivos de los privatizadores que buscan enriquecer sus bolsillos a costa de los demás.

Hay otros muchos temas importantes que no han merecido la debida atención del Alcalde Fajardo, como la nueva cárcel en Pajarito, el relleno sanitario, la malla vial de la ciudad, los vendedores ambulantes o la invasión de vallas reflejo de sus medidas improvisadas.

Por falta de espacio comentaré sólo dos: el desconcierto general por el exagerado incremento de los avalúos catastrales que van en contra del bolsillo de ciudadanos de todos los estratos, cuando apenas se empieza a medio salir de la tremenda crisis sufrida por la propiedad raíz en los últimos años y el descontento ciudadano, pues, porque por toda Medellín siguen apareciendo muchos huecos en las vías principales y se incrementaron los "policías acostados" que valen mucho más. Estos últimos son un peligro y si algunos conductores abusan de la velocidad, la solución no es colocar trampas mortales en las vías sino imponer la autoridad con agentes de tránsito debidamente preparados.

Es muy triste aceptar lo que le está pasando a nuestro Alcalde. Mientras una reciente encuesta nos dice que sigue con sus encumbrados porcentajes de popularidad, en cuanto a la administración se raja, pues es el colmo que siga tanta plata en las cuentas bancarias. Y la gente en sus barrios y comunas con tantas necesidades, esperando las promesas de campaña del alcalde que habla de combatir la corrupción y la politiquería.

Pero aún hay tiempo de rectificar. Nuestro alcalde Fajardo no puede seguir eludiendo su falta de experiencia pública, con el estribillo de que se le quiere atacar injustamente, aludiendo una persecución política contra él, y que lo que buscan es hacerle daño a su mandato, pues eso nada conduce y no tiene que ver con las críticas que se le hacen.

Es mucho mejor que demuestre su capacidad, carácter e independencia dando ejemplo de austeridad, sensatez y honestidad para que nos ayude a creer en él. Ojalá que aproveche bien los años sabáticos de la política tradicional y que el 31 de diciembre de 2007 salga por la puerta grande, dejando el recuerdo de haber sido un buen gerente para la ciudad, como los muchos que ha tenido en estos 330 años de vida municipal la Capital de la Montaña.

* Historiador de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín. Profesor e Investigador Social.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?