Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/10/2005 12:00:00 AM

Recordando a los diputados

Miércoles 13. La caleña Ximena Gutiérrez, lectora de SEMANA.COM, le rinde un homenaje a los diputados del Valle tres años después de su secuestro.

Esta no es una nota de desagravio. Tampoco un memorial de agravios. Anticipo, eso sí, que el lenguaje utilizado no variará en relación con aquella Voz Común ("El tilín tilín de los diputados"), publicada poco después del 11 abril de 2002. Ese día, las Farc incursionaron en el edificio de la Asamblea del Valle -pleno centro de Cali- asestando el golpe más grave que la democracia haya sufrido en sus instituciones, desde la narco-toma del Palacio de Justicia en Bogotá, ese 13 de noviembre de 1985, cuando el 'Eme' quiso borrar del mapa cualquier documento relacionado con la extradición.

Por cierto, ¿qué pasaría si el sangriento acto 'fariano' no hubiera sido en la Asamblea del Valle si no en la de Cundinamarca?

Aclaro lo del lenguaje, porque siempre he creído que la retención de los 12 diputados, es eso, una retención y no un secuestro extorsivo. Y que el acto tiene como propósito presionar una Ley de Canje que, en su momento, pocos diputados amigos de la elección de Álvaro Uribe previeron casi imposible en los tiempos de la 'Seguridad Democrática'.

Dije hace tres años que a las cosas había que llamarlas por su nombre. Que la guerrilla se iba a encartar reteniendo a 12 "rollizos" que, por su condición física, no aguantaban subir montañas o dormir sobre esponjas de agua, como en realidad es el piso de los Farallones de Cali, donde creo que aún permanecen en cautiverio.

De pronto me equivoqué con lo del aguante de los retenidos. Mi intención era insistir en su liberación, por aquello de que los 12 no tienen el peso político para influir sobre una decisión presidencial de intercambiar ciudadanos cautivos por guerrilleros presos. Y así fue: al Presidente Uribe no hay quién lo convenza. La única salida posible parece ser la mediación de un organismo internacional, pues a cambio de un diálogo con las Farc, se extradita a dos fichas claves en la estructura del grupo; se promueve un proyecto de Justicia y Paz en el cual no tiene cabida un Acuerdo Humanitario, y se abren micrófonos premeditadamente para sabotear -por la vía presidencial- un acercamiento con el ELN.

Confío en una solución pacífica para la liberación de los 12 diputados. Y recuerdo con especial afecto a Jairo Hoyos, padre John J. Hoyos, con quien tuve la oportunidad de compartir estudios en EE.UU. A Francisco J. Giraldo, "un joven que se las trae", a quien siempre agradeceré su invitación para participar de su movimiento. Al inquieto y perspicaz Carlos A. Charry, cuya familia ha sido respaldada bondadosamente por el congresista José Luis Arcila, algo que por esas extrañas "vueltas" de la política no puede decir Patricia Nieto, que sobrevive gracias a la fortaleza y dedicación, inculcada por su esposo, el ex gordito Sigifredo López. Un hombre que por servir a los demás se olvidó de recoger la cosecha.

Punto aparte: Pitos y aplausos para el experto en toros, Jaime Fernández Naranjo. El ex gerente de Telepacífico recibe pitos, porque se dejó meter golazos en la producción propia del canal. Y aplausos, porque renunció a tiempo. ¡Que Angelino enmiende y acepte la sugerencia de la Comisión de TV . Más que un político, necesitamos un técnico. Argemiro Cortés es quizá el técnico que mejor sabe cómo administrar un canal de TV. Fue él quien en el 2000 recibió un transmisor y en el 2003 entregó el primer Canal Universitario del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.