Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/17/2003 12:00:00 AM

Se acerca el fin del plazo impuesto por Bush. Hussein no parece estar dispuesto a salir de Irak

Miércoles 19, 8:00 horas. Hoy a las ocho de la noche se cumple el plazo para que Sadam Hussein junto con sus hijos abandonen Irak. El presidente iraquí ha rechazado el ultimátum de George Bush, lo que hace cada vez más cercana la guerra.

Hussein ya dio las primeras muestras de su negativa a la orden de Bush, tras prohibir el aterrizaje en Bagdad del secretario general de la Liga Arabe, Amro Musa, que se disponía a convencer al mandatario de aceptar la imposición estadounidense y así evitar una guerra.

"Irak no es una empresa cuyos dirigentes los nombra América. Es un país que debe tratarse con respeto" indica un comunicado emitido por el Gobierno de Irak y donde se advierte que ese país continuará su yihad, es decir la guerra santa, y los iraquíes lucharán y derrotarán a los agresores

Uday Hussein uno de los hijos del mandatario, calificó a Bush de "subnormal" y sostuvo que el que debe renunciar es el presidente norteamericano.

"Las madres y las hijas de los soldados norteamericanos que se atrevan a invadir Irak van a llorar lágrimas de sangre", sostuvo Uday y agregó que quien debe dimitir de la guerra es Bush para evitar "muchas penas a su país".

Por su parte, cerca de 130 mil soldados estadounidenses esperan en Kuwuait la orden de atacar, apoyados con más de mil aviones y un fuerte armamento.

Sin embargo, Hussein ha sostenido que esta será la última guerra contra su país y la última que libraran Estados Unidos y el Reino Unido.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.