Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/13/2005 12:00:00 AM

Se vino la avalancha china de textiles y confecciones

Miércoles 16. Los resultados de la terminación del acuerdo multifibras ya se están sintiendo. Análisis del economista Guillermo Maya.

El año pasado escribí un articulo en SEMANA.COM titulado '¿Qué va a pasar con la terminación del acuerdo multifibras en el 2005?', en el que alertaba que con la terminación del acuerdo multifibras el 31 de diciembre de 2004, en un mercado libre de cuotas repartidas entre diferentes países, en los mercados de Estados Unidos y la Unión Europea, China iba a ser el gran ganador, y que este país iría a aumentar su participación en el mercado, con la consecuencia inevitable de menor participación para algunos países en desarrollo, e incluso para los productores de los países desarrollados, que no pueden competir con los bajos salarios chinos, el apoyo de sus gobiernos, y la innovación tecnológica permanente.

De acuerdo con recientes informes sobre el tema (Barboza, David y Elizabeth Becker, 2005, "Free of quota, China textiles flood the US", NYT, march 9) todo parece indicar que se están cumpliendo las predicciones, y que se están haciendo realidad con mayor celeridad que la prevista. Mientras se esperaba que China capturara el 50% mercado norteamericano en el 2010, ahora se espera que en los próximos 2 años China capture el 70% del mercado norteamericano de textiles y confecciones, que el año pasado era de 16%.

Previendo el dominio chino del mercado de textiles y confecciones, los textileros norteamericanos le pidieron al gobierno de Bush limitar las importaciones de textiles y confecciones de China. Y justamente el 30 de octubre pasado, antes de las elecciones del 2 de noviembre, el Presidente Bush adoptó medidas para limitar las importaciones de China, de pantalones largos y cortos, por 2000 millones de dólares. Esta medida hizo elevar las protestas de los importadores estadounidenses, y obviamente China, que se ha rehusado a limitar voluntariamente las importaciones por petición de Bush, se prestaba a demandar este procedimiento ante la OMC (Becker, Elizabeth, 2004, "Bush Agrees to Consider Textile Limits", NYT, Octubre 30, online).

Sin embargo, y a pesar de esta medida, las importaciones de textiles y confecciones provenientes de China están creciendo a tasas realmente preocupantes. Las importaciones norteamericanas de enero pasado, después de terminado el acuerdo en diciembre 31, se incrementaron 75%, pasando de 701 millones de dólares en enero de 2004 a 1200 millones en enero de 2005. En algunos ítems las tasas de crecimiento son mucho mas elevadas. Por ejemplo, mientras en enero de 2004 se importaron 941.000 camisas de tejido de algodón, en el ultimo enero China envió 18.2 millones de camisas, con un incremento de 1836%. Las importaciones de pantalones de tejido de algodón crecieron 1332%. Estas cifras pueden estar subestimadas porque China envía una gran parte de sus bienes a través del puerto de Hong Kong, y estos cargamentos no están incluidos.

Los efectos del comercio con China, en disminución de puestos de trabajo, no se están haciendo esperar: en enero pasado 12.200 puestos de trabajo en textiles y confecciones se cerraron. Esta situación está haciendo tensionar las relaciones entre Washington y Pekín, cuando ya el déficit comercial entre EEUU y China llega a los 162.000 millones de dólares, a favor de la segunda, y están en juego la suerte de 500 mil trabajadores en EEUU y de 30 millones en el mundo. Por otro lado, países pobres como Bangladesh, Camboya y Sri Lanka, están presionando a Washington para obtener un acceso más fácil al mercado norteamericano, pues sus poblaciones tienen pocas oportunidades de trabajo y de ingresos.

Algunos analistas atribuyen el dominio chino en el mercado de estos bienes, y obviamente en general de sus exportaciones, a la devaluada moneda china -que hace que los productos chinos sean más baratos- y a los subsidios del gobierno para los grandes operadores textileros en China. Igualmente, el lobby de los importadores y de las grandes cadenas detallistas norteamericanas viene defendiendo la libertad de comercio con China, y tratando de poner, en la Corte de Comercio Internacional, límites al gobierno en las medidas que favorecen a los productores locales, como las ya mencionadas del año pasado.

En Colombia, a medida que se vayan conociendo las cifras de exportaciones colombianas, vamos a ver de qué manera se está perdiendo participación en el mercado mundial de textiles y confecciones, o si realmente la industria nacional se ha preparado para el desafió chino, como uno espera que lo hayan hecho nuestros imaginativos industriales.

* Director Maestría de Economía Internacional, UN Medellín
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.