Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/30/2005 12:00:00 AM

Somos ingenuos

Para el periodista Mario Morales el delirio generalizado por la elección de Luis Alberto Moreno como presidente del BID es la más reciente prueba de ello.

Sólo pensar que la pobreza en Colombia podría disminuir o acabarse con la llegada de Luis Alberto Moreno a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es la muestra de candidez y delirio propios de las situaciones carentes de solución.

Igual que la utopía de la guerrilla derrotada en dieciocho meses con la Seguridad Democrática. O la generación de empleo con la reforma laboral. O la reactivación de la economía luego de las seis reformas tributarias en treinta y seis meses.

Claro, no faltará el que proponga recibimiento en carro de bomberos, desfile por la 26 y la Séptima y manifestación pública en El Campín.

Promesas veintejulieras similares se escucharon con la llegada de César Gaviria a la OEA. ¿Qué cambió con el colombiano en el organismo multilateral y "multinoperante"? Esta es la hora en que no sabemos cuánto fue el gasto del erario público en los viajecitos proselitistas de Noemí por los Caribes para conseguirle el puesto diplomático el ex presidente.

Tampoco sabremos lo que nos vino a costar el caudal de llamadas presidenciales, los viajes del vicepresidente por Centroamérica, la compañía in situ de Santiago Montenegro y otras minucias para lograr el nombramiento de Moreno, al que ahora presentan como un triunfo de la colombianidad, que envidiarían Juan Pablo Montoya y Catalina Sandino.

El dispositivo diplomático no pasa de ser el obvio agradecimiento a quien le abrió la puerta a los dos últimos presidentes colombianos en las altas esferas del imperio, así fuera apenas en calidad de besamanos.

Claro se ve el aprovechamiento, con fines electorales, del nacionalismo (tan desfasado como en el caso de la venta o fusión de Bavaria, minutos antes de retirarse de la Bolsa de Valores).

Como si no supiéramos que Moreno estará al frente de una entidad financiera y no de una institución de caridad. ¿Qué hizo por su país Enrique Iglesias, el anterior presidente, luego de 17 años en el cargo? Año tras año, hizo lo que hacen todo los bancos, como bien lo señaló Alejandro Dumas, prestar paraguas cuando hace buen tiempo y pedirlos arreglados cuando empieza a llover.

Imagínense aquí, que hace rato no escampa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.