Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/9/2005 12:00:00 AM

Tsunami y sus efectos en Indonesia

Catalina Toro Pérez, Candidata PHD del Instituto de Estudios Políticos de París, contesta por que Estados Unidos se demora en atender Banda Aceh, una de las zonas más pobres afecatadas por la tragedia

Si bien se ha abordado de manera amplia por los medios, las causas naturales de la gran tragedia humanitaria en el Sudeste Asiático, muy poca información circula respecto de las causas que en materia de geopolítica podrían explicar la demora en la atención a las poblaciones afectadas en las zonas mas devastadas del Archipiélago de Indonesia. Como sabemos, el 26 de Diciembre ocurrió un sismo de 9 grados de magnitud en la escala de Richter muy cerca de la Costa Oeste del Norte de la Isla de Sumatra, fruto de una historia tectónica de más de 85 millones de años. Científicos del California Institute of Technology (Caltech, Etats-Unis) y el Institute de physique du globe de Paris (IPGP), explicaban en el diario Le Monde (29,12,04) que una vez formado el océano indico, la placa indo-australiana se había separado del África atravesando el océano hacia el norte , a una velocidad de 10 cm. por año. 30 millones de años mas tarde, debido a este movimiento constante, la India entraba en colisión con la región Eurasiática dando lugar a la cadena del Himalaya una de las más altas montañas del mundo y producía con este movimiento el deslizamiento del bloque de Indochina hacia el sudeste, donde se encuentra el Archipiélago de Indonesia. Como resultado de estas confrontaciones a gran escala, Indonesia presenta hoy características volcánicas y sísmicas de gran intensidad en sus 17,000 islas repartidas a lo largo de 5,000 Km de longitud. Ya en 1833 el Volcán Krakatoa, en la isla de Sumatra había producido un maremoto que acabó con la vida de 36,000 personas. Los expertos califican que lo que acaba de ocurrir forma parte de una serie de acumulación de sismos que van marcando la permanente creación del relieve del planeta. Explican tan formidable movimiento como un proceso de subducción ejercido a lo largo de la isla de Sumatra que fue permitiendo el paso de la placa oceánica indo-australiana por debajo de la placa continental a una velocidad de 4 a 5 cm. por año, es decir 5 metros en 100 años. Una vez la energía allí acumulada por este movimiento fue liberada con el choque de las dos placas, se provocó el sismo de grandes dimensiones que acabamos de percibir. Fue tan fuerte este movimiento que provocó el desplazamiento de algunas partes de Sumatra hasta quince o veinte metros hacia el sudeste e incluso levantó una de las islas casi 12 metros. Esta es la explicación natural, de un desastre que ha dejado más de 100,000 muertos solo en Indonesia. Ahora, ¿por que observamos a través de los medios la acumulación de víveres y ayudas en los aeropuertos de Yakarta (Java) y Medan (Sumatra) en Indonesia? ¿Por qué no llegan al Norte de Aceh, una de las zonas más pobres y apartadas, epicentro de la tragedia? Organizaciones no gubernamentales como Médicos sin Fronteras empiezan a clamar por que se suspendan las donaciones, pues han recibido demasiado dinero. La Cruz Roja Internacional ha recibido miles de dólares y el Gobierno de Estados Unidos y la Unión Europea prometen la ayuda más generosa que hasta hoy ha recibido gobierno alguno. Sin embargo las organizaciones de la sociedad civil de Indonesia, quienes al otro día del terremoto se organizaron para salir a ayudar con 75 voluntarios, no han recibido en nueve días mas de 10,000 dólares para poder atender el gigantesco drama de casi 100,000 muertos, sólo en la isla de Sumatra. Aproximadamente 200 voluntarios de la coalición de la sociedad civil para atender la crisis en Banda Aceh empiezan a organizarse mejor en grupos de médicos, de alimentación y emergencia, de servicios públicos así como en diversos aspectos. Los equipos médicos se organizan en un centro de atención y un equipo móvil, que provee asistencia en otros puntos de refugio. La última información (2 de Enero) confirmaba que habían llegado ya a 26 puntos de refugio en Banda Aceh y sus periferias. El Gobierno de Indonesia se declaraba impotente para atender el desastre y le pidió ayuda a los Estados Unidos. Según la información oficial, el número de muertos estimado en Banda Aceh es de 100,000 de los cuales solo 12,383 cuerpos han sido enterrados, así como 8,500 más en áreas periféricas. Desde el 1 de Enero de 2005, Las Fuerzas armadas de Indonesia se han propuesto la meta de enterrar 6,000 cuerpos diarios. Esto quiere decir que en los próximos días aproximadamente 55,000 cuerpos permanecerán al aire libre, lo que puede generar enfermedades y epidemias. Y se necesita urgentemente tiendas de campaña, sábanas, medicinas, comida y agua así como equipos de cirugía menor. También es necesario reestablecer los servicios sanitarios. Se necesitan con urgencia más fondos para enviarlos directamente a Medán para comprar inmediatamente artículos de logística, atención y alimentación como arroz. [2] ¿Por qué nueve días después del desastre aún no llega la ayuda? Podríamos aventurar con la escasa información que nos llega a través de los medios europeos y norteamericanos así como por el Internet que existe un difícil dilema de carácter geopolítico. En efecto, la provincia de Aceh vive bajo la ley marcial después de un cuarto de siglo debido a la emergencia de la guerrilla separatista. Aceh (que se pronuncia Acheh) es un territorio de autonomía especial, localizada en el norte de la isla de Sumatra. Comprende la ciudad de Meulaboh y Banda Aceh, dos de las ciudades más devastadas por el tsunami, así como las poblaciones de Calang y Teunom reportadas como desaparecidas.[3] Con una población de más de 4.2 millones de habitantes(2000) posee una gran cantidad de recursos naturale, entre ellos petróleo y gas. Esta provincia es conocida por su independencia política y por sus organizadas formas de resistencia frente a las antiguas colonias holandesas y al gobierno actual de Indonesia. Desde el año 2003 ha sido el escenario de confrontación entre el ejército de Indonesia y el movimiento independentista, razón por la cual el gobierno restringe el acceso a la prensa y a las organizaciones de ayuda. No olvidemos que el archipiélago de Indonesia estuvo bajo la dictadura represiva de Suharto, durante casi treinta y cinco años (1965-1998). A los extranjeros así a como las organizaciones humanitarias les fue prohibido, por parte del gobierno, entrar a la región en los últimos años. Algunos sostienen que su antecesor Sukarno, uno de los facilitadores de lo que se constituiría luego en el grupo de los países no alineados, fue depuesto con la ayuda de los Estados Unidos, a causa de sus estrechas relaciones con la China y la Unión Soviética, lo que según ellos permitiría frenar la expansión del comunismo en Asia. Con el pretexto de acabar con el comunismo más de 500,000 personas fueron masacradas durante 1966, así como varios grupos étnicos de procedencia china. De acuerdo con un memo de la CIA, el entonces primer ministro Harold Macmillan y el presidente John F. Kennedy habrían acordado "liquidar al presidente Sukarno dependiendo de la situación y oportunidad que se presente". En los 90s algunos periodistas norteamericanos sostendrían la tesis de la colaboración norteamericana en las masacres de los años 60s, los cuales permitirían la ascensión de Suharto así como la apertura occidental para la explotación de sus recursos, solo atenuada por la rapacidad de sus gobernantes.[4] Indonesia alberga una de las poblaciones musulmanas mas extensas del mundo (casi 250 millones) donde los Estadounidenses no son muy bien recibidos por su impopular intervención en Irak, por lo que la actual operación de ayuda comporta una situación bien difícil.[5] El hecho de que Estados Unidos suspendiera la ayuda militar a Indonesia, después de haberla apoyado durante muchos años, a raíz de la represión excesiva desarrollada por su gobierno en la isla de Timor Oriental generó una gran desconfianza. En Diciembre de 1975, Indonesia invade Timor Oriental, con el objeto de anexar éste pequeño país, antes colonia portuguesa, de aproximadamente 680.000 personas, con el soporte de Estados Unidos, Australia y la Gran Bretaña.[6] Algunos relacionan esta intervención con los intereses que despiertan las riquezas petroleras, las reservas de gas, su localización estratégica, la posiblidad de expansión del comercio y la oferta de mano de obra barata. En estos años de ocupación 200.000 personas fueron asesinadas y casi una tercera parte de la población desplazada. No sería sino hasta Agosto de 1999 que el pueblo de Timor Oriental votaría por su independencia bajo una consulta adelantada por las Naciones Unidas. En Octubre de ese año después, de confrontaciones violentas, el parlamento de Indonesia revocaría el decreto de anexión y en Mayo de 2002 Timor Oriental se convierte en una nación independiente. Pero existe otro Timor que busca su independencia y es justamente la región de Aceh donde la represión feroz contra la población local después de 30 años provocó el fortalecimiento de un movimiento armado. Con el pretexto de adelantar campañas forzosas de erradicación de la droga, apoyados por los Estados Unidos, el ejército nacional intervino muchas de estas áreas y ocupó extensas zonas de cultivo de marihuana. (Labrousse 2001)[7]. Es cierto que esta región ha sido un productor tradicional de esta planta, ahora considerada una medicina en Europa, pero ello no justificaba la represión desplegada contra la población local. Si bien en Marzo de 2004 se propuso una nueva cruzada « Antiterrorista » de parte de los Estados Unidos en la zona, la respuesta del antiguo gobierno de Indonesia (desde Diciembre hay un nuevo presidente) fue negativa. Ello podría explicar la excesiva lentitud de la ayuda norteamericana y su necesidad de crear ahora si una gran cruzada multilateral de ayuda en el marco de las Naciones Unidas. Nos parece contemplar un escenario familiar, de autoritarismo, drogas y represión en un país subdesarrollado acompañada de destrucción de bosques tropicales ricos en biodiversidad. Y más aun cuando una de las estrategias de intervención y desplazamiento de población en Indonesia, antes del Sismo, ha consistido en la extensión de grandes plantaciones de bosques y palma africana como sustitución a los cultivos ilícitos, arrasando con esta excusa lo que quedaba de los bosques húmedos tropicales tan caros a la regulación climática del planeta. Es arriesgada la comparación, pero es casi como si ocurriera una gran tragedia en ciertas áreas del Guaviare, Caquetá, Putumayo, Magdalena Medio y Chocó colombiano, donde nuestro ejército "patriota" llega muy poco y a la fuerza, a pesar de la propaganda institucional de nuestro Estado. Solo que en este caso, en las antípodas, se trata de un desastre de casi 100,000 muertos mientras los sobrevivientes, casi 500,000 en la región de Aceh, aguantan hambre desde hace nueve días mientras los víveres y las medicinas se concentran en los aeropuertos. ¿Qué estrategia de ayuda es posible adelantar en este escenario? La misma para diversas partes del globo, mucha solidaridad, acuerdos humanitarios y políticos, una gran diplomacia multilateral con tacto que logre entender y respetar las agendas propias de un pueblo que se merece las posibilidad de construir un futuro digno y en paz, como el nuestro. ___ * Candidata PHD. Programa Políticas Públicas y Gobierno. Instituto de Estudios Políticos de París. Profesora Universidad Javeriana, Universidad del Valle. Colaboradora de Censat. Amigos de la Tierra [2] Comunicado 4: Areas atendidas por los voluntarios, Disminuye la Logística http://www.eng.walhi.or.id/kampanye/bencana/update4_tsunami Jakarta, 2 Enero 2005m La Coaliciôn de la Sociedad Civil de Indonesia por las víctimas del Maremoto y el Terremoto. [3] http://www.leuserfoundation.org [4] Amnesty International, Chomsky, Kathy Kadane. En Sukarno, Wikipedia. [5] L'action américaine en Indonésie s'inscrit dans un contexte difficile LE MONDE | 04.01.05 | 14h23 [6] East Timor, Wikipedia [7] Labrousse Alain. La Guerre a la Drogue et les Interets des Etats. (http://www.parl.gc.ca/37/1/parlbus/commbus/senate/Com-f/ille-f/presentation-f/labrousse-f.htm)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.