Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/21/2004 12:00:00 AM

Una maquina de hacer dinero

Ramiro Reyes, lector de SEMANA.COM, se arriesga a ser tildado de sacrílego y explica por qué no le gustó la última novela de Gabo, 'Memoria de mis putas tristes'.

Se me tildará de apátrida; se me dirá insolente e ignorante, se me dirá torpe, burdo, sacrílego. Pero no, no me gustó la última novela de Gabriel García Márquez, "Memoria de mis putas tristes".

Y no es novela. Si acaso es un cuento largo. Y no son sus "putas tristes". El título es simplemente un inteligente recurso utilizado por el autor para inducir la compra masiva del libro recurriendo al morbo que domina a la mayoría de sus lectores. Distinto hubiera sido el éxito editorial si la obra se hubiera intitulado "Memoria de mis lánguidas cortesanas". Ni la hubiéramos comprado ni la hubieran falsificado.

Es el escatológico amor de un viejo verde de noventa años por una niña de catorce que le consigue en una casa de placeres su cómplice sexual de la juventud. Es el anciano frustrado, retirado, libidinoso, amargado, resentido, desadaptado que encuentra -por fin- un inmenso placer solamente velando el sueño de la joven desnuda y dejando volar su imaginación desbordada. Recordemos a Lolita de Navokov, obra que pudo haber servido de inspiración a nuestro Nóbel.

Y es que no tiene que gustarnos hasta el delirio todo lo de García Márquez por el sólo hecho de ser de él. Como no nos gustó todo lo de Cervantes ni lo de Oscar Wilde. Ni todo lo de Calderón de la Barca, ni todo lo de Borges o Neruda. Ni todo lo de Mutiz, o de Caballero Calderón o de Vargas Llosa, a pesar de los inmensos sitiales que estos autores ocupan en la literatura.

Como no tienen por qué gustarnos todo los cuadros de Picasso, o de Dalí, o de Obregón, o de Botero. O de Da Vinci, o de Boticelli. O de Rayo, o de Grau. Y, ¿quien se atrevería a negar la inmensidad artística de estos pintores?

Ahora, un escritor como García Márquez quien nos entregó en sus momentos a "Cien años de Soledad" y a "El coronel no tiene quien le escriba", no puede escribir mal, aunque quisiera. Y eso es "Memoria de mis putas tristes", un cuento largo bien escrito, pero pobre en título y tema y que no se compadece con el historial literario de su autor.

Cuan lejos se encuentra esta pequeña novela -o cuento largo- de la calidad de la obra que le antecedió del mismo autor, "Vivir para contarla". Cuando los fanáticos de Gabo nos encontrábamos a la expectativa por la continuación de esta memoria, se nos viene lastimosamente con otra, la "Memoria de mis.." (No insistamos con la vulgaridad del título, que tampoco se compadece con nuestro laureado compatriota).

Y es que pareciera que debía aceitarse la máquina de hacer dinero y que García Márquez estuviera actualmente escribiendo para eso, para tener grandes ingresos.

Si nos atenemos a las informaciones de prensa, durante la primera semana se vendieron 500.000 ejemplares de "Memoria de mis.."; esto, liquidado a $ 26.000, que es el precio de venta de cada ejemplar, nos indica una venta bruta de trece mil millones de pesos. Descuente usted, amigo lector, lo que quiera por costos de edición y gastos de mercadeo, de distribución, de publicidad, y quedará todavía una multimillonaria cifra para repartir entre derechos de autor y utilidades de los editores. Y esto, repito, es sólo de la primera semana.

Cuántos ejemplares más se han vendido hasta la fecha?, ¿cuántos ejemplares más se venderán? Cuál ha sido o será la venta en España, México y América Latina?

La máquina de hacer dinero está funcionando y seguirá haciéndolo. No debemos extrañarnos si por cada uno de los próximos años se nos presenta una pequeña obra de García Márquez, con el acostumbrado despliegue publicitario -en esta ocasión hablaron hasta de falsificación de la obra, sin haber salido todavía al público lo cual, como es lógico, indujo el interés de compra en los posibles lectores- diciéndonos que ésa si, que ésa es la mejor, que es la superación definitiva de nuestro queridísimo compatriota.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.