Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2004 12:00:00 AM

Unicef alerta sobre situación de los niños en Haití

Jueves 11, 8:30 horas. Las enfermedades benignas están matando a los niños hatianos que se han visto afectados por la crisis política que enfrenta la isla, denunció la Unicef.

El subdirector del Programa de Emergencias de esa organización, Eric Laroche, anunció ayer que la crisis política en Haití ha provocado una crisis humanitaria de proporciones alarmantes, que afecta especialmente a los niños.

"Los niños corren el riesgo de morir por el precario estado de salud en el que los ha dejado el abandono de sus madres, que pasan el día buscando alimentos y agua para subsistir", dijo Laroche.

Por eso instó a la comunidad internacional a que tome medidas inmediatas para impedir que enfermedades benignas a niños con defensas inmunológicas bajas.

"Nunca había visto en 25 años de experiencia algo como Haití, nisiquiera en situaciones de conflicto y posguerra", agregó.

Laroche recordó cifras de Unicef que indican que casi un tercio de los niños sifre de malnutrición crónica y 17% de malnutrición aguda.

Por ahora, anunció, Unicef tomará medidas desesperadas: comenzará a distribuir medicamentos esenciales para enfermedades como el sarampión, que puede resultar mortal si se combina con deficiencias en la alimentación. También entregará vitamina A para mejorar las defensas y reagrupará al personal de salud de Haití en los puestos de salud.

HAITÍ DÍA A DÍA

Autoridades estadounidenses y francesas serán demandadas por Aristide


Miércoles 10, 8:45 horas. Los abogados del ex presidente haitiano Jean Bertrand Aristide anunciaron que están preparando una serie de demandas en contra de Estados Unidos y Francia por secuestro.

Aristide insiste en que Estados Unidos, con Francia como cómplice, lo obligó a abandonar el poder y la isla. Por eso anunció acciones legales en contra de los gobiernos y los funcionarios involucrados.

El ex mandatario alegará secuestro, pues asegura que el pasado 29 de febrero soldados estadounidenses lo visitaron en su casa y lo obligaron a firmar la carta de renuncia y montarse a un avión para abandonar la isla. Según Aristide, los marines aseguraron arremeter contra la población si no cedía a sus peticiones.

"Hay en preparación una demanda de secuestro contra las autoridades estadounidenses", dijo Brian Concannon, el abogado del ex presidente, quien no quiso dar más detalles.

Otro abogado de Aristide, Ira Kurzban, envió una carta al secretario de Justicia, John Ashcroft, en la que pide que el Departamento de Justicia investigue las circunstancias de la salida de Aristide del país.

"No tenía libertad para abandonar el avión", dijo a su vez Concannon. "No tenía libertad para decidir el rumbo del avión. Ni siquiera sabía a dónde se dirigía el avión".

Aristide dijo la semana pasada que cuando fue obligado a subirse al avión no conocía el destino de éste. Después de 20 horas de vuelo incomunicado pisó tierra firme y supo que estaba en República Centroafricana.

Por su parte, las autoridades estadounidenses sostienen que Aristide salió del país por voluntad propia al desintegrarse su gobierno y llegar los insurgentes a las inmediaciones de Puerto Príncipe. Así mismo, aseguran, firmó la carta de renuncia por voluntad propia. El secretario de Estado, Colin Powell, dijo, por su parte, que Estados Unidos intervino a pedido del ex mandatario y que seguramente ello le salvó la vida. Esa versión fue confirmada ayer por un portavoz de la cancillería francesa (ver 'Haití día a día).

Sin embargo, Concannon dijo que la demanda seguirá su curso. Estados Unidos será acusado de secuestro y Francia de complicidad dicho delito.

Según las denuncia, las cuatro personas incriminadas son el embajador francés en Haití, Thierry Burkard; el ex embajador Yves Gaudel; el enviado Regis Debray; y la hermana del ministro de Asuntos Exteriores Dominique de Villepin, Veronique. La mujer y Debray visitaron a Aristide en diciembre para exigir su renuncia, según el abogado francés del ex mandatario, Gilbert Collard.

Francia asegura que la renuncia de Aristide a su cargo fue legal
Martes, marzo 9. La Cancillería francesa dijo ayer que la renuncia del ex presidente haitiano no fue obligada y siguió el conducto regular. Mientras tanto, el ex mandatario llamó a la resistencia e insistió en sus acusaciones contra Estados Unidos.

"La legalidad constitucional fue respetada (...) Su carta de renuncia fue registrada", declaró ayer un portavoz del ministerio francés.

El anuncio fue hecho luego de que el ex presidente haitiano Jean Beltrand Aristide insistiera en las acusaciones contra Estados Unidos. Según él, soldados estadounidenses entraron el pasado domingo 29 de febrero a la casa del Gobierno en Puerto Príncipe, capital haitiana y lo obligaran a firmar su carta de renuncia. Después, según Aristide, lo montaron en un avión rumbo a la República Centroafricana y lo mantuvieron incomunicado durante más de 20 horas.

Ayer se dirigió al pueblo haitiano en su primera aparición pública. Aseguró que él todavía era su presidente y los llamó a resistirse contra los rebeldes.

"Pido que la democracia sea restablecida en Haití (...) Soy el presidente democráticamente electo y lo sigo siendo", dijo a través de una entrevista telefónica difundida por la emisora RTL.

Además aseguró que los rebeldes que con actos violentos lograron sacarlo del poder, son "terroristas y narcotraficantes" y nuevamente lanzó acusaciones en contra de Estados Unidos y su participación en su salida del poder. "Fue de hecho un secuestro político. Ese secuestro político, lamentablemente, abrió el camino a la ocupación. Ellos me pusieron en un automóvil y aparecí en el aeropuerto de Puerto Príncipe que estaba bajo el control estadounidense (...) Fui sacado del poder no solo por la fuerza, sino mediante el uso de mentiras", reafirmó Aristide.

Un portavoz de la Casa Blanca, Trent Duffy, respondió ayer a las acusaciones del ex presidente. "Aristide dimitió de su cargo y dejó el país. Y ahora el pueblo haitiano intenta alcanzar la democracia y avanzar bajo un gobierno interino", dijo.

Mientras tanto, las revueltas en la isla continúan. El domingo pasado Puerto Príncipe fue escenario de un violento enfrentamiento entre partidarios y opositores del ex presidente en el que murieron seis personas, entre ellas un periodista español y una docena resultaron heridas.

Haití está en estado de emergencia
Jueves, marzo 4. Aunque el líder de los rebeldes anunció que depondrá sus armas, el primer ministro declaró la emergencia y anunció la formación de una comisión de seguridad. Vea toda la información sobre la crisis en la isla.

La comisión anunciada por el primer ministro haitiano, Yvon Neptune, se encargará de la seguridad en la isla, cuyo ambiente está revuelto después de que un grupo rebelde se tomara el norte del país e hiciera renunciar al presidente Jean-Bertrand Arisitide.

Es además una respuesta a la amenaza del grupo rebelde, que el pasado martes anunció que tenía entre sus planes arrestar y someter a juicio por matanzas a Neptune.

En las revueltas que iniciaron el pasado 5 de febrero en Gonaives y se extendieron a los largo del norte de la isla, murieron cerca de 130 personas, varias ciudades quedaron destruidas en el paso de los rebeldes hacia la capital, Puerto Príncipe y se tumbó al gobierno democrático de Arisitide, quien abandonó el país el pasado domingo.

Pero ahí no terminaron los problemas. Los seguidores de depuesto mandatario le declararon la guerra a los rebeldes y los enfrentamientos y saqueos continuaron.

Sin embargo, el líder rebelde haitiano Guy Phillippe anunció ayer que su grupo -conformado por cientos de haitianos y Louis-Jodel Chamblain, otro líder con antecedentes sangrientos- depondrá las armas y dejará de patrullar las calles de Puerto Príncipe.

Phillippe aseguró que su decisión fue tomada después de que el jefe del contingente de infantes de marina estadounidenses le asegurara que las fuerzas de seguridad internacionales habían emprendido medidas para desarmar a los seguidores del ex presidente Jean-Bertrand Aristide en la ciudad.

"Ahora que hay tropas extranjeras que prometen proteger a los haitianos... y que ellos han dado garantías de que protegerán a los haitianos... nosotros depondremos las armas", dijo Philippe en una conferencia de prensa.

Aristide asegura haber sido secuestrado por marines estadounidenses
Martes, marzo 2. El depuesto presidente haitiano Jean Bertrand Aristide denunció haber sido obligado por soldados estadounidenses a firmar su renuncia al cargo.

Aristide habló con CNN desde República Centroafricana. En diálogo con el periodista, denunció que un grupo de marines estadounidenses lo visitó en su residencia en Puerto Príncipe. Los militares armados, aseguró, lo obligaron a firmar el documento de su renuncia bajo a amenaza de arremeter contra la población.

"Estaban listos para atacar. Miles de personas habrían sido asesinadas. Yo no podía haber permitido eso", dijo.

En la entrevista telefónica, Aristide afirmó además que fue llevado contra su voluntad a la República Centroafricana a bordo de un avión estadounidense, en el que estuvo veinte horas incomunicado.

Estados Unidos negó ayer las denuncias del ex presidente. "No fue secuestrado. No fue forzado a irse", aseguró el secretario de Estado, Collin Powell.

"Teorías de conspiración como esa no ayudan a la población haitiana a hacer realidad el futuro al que aspiran, que es un futuro mejor, más libre y más próspero", dijo por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan.

Las denuncias sobre la conspiración estadounidense para derrocar a Aristide fueron difundidas también por congresistas demócratas. Se espera que en los próximos días se inicie en el Congreso una investigación para determinar la veracidad de las denuncias y el papel estadounidense en los disturbios que condujeron a la salida de Aristide, iniciados el pasado 5 de febrero, en el que murieron decenas de personas.

Jefe rebelde haitiano llegó a Puerto Príncipe con sus tropas
Lunes, marzo 1. Guy Philippe había anunciado su llegada desde ayer, pero no aclaró cuáles son sus intenciones luego de conseguir la renuncia del presidente del país, Jean Bertrand Aristide. Vea toda la información sobre la caída del mandatario.

Sólo se sabe que Philippe, en compañía de otro líder rebelde y sus hombres -decenas de rebeldes armados a bordo de automóviles y camionetas- se dirigirán al Palacio Presidencial, que ahora es ocupado por el presidente interino y antiguo líder de Corte, Boniface Alexandre.

Los rebeldes ya han visitado el centro de la ciudad, donde fueron aclamados por la población. Fueron acompañados por la policía y no se registraron incidentes.

Philippe, ex comisario que participó en 2001 en una intentona golpista contra Aristide estuvo al frente de la rebelión antigubernamental que comenzó el pasado 5 de febrero en Gonaives, al norte de la isla y que generó la renuncia del presidente casi un mes después, luego de intensas manifestaciones y decenas de muertos.

Llegaron las tropas
Lunes, marzo 1. Tropas internacionales llegaron a Haití a reducir la violencia. Miembros del Ejército canadiense tomaron el control del aeropuerto de Puerto Príncipe y la Policía haitiana salió a contener la violencia.

En este momento, alrededor de 30 soldados de las fuerzas especiales canadienses vigilan el aeropuerto y dos tiradores de élite tomaron posición en la torre de control resguardando la pista desde donde serán evacuados los ciudadanos canadienses.

Por otro lado, policías armados y agentes estadounidenses se instalaron en las oficinas del primer ministro Yvon Neptune.

Esta mañana llegaron a Puerto Príncipe los primeros cincuenta soldados franceses. Es un embrión de la fuerza multinacional aprobada por la ONU y trabajarán en coordinación con infantes de marina de E.U. que ya estaban allí. Está formado por cincuenta soldados que actuarán en coordinación con infantes de marina de E.U. que ya se encuentran en Puerto Príncipe. Forman parte de los 200 efectivos del 33 Regimiento de Infantería de Marina estacionado en Martinica.

Las tropas internacionales estarán en Haití durante tres meses hasta el envío de cascos azules de la ONU.

La renuncia
Domingo, febrero 29. Aristide renunció la madrugada del domingo. Su Gobierno dio a conocer la noticia minutos después y luego lo confirmó el gobierno francés.

"Puedo confirmar que el presidente Aristide dejó su cargo", dijo en París un portavoz del ministerio francés de Relaciones Exteriores.

La renuncia, según fuentes que pidieron el anonimato, fue oficializada minutos después de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Collin Powell llamara a Aristide y condicionara el envío de tropas a su renuncia.

Horas después Boniface Alexandre prestó juramento de manera interina, como lo señala la Constitución, en presencia del embajador estadounidense James Foley y del embajador francés, Thierry Burkard.

Alexandre pidió calma a la población y se comprometió a que la ley sea respetada.

Al entregar su cargo, Aristide salió de la isla con rumbo sin determinar. Los primeros reportes de prensa señalan que hizo escala en República Dominicana. Pero aun no se conoce dónde se asilará.

Algunas fuentes gubernamentales indicaron que entre las posibilidades contempladas están Marruecos, Taiwán, Sudáfrica o Panamá. Éste último le ofreció asilo, pero no ha sido aceptado aun. Los demás países guardan una estrecha relación con Haití y con Aristide, por lo que puede ser cualquiera.

Siguen los disturbios
Domingo, febrero 29. Luego de que se conociera la renuncia, partidarios de Aristide saquearon la comisaría central de Puerto Príncipe, cerca del palacio presidencial. La comisaría de Petionville (suburbio sur de la capital) también fue saqueada por la población, luego de que los policías huyeran.

Al menos 10 personas murieron ayer víctimas de los saqueos. Jóvenes armados de pistolas, fusiles y machetes están en las calles interceptando los carros y las personas en las calles, que se reducen a los periodistas que siguen la situación de cerca y algunos grupos aislados.

Un periodista francés de la AFP fue amenazado cuatro veces en media hora y finalmente fue sacado de su auto a punta de fusil por una de estas bandas armadas. A último momento fue dejado libre cuando uno de los integrantes de la banda lo reconoció: "Yo también soy francés", le dijo.

Los saqueos se multiplicaron desde la mañana. Por las calles llenas de basura y restos de barricadas puede verse a cientos de haitianos corriendo de un lado a otro cargando bolsas de trigo o azúcar. Mientras tanto, hay edificios en llamas ante el palacio presidencial.

ONU debe preocuparse por Haití: OEA
Viernes, febrero 27. La organización pidió mediación de la ONU para hallar la solución al conflicto que vive Haití, en momentos en que los rebeldes amenazan con encarcelar al presidente Aristide.

En una nueva sesión especial para discutir la situación en Haití, el Consejo permanente de la OEA resolvió "instar al Consejo de Seguridad de la ONU a que tome las medidas urgentes, necesarias y apropiadas, tal y como se establece en la Carta de la ONU, para abordar la crisis en Haití".

Los 34 países miembros reafirmaron su apoyo a la isla y a una solución negociada al conflicto.

Se agudiza la crisis

El líder de un movimiento rebelde en Haití que busca derrocar al presidente Jean Bertrand Aristide aseguró el jueves que sus fuerzas rodean Puerto Príncipe y solamente esperan la orden de atacar la sede del Gobierno para arrestar al mandatario y enjuiciarlo por corrupción y asesinato.

Entretanto, un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos indicó que su país está convenciendo a Aristide a que dimita antes de que sea derrocado por la oposición.

"Siempre hemos dicho que tiene que haber una solución que sea pacífica y constitucional", le dijo el funcionario a CNN. "¿Puede suponer ello la salida de Aristide? Claro".

Preocupación por situación de civiles en Haití
Miércoles, febrero 25. Según denuncias de Human Rights Watch (HRW), los rebeldes están matando a aliados del Gobierno para disminuir la resistencia.

En un comunicado emitido hace pocas horas, la organización señaló que los rebeldes armados que han ocupado Cap-Haïtien y otros pueblos haitianos están atacando a civiles y a partidarios del Gobierno.

HRW condenó los ataques armados de los partidarios del Gobierno contra las manifestaciones de la oposición política en Puerto Príncipe.

Por lo altos niveles de violencia, la organización señaló que la comunidad internacional debería considerar el envío de fuerzas militares y policiales a Haití para proteger los derechos humanos de la población civil.

Hasta el momento han muerto 70 personas y la oposición tiene controlado casi todo el norte de la isla.

"Dado el horrible registro en derechos humanos de algunos de los líderes de las fuerzas rebeldes nos preocupa enormemente que aprovechen la oportunidad para tomar represalias", manifestó Joanne Mariner, subdirectora de la División de las Américas de HRW. "A estas personas, conocidas por asesinatos y otros abusos durante la dictadura militar, no se les debe permitir que emprendan represalias violentas contra partidarios del Gobierno".

HRW agregó que la comunidad internacional debería preocuparse por Haití, sobre todo porque la situación no mejorará pronto y recordó que quien está al frente de las revueltas es un paramilitar condenado en ausencia a cadena perpetua.

"Temores a un derramamiento de sangre se han generado por los antecedentes de los líderes de los grupos rebeldes, que incluyen a Louis Jodel Chamblain y Jean-Pierre Baptiste (también conocido como Jean Tatoune). Chamblain, uno de los principales líderes del grupo paramilitar conocido como Frente Revolucionario para el Avance y Progreso Haitiano (Front révolutionnaire pour l'avancement et le progrès haïtien FRAPH)", dijo el comunicado.

Durante el régimen militar de 1991-1994, Chamblain fue declarado culpable en ausencia en septiembre 1995 y condenado a cadena perpetua por el asesinato de Antoine Izméry, reconocido activista en democracia.

Tatoune, también líder del FRAPH, es uno de los responsables por la masacre de Raboteau en 1994, en la cual se asesinó a por lo menos 15 personas. Además, en el año 2000, en un juicio histórico, fue condenado por su participación en la masacre y sentenciado a cadena perpetua. .

Las fuerzas rebeldes anunciaron que han organizado una manifestación para el próximo domingo en Puerto Principe, la capital haitiana, lo que suscita temores por el probable aumento de la violencia. Existe un gran número de los grupos pro-Aristide, conocidos como chimères, en Puerto Principe. Si las fuerzas rebeldes logran tomar control de la capital, hay un alto riesgo de que se capturaren y asesinen a miembros de estos grupos.

Ministros del Gobierno también han manifestado tener temor por posibles retaliaciones violentas.

Llegan a Haití 50 infantes de marina estadounidenses
Martes, febrero 24. Tienen como misión proteger a los ciudadanos estadounidenses que habitan la isla. El levantamiento popular es cada vez más fuerte.

Los infantes de marina llegaron en la tarde de ayer a la isla. Tienen como misión proteger la embajada de ese país y su personal en la capital de la nación caribeña.

Los rebeldes son cada vez más violentos y toman el control del norte de la isla, informaron las autoridades. En la tarde del domingo se tomaron Cap-Haitien, la segunda mayor ciudad del país. Para los rebeldes significa la mayor victoria conseguida hasta el momento y hace prever lo peor. Ahora tienen los ojos centrados en la capital, Puerto Príncipe.

Y no sería difícil. Hay que tener en cuenta que la toma de la ciudad de 500.000 habitantes en la costa norte fue hecha por solamente 200 rebeldes y cada vez se les suman más hombres.

El ataque, en dos columnas, pronto cubrió los puntos clave de la ciudad, dejando varias zonas reducidas a cenizas. El cuartel de policía fue quemado y luego saqueado, al igual que una emisora de radio partidaria a Aristide. Miles de personas llegaron al puerto de la ciudad y se llevaron cosas en carritos. Al menos 15 personas murieron.

Los habitantes de la ciudad también destruyeron carteles con la imagen de Aristide, quien era muy popular cuando se convirtió en el primer presidente electo del país en 1990, pero perdió apoyo tras las criticadas elecciones legislativas del 2000, que llevaron a los donantes internacionales al país a congelar millones de dólares en ayuda al país caribeño.

Además lo acusan de no haber ayudado a los más necesitados en esta nación, la más pobre del hemisferio occidental, permitir la corrupción y ser el artífice de los ataques de grupos armados en contra de los opositores a su gobierno.

Ahora la oposición reclama su renuncia, a lo que él se niega.

Mientras tanto, la comunidad internacional se ha limitado a presentar sábado un plan de paz que fue aceptado por Aristide, pero rechazado por los opositores, que sostienen que debe incluir la renuncia del presidente.

Según el acuerdo, Aristide seguirá como presidente, pero compartirá el poder con la oposición mientras se convoca a elecciones. Hasta el momento no se han manifestado al respecto.

Aristide pide ayuda internacional
Martes, febrero 17. El presidente de Haití hizo el llamado luego de que rebeldes se tomaran otra ciudad de la isla, como parte de la protesta para pedir su renuncia. Francia ya se pronunció.

El ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Dominque de Villepin, ofreció el martes ayuda humanitaria a la isla, antigua colonia francesa. Pero se abstuvo de informar en qué consistiría ésta.

El pronunciamiento francés respondió al llamado del presidente de Haití Jean-Bertrand Aristide, después de conocerse que los rebeldes se tomaron una nueva ciudad: Hinche, en el centro del país. Ahora casi todo el norte de la isla está en poder de lo manifestantes.

En Hinche, los rebeldes mataron al jefe de policía y dos de sus guardaespaldas, incendiaron el cuartel policial y liberaron a los presos.

En este momento controlan la mayoría de los caminos que conducen a Artibonite, el granero de Haití, donde residen casi un millón de personas, y han cortado el acceso al norte del país expulsando a policías de una decena de poblaciones.

"Se ha derramado sangre en Hinche", declaró Aristide a los medios. Ante la gravedad de la situación de orden público, procedió a pedir ayuda de eventuales aliados. "Tal vez la policía no puede lidiar con esta clase de ataques".

Aristide, un ex sacerdote que predicaba la revolución entre los pobres, obtuvo una victoria abrumadora en los comicios de 1990, pero fue derrocado en un golpe al año siguiente y repuesto en el cargo por Estados Unidos tras el envío de 20.000 soldados a Haití en 1994. En 1995, abolió el ejército y creó en su lugar una fuerza policial de 5.000 efectivos para lidiar con disturbios, no con una rebelión militar.

Los disturbios que ahora azotan al país iniciaron el 5 de febrero pasado y han dejado cerca de 50 víctimas. Los manifestantes piden la renuncia del mandatario, que se niega a acceder a la petición.

Mientras tanto, la comunidad internacional, la OEA y la ONU manifestaron de días pasados su apoyo al gobierno , elegido democráticamente.

Protestas en Haití dejan 42 muertos
Martes, febrero 10. La cifra podría ascender, pues los ataques de los opositores del presidente Jean-Bertrand Aristide continúan.

De hecho la oposición señaló que los enfrentamientos terminarán solo hasta que el primer mandatario renuncie. Sin embargo, éste se mantiene firme. Ayer reiteró que saldrá del poder hasta 2006, año en que termina su período. En este momento se comienza a hablar de la planeación de un golpe de estado.

El levantamiento de la oposición inició el jueves pasado, en la cuarta ciudad más grande del país, Gonaives. Desde ese entonces, 42 personas han muerto.

Ayer, la policía recuperó el control de la importante ciudad de Saint Marc, 72 kilómetros al oeste de Puerto Príncipe. Al menos dos hombres recibieron disparos y otro fue muerto a tiros, supuestamente por simpatizantes de Aristide. Su cuerpo fue dejado al lado del camino.

Pero los disturbios superan el poder de las autoridades. El primer ministro, Yvon Neptune, indicó ayer que "la policía nacional no puede restablecer el orden por sí misma", por eso invitó a la oposición a frenar con la oleada de violencia.

Por su parte Mischa Gaillard, político de oposición, aseguró que "no nos reconocemos dentro del levantamiento armado, sino como parte de la lucha pacífica de la gente en busca de democracia".

Los disturbios son una nueva muestra de la crisis política que ataca la isla desde hace casi tres años, cuando Aristide ganó las elecciones en medio de rumores de manipulación. La comunidad internacional se quejó al respecto y bloquearon millones de dólares de ayuda.

Como si fuera poco, diez años antes Aristide fue elegido en las primeras elecciones democráticas del país en 1990, pero fue derrocado pocos meses después. En 1995 Estados Unidos invadió el país y lo restauró en el poder.

Una revuelta similar ocurrida en 1985, también en Gonaives, llevó al derrocamiento de la familia Duvalier tras 29 años de dictadura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.