Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/3/2003 12:00:00 AM

Uribe un año después

El presidente Alvaro Uribe cumple este siete de agosto su primer año de Gobierno. La aceptabilidad ante la opinión pública la ha conservado, aunque con un leve descenso desde su posesión, y el desempleo y los impuestos continúan siendo el punto débil de su administración.

Luego de jurar como presidente ante el Congreso el 7 de agosto del 2002, son varios los hechos que han acompañado la administración Uribe.

Tan pronto se posesionó, el primer mandatario decretó el Estado de Conmoción Interior, dentro del cual estableció el cobro del impuesto al patrimonio y las zonas de rehabilitación, entre otros.

Una bomba en el Club El Nogal de Bogotá y otra en una casa de un barrio popular de Neiva dos días antes de la visita del mandatario a esa ciudad, son los hechos que más han marcado a los colombianos en materia de orden público,

La incorporación de soldados campesinos al ejército y la creación de la red de informantes, son las medidas que más polémica han suscitado dentro del denominado 'Plan de seguridad democrática', por el involucramiento directo de civiles en el conflicto armado.

En cuanto a los acercamientos con los grupos armados, la exigencia de Uribe de una mediación de las Naciones Unidas en los diálogos con las Farc, y la negativa del grupo guerrillero a este respecto, ha tenido casi que paralizado un eventual diálogo.

Con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), se anunció recientemente un proceso formal que según el grupo armado terminaría con la desmovilización gradual de las tropas hasta el 2005.

La deserción de guerrilleros ha sido otro de los puntos fuertes del presidente. Según cifras oficiales cerca de 2 mil hombres se acogieron al programa gubernamental.

Las relaciones con Estados Unidos se han mantenido firmes. El apoyo de Colombia a la guerra con Irak, desafió la opinión pública nacional y a nivel latinoamericano, siendo el único país de la región que ofreció su apoyo de frente. La ayuda económica por parte de los norteamericanos no ha sufrido inconvenientes y se está trabajando por fortalecer alianzas comerciales entre los dos países.

Al referendo, programa bandera de su campaña, solo le falta ser votado y aprobado para ser una realidad. El próximo 25 de octubre los colombianos utilizarán por primera vez este mecanismo creado con la Constitución de 1991 y que ha sido planteado por el gobierno como parte de la lucha contra la corrupción y la politiquería.

También se hizo la reforma al Estado con la que se liquidó Telecom y cambios de fondo en Ecopetrol y el Seguro Social, entre otros.

En materia económica, las cifras muestran un crecimiento de la economía del 3,8 por ciento y un descenso en el desempleo al 13 por ciento(hasta mayo de este año). Sin embargo ni lo uno ni lo otros satisfacen las aspiraciones de los colombianos. Y más teniendo en cuenta que el déficit fiscal, que es de cerca de tres billones de pesos, ha obligado al gobierno buscar plata poniendo nuevos tributos y recortando el presupuesto de ciertos sectores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.