Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2004/09/24 00:00

Variables desastrosas

Martes 28. El académico Guillermo Maya ahonda en el tema de las elecciones presidenciales estadounidenses y da algunas razones por las que "el desempeño económico estadounidense durante la presidencia de George W. Bush ha sido desastroso".

Variables desastrosas

Si se examinan las variables económicas más importantes, como crecimiento económico, empleo, desempleo, ingreso familiar, patrimonio, el desempeño económico durante la presidencia de George Bush en Estados Unidos entre el primer trimestre de 2001 y el primer trimestre de 2004, ha sido desastroso. Solo se salva el comportamiento de la inflación, sobre la cual Bush no puede reclamar, totalmente, el éxito, pues esta variable depende directamente de la Reserva Federal (Banco Central). El periodo de Bush se va a comparar con el primer periodo de Clinton (Clinton I, primer trimestre de 1993 y cuarto trimestre de 1996), el segundo periodo de Clinton (Clinton II, primer trimestre de 1997 y cuarto trimestre de 2000), y el comportamiento de la variable en los últimos 50 años.

El crecimiento económico. En cuanto a la manera como se ha comportado el PIB, durante la presidencia de Bush, la tasa de crecimiento fue de 2.% anual, frente a 3.9% del segundo periodo de Clinton, 3.3% del primer periodo de Clinton, y 3.5% en los últimos 50 años. Muy mal.

La inflación. La tasa de crecimiento de la inflación, considerando el índice de precios al consumidor, fue de 2.1%, mucho mas bajo que en Clinton II 2.4%, Clinton I 2.8%, y 4% durante los últimos 50 años. Sin embargo, esta es una variable que es responsabilidad de la Reserva Federal, de tal manera, y que Bush no puede otorgarse el beneficio totalmente.

El empleo. La tasa de crecimiento del empleo ha sido negativa de -0.2%, por debajo de Clinton II 2.3%, Clinton I 2.5%, y 2.2% en los últimos 50 años. Bush es el primer presidente en la historia contemporánea de los EU, que ve perder empleos netos en la economía. Han desaparecido 1.1 millón de empleos netos en la nominas de las empresas.

Desempleo. La tasa de desempleo ha sido de 5.5%, después de Clinton II con 4.4%, Clinton I 6.0%, y 5.7%, en los últimos 50 años. Aunque esta tasa de 5.5 es baja, esto se debe a que la tasa de participación, la gente que busca empleo sobre la población activa, ha caído. Si no hubiera caído la tasa de participación, la tasa de desempleo estaría alrededor del 6.5%. Es la primera vez, desde la Gran Depresión de los años 30, que los desempleados duran buscando trabajo por casi 5 meses, antes de encontrar un nuevo empleo, y que el 20% de los desempleados han quedado sin empleo por mas de 27 semanas o mas, cuando los beneficios o auxilios al desempleo expiran.

Ingreso familiar. La tasa de crecimiento del ingreso familiar promedio es negativo con -0.3%, después de Clinton II con 1.7%, Clinton I 1.2%, y 1.3% en los últimos 50 años. Es decir, Bush esta empobreciendo a la familia promedio norteamericana. La participación de las prestaciones laborales como porcentaje del ingreso nacional está tan baja como lo fue en los años 60, y la participación de los salarios y los sueldos como porcentaje del ingreso nunca han sido tan baja como ahora, que habiendo logrado el pico mas alto de participación en el ingreso nacional de 58% en 1970, de 55% en el 2000, los salarios y sueldos cayeron al 52% en el 2003. Esta caída en el reparto del ingreso anual, en perjuicio de los trabajadores y empleados, representa una perdida muy grande en una economía que vale 10 trillones de dólares. Es decir, se están transfiriendo rentas de los trabajadores y empleados hacia los dueños del capital, los más ricos, a través de muchos canales, como el recorte de impuestos a los sectores de altos ingresos, deducciones impositivas a la inversión, menores salarios, etc.

Patrimonio. La tasa real de crecimiento del patrimonio neto igualmente esta creciendo a una tasa negativa del -0.6 anual, mientras en Clinton II fue de 5.7%, Clinton I 3.5%, y 2.2% durante los últimos 50 años. Es decir, los pasivos, las deudas, son mayores a los activos. Y si a esto agregamos la tasa negativa del ingreso, esto quiere decir que los hogares norteamericanos se están ahogando en las deudas. Los norteamericanos son menos ricos o más pobres que antes.

¿Este desempeño se debe a las políticas económicas de Bush o a la mala suerte?

Este pobre record se ha dado no solo en medio de varios shocks, como la caída de los valores bursátiles, el ataque terrorista del 11 de septiembre, la invasión a Afganistán, la Guerra de Irak, sino también en medio de la mas agresiva y estimulante política fiscal y monetaria de los últimos tiempos. La tasa de fondos federales, la tasa interbancaria, ha caído del 6.5% en el año 2000 a 1%, en el pasado junio. Y la tasa real de fondos federales, después de descontar la tasa de inflación, ha sido negativa, desde un poco después de septiembre de 2001. Esto ha permitido la reactivación económica de las ventas inmobiliarias, la venta de autos, la refinanciación de las deudas, e igualmente una reactivación del consumo.

El estimulo fiscal también ha sido sin precedentes. Mientras en el año 2000, antes de posesionarse Bush, había un superávit fiscal de 250 billones de dólares, para el año 2004 se calcula un déficit fiscal de 450 billones de dólares, para un total, tanto en gasto adicional como en rebaja a los impuestos, de 700 billones de dólares en el cuatrienio de Bush.

La conclusión es que el desempeño de Bush hubiera sido peor de no haber adoptado las políticas monetarias y fiscales que se adoptaron, aunque las que se adoptaron no fueron la única opción ni las mas convenientes, y si en vez de estas se hubiera adoptado un programa de ajuste estructural, como los que el FMI receta para los países pobres, como el adoptado por el gobierno Colombiano y el B de la República desde 1996, se hubiera producido una crisis tan profunda como la que se produjo en Colombia en 1999, la peor en cien años. Sin embargo, el déficit fiscal solo ha servido para hacer a los más ricos más ricos: 257.000 contribuyentes con un ingreso superior a 1 millón de dólares reciben unos recortes combinados de impuestos más grandes que los que reciben 85 millones de contribuyentes que pertenecen al 60% de la población de menores rentas.

*Director Maestría de Economía Internacional UN Medellín.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.