Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2000/01/03 00:00

Alarma en el país por el alto número de niños quemados con pólvora

Se cumplieron los malos augurios: 34 niños sufrieron quemaduras con pólvora durante la celebración de la Noche de las Velitas, el pasado 7 de diciembre en Colombia.

Alarma en el país por el alto número de niños quemados con pólvora

Se cumplieron los malos augurios: 34 niños sufrieron quemaduras con pólvora durante la celebración de la Noche de las Velitas, el pasado 7 de diciembre en Colombia.

La mayoría de las víctimas son menores cuyas edades oscilan entre los tres y los diez años de edad, informaron en la mañana de este jueves las autoridades que atribuyeron las quemaduras de los pequeños a la mala manipulación y al descuido de los padres.

A raíz de un fallo del Consejo de Estado en el que tumbó la veda a la pólvora, este diciembre se vende sin prohibición alguna y como siempre los mas afectados han sido los niños.

Durante la noche del 7 al 8 de diciembre se reportaron 34 niños quemados con pólvora, 14 de ellos en Bogotá. Los pabellones de cuidados intensivos de quemados de algunos hospitales de la ciudad se llenaron la Noche de las Velitas.

Las autoridades de salud invitaron a los ciudadanos a tomar medidas para restringir la venta y manipulación de elementos de pólvora.

Si se tiene en cuenta que sólo a nueve días de comenzar diciembre van 34 niños, el número de víctimas es considerado como “aterrador”. “Para esta fecha hace un año, los hospitales de la ciudad, no habían reportado ningún caso, ¿que puede esperarse para los días 24 y 31 de diciembre?”, se preguntó ayer alarmado un directivo de un hospital de Bogotá.

El número de quemados da la razón a varias personas que iniciaron una campaña, hasta ahora infructuosa, para lograr que la prohibición de la pólvora continuara. Entre ellos, el ex alcalde Antanas Mockus que desde su administración impuso fuertes leyes en este aspecto. Durante su gestión el número de niños quemados disminuyó considerablemente.

Mockus sigue hoy empeñado con una campaña en la que él aparece con una cura en la cara. Con ella busca concientizar a las personas que usan pólvora sobre los riesgos que corren.

Ayer las escenas de dolor de los niños eran la nota común en varios hospitales a lo largo y ancho del país. El Alcalde Mayor, Enrique Peñalosa invitó nuevamente a los padres a no comprarles pólvora a sus hijos. “Porque creo que la felicidad de los niños puede construirse de otra manera”, dice aunque él también tiene otra razón poderosa para oponerse a su venta indiscriminada. Cuando niño, en una Navidad, el funcionario perdió un dedo al tratar de manipular un objeto con pólvora.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.