Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2000/08/21 00:00

ENTREVISTA JUAN MANUEL SANTOS.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

ENTREVISTA JUAN MANUEL SANTOS.

Usted entra al ministerio y tiene unas tareas muy concretas que cumplir, unas reformas que ya están definidas y unos paquetes que están armados. Concretamente unas de las cosas que que más impacto tiene es la reforma pensional, y uno de los rubros que más pesa dentro de la reforma pensional son las pensiones del sector público: los regímenes especiales que se separan de la ley 100. ¿Estaría usted de acuerdo con incorporar estos sectores que quedaron en un régimen especial a la ley 100 o de alguna forma desmontar los regímenes especiales ? Sin duda hay que hacer algún tipo de acción en estos regímenes especiales por que su costo es descomunal. Yo creo que los propios sindicatos que están cobijados bajo estos regímenes ya comenzaron a entender, y hay que hacer lago por que no es viable el sistema como está. Usted ha dicho en su columna en el periódico que en el actual gobierno los maestros han recibido un tratamiento de tercera. ¿Usted estaría de acuerdo en que incluso el régimen pensional especial del magisterio se desmontara? Estamos en conversaciones con el magisterio para hacer reformas ahi también. Serían los propios maestros los más perjudicados si se revienta el sistema. ¿En cuanto a las reformas de transferencias a las regiones, usted está de acuerdo con congelarlas o atarlas a la inflación? Es más sano atarlas a un indicador más estable, que le permita a las regiones tener más seguridad sobre sus ingresos futuros. La volatilidad de los ingresos, eso ya es algoque está demostrado en la teoría económica, es de los males que más pobreza y más desinversión producen, y esto lo están sufriendo las regiones en este momento con la baja tan abrupta de los ingresos por la recesión. ¿ Pero en todo caso la reforma apuntaría a que el gobierno no tenga que transferir tantos recursos en el largo plazo para restaurar el equilibrio de las finanzas? Lo importante más que la cantidad de recursos que se transfieran, es la estabilidad. Lo que muchos no se han dado cuenta es que bajo varios parámetros las regiones salen ganado si se atan a otros indicadores, salen con más recursos de los que tienen en este momento. La tercera reforma principal es la Reforma Tributaria. Citando los ejemplos de Rusia y Asia, algunos economistas dicen que el peor remedio que uno puede aplicar en medio de una recesión es recortar la inversión pública y subir impuestos. Eso lo único que haría es agravar la situación. Usted mismo hace unos meses había dicho que una Reforma Tributaria en estos momentos daría al traste con la reactivación que tenemos hasta el momento. ¿Le va a jalar entonces al proyecto de modernización tributaria? Lo que pasa es que esos ingresos ya están contabilizados dentro del programa general de las finanzas públicas, y entrar a decir que ya no vamos a contar con esos ingresos va a desajustar todo. De alguna forma la reforma ya está descontada por todos los analistas nacionales e internacionales, y sería un responsabilidad por parte mía decir que ahora me echo para atrás. Sin embargo no está de acuerdo con el principio de subir los ingresos tributarios en este momento… No, con el principio de quitarle poder adquisitivo a la gente en momentos de recesión, eso la economía le enseña a uno que es lo que no hay que hacer. Pero es lo que se va a hacer finalmente… No por que en este momento estamos comenzando a salir de la recesión, no estamos en el ciclo hacia abajo, si no hacia arriba. En cuanto al dos por mil usted ha dicho que no le gusta mucho pero que está programado. Tiene en mente algún ingreso sustituto para poderlo desmontar o se va a quedar permanente ? Por ahora está permanente. Vamos a estudiar, a ver si hay algún ingreso sustituto. Pero lo que no podemos hacer es simplemente quitar el ingreso por que nos queda hueco, y ahora tengo la responsabilidad es de tapar huecos. Dicen que las metas fiscales se van a cumplir este año con relativa facilidad. Lo difícil es en el año 2001. ¿Usted se la va a jugar con el aumento ponderado del 6% en el salario de los empleados públicos, siendo un aumento menor a la inflación? No es que yo me la esté jugando. Es que las realidades no dan para más. Cada punto adicional de aumento en los salarios del sector público, cuestan 100 mil millones de pesos. En este momento la situación fiscal es muy pero muy precaria. Además le hemos venido exigiendo a los colombianos, a las regiones, a los municipios, que se aprieten el cinturón, el gobierno tratará también de hacerlo. ¿En todo caso un aumento del 6% le restaría poder adquisitivo a la población, o por lo menos a los empleados públicos? Sí, pero es que la gente cree que los ministros de hacienda son magos. Por un lado consigue recursos, y si está copada la capacidad de deudas no quieren que aumente impuestos, y por otro lado quieren que se gaste más. ¿donde se encuentra el equilibrio? Hay que encontrarlo. Un poquito de un lado y un poquito de otro. No hay solución ideal bajo esas circunstancias, hay que ver en que forma se protegen a los más vulnerables y el funcionamiento general de la economía. Pensando precisamente en la población más vulnerable, usted ha dicho que el presupuesto tendrá énfasis más social. ¿De donde va a salir la plata si prácticamente la mitad de los ingresos se va a ir a pagar la deuda el próximo año y la deuda no ha parado de crecer? Lo que yo he dicho es que el ajuste debe tener un sentido más social. Lo que quiere decir que hay que tratar de buscar la forma para que los ajustes no afecten de forma dramática a los sectores más vulnerables de la sociedad. Crear una especie de amortiguadores sociales porque en el ajuste todos, todos sufrimos, pero que los más vulnerables no sufran tanto o sufran menos. O que inclusive puedan salir ganado en términos relativos. Para ellos hay programas especiales, hay recursos, cerca de 900 millones de dólares en tres años, que se van a a invertir en programas específicos. Estamos buscando la forma de financiar eso, de ejecutar eso y que pueda ser compatible con el ajuste de los programas macroeconómicos. Esto es un ejemplo concreto de lo que estoy diciendo de un ajuste social. ¿Se traduciría de subsidios a la población más pobre, o cosas de ese estilo ? Si. Exactamente. ¿En el proceso de ajuste necesariamente se tendrá que reestructurar unas entidades. Habrá despidos? Muy posiblemente sí. ¿Tiene alguna idea de que tantos? No, ni idea. Lo que no podemos hacer es seguir cañando. Lo que le decía anteriormente, el gobierno central está exigiendo unos grandes sacrificios a los municipios, los departamentos, le está exigiendo un gran sacrificio a la población general. El gobierno central también tiene que hacer su propio sacrificio, que no lo ha hecho. Ahora que toca el tema de las entidades territoriales, hay una ley que está a punto de ser sancionada por el presidente, para que el gobierno central garantice las deudas de los departamentos. Muchos economistas han opinado que puede ser peligroso por que el presupuesto nacional se puede ver comprometido. ¿Usted está de acuerdo con que el gobierno nacional avale esas deudas? Si el aval le da la capacidad de poder controlar esos departamentos y esos municipios para que no comentan locuras fiscales y esta ley va encaminada a eso, creo que las finanzas públicas, que somos todos, gobierno central, departamentos y municipios, salen beneficiados. Es un hecho de que el gobierno perdió sus mayorías en el congreso. ¿Cómo va a convencer usted a sus copartidarios y a otros congresistas de aprobar reformas tan impopulares como el aumento de impuestos o un aumento en la edad de jubilación? Por dos razones. Primero, porque el Partido Liberal ha sido tradicionalmente responsable. Su legado ha sido el de la moneda sana y unas finanzas públicas equilibradas, y el de la prosperidad social. Si quiere ser consecuente con ese legado tiene que apoyar las reformas estructurales por que de otra forma la viabilidad de la economía hacia el futuro simplemente desaparece. Es un acto de responsabilidad. Segundo, si el partido liberal aspira a volver al poder en el próximo cuatrenio lo más inteligente es apoyar en este momento las reformas porque si no se hacen, la situación que quieren resolver explota dentro de cuatro años. ¿Osea que usted está apelando a la responsabilidad el partido para poder hacer las reformas ? Sin duda alguna, y tengo la confianza de que el partido en ese sentido va a responder. Dice usted que uno de los principios del Partido Liberal es la moneda sana. En la mesa de concertación laboral, la ponencia del partido incluye la propuesta de emitir dinero para un fondo de empleo. ¿Que opina usted en su calidad de presidente de la Junta Directiva del Banco de la República de esa propuesta de emitir, para financiar al gobierno? Eso es contrario al principio de las finanzas. ¿O sea al contrario del Partido Liberal? Pues al legado histórico del partido si, yo creo que eso produce a la larga más daño que beneficio. ¿ Entonces en ese caso, usted está en contra de los miembros del partido? Pero quienes fueron esos miembros, no estoy enterado. Usted ha dicho que un buen ministro de Hacienda es incompatible con un candidato presidencial. Qué quiere decir con eso? Lo que he dicho es que el pueblo colombiano puede estar tranquilo por que yo no voy a jugar con las finanzas públicas para promocionar mi candidatura presidencial. Todo lo contrario, yo soy consciente de los enormes riesgos y de la impopularidad que posiblemente va a recaer sobre mi prestigio por las medidas que voy a tener que tomar. Durante los próximos seis meses lo único que puedo prometer es sudor y lágrimas. Por que los anuncios van a ser muy drásticos, por que el ajuste no se ha hecho, por que la pela nos la tenemos que dar, y nos la tenemos que dar todos. De lo contrario las posibilidades de sacar esta economía a flote, realmente entrar en el camino del desarrollo sostenible y del crecimiento alto no es posible. De manera que el solo hacer eso va a significar que mi popularidad se vaya al suelo si ese es el precio por sacar el país adelante, pues estoy dispuesto a sumirlo. Está anunciando puestos difíciles para los colombianos… Si. Yo no puedo ser ni populista, no es mi estilo, ni mentiroso. Y la verdad es que los próximos meses de parte del ministerio de hacienda, desafortunadamente voy a tener propuestas difíciles, propuestas que significan de una vez por todas hacer el ajuste que no hemos hecho hasta ahora. Y que lo tenemos que hacer ya o la economía puede volver a desplomarse. Dice que el ajuste no se ha hecho, pero por otro lado dice que la gestión de Juan Camilo fue muy buena… Yo lo que he dicho es que Juan Camilo sentó las bases, tomó las decisiones en la dirección correcta, pero los ajustes estructurales no se han hecho. Hablando de empleo, usted ha dicho que esa es su principal prioridad ¿Que diferencia hay entre so política de empleo y la que viene aplicando el gobierno actualmente ? Son cuestiones de matices y de énfasis. Por ejemplo yo creo que es importantísimo comenzar a ejecutar programas específicos para promover empleo. Una de las tareas más urgentes es conseguir los recursos para aquellos programas que sean generadores de empleo inmediato, de manera que eso es un aspecto más de énfasis. Todo el mundo por supuesto está a favor de la generación de empleo, es cuestión de como se hacen las cosas. Yo espero que cuando salga la revista, ya haya salido la sentencia de la Corte sobre la sentencia de la UVR. Si esa sentencia sale bien, cruce los dedos, ojalá que en mi posesión no me vaya a encontrar con semejante sorpresa, pero yo confío de que va a salir bien. Hay que encontrar formas de destrabar, el sector de la construcción, que es si duda el que más empleo genera de forma inmediata y el que más potencial tiene porque hay una demanda represada. Hay programas alternativos que se están diseñando y rápidamente hay que comenzar a ejecutarlos, por ejemplo dirigidos a los sectores más jóvenes de la población que es donde está concentrado, sobre todo en los de bajos ingresos, el desempleo. Para que o se queden estudiando y por consiguiente no entren al mercado laboral. O buscar algún tipo de subsidio para que los enganchen. Son acciones concretas para tratar de disminuir el desempleo. No es fácil por que ya de por sí hay 300 mil colombianos que todos los años están entrando nuevos al mercado de trabajo. …todos estos son paleativos. no sirven si la economía no arranca… Una premisa fundamental de cualquier política de generación de empleo es que la economía crezca, por que o si no simple y llanamente no hay empleo. ¿ Que opina usted de la propuesta de Juan José Echavarría de aumentar el salario mínimo por debajo de la inflación ?. La propuesta de Juan José Echavarría, a quien yo aprecio enormemente y además fue mi viceministro, tiene todo el sentido del mundo desde el punto de vista económico y la teoría económica. Pero me parece que en estos momentos pensar en bajar el salario mínimo, produce un trauma psicológico que puede ser más contraproducente. Yo estudiaría otras alternativas que sean menos perjudiciales en las señales que está dando en la política económica, sobretodo en lo social. El salario mínimo hoy, no nos digamos mentiras, es un salario que no alcanza. Entonces decir que hay que bajarlo puede producir un trauma psicológico. Hay que combinar muchas veces la economía con la viabilidad. ¿ La descarta entonces por razones psicológicas ? No la respaldo porque no es viable. En este momento cuando se están pidiendo tantos sacrificios a sectores sociales, agregarle a ese algo que es difícil de entender,,, solamente quienes estudian el comportamiento de las leyes de la oferta y la demanda pueden de pronto entender que bajar el salario mínimo es beneficioso. Eso no es fácil de comprender y meterse uno en este momento a explicar eso, me parece que no vale la pena. ¿ Pero no le molesta tanto el principio?. No pues por ejemplo muchos países… Inglaterra solo hasta este momento con Tony Blair, puso el salario mínimo. No existía, en todo el socialismo viejo nunca pusieron el salario mínimo. En Estados Unidos esa es una discusión enorme, porque el mínimo está muy por debajo del verdadero salario mínimo. Esa es una discusión muy vieja que no nos dice nada nuevo. Los sindicatos se han levantado de las mesas de concertación. Por otra parte el ministro de trabajo se ha mostrado en desacuerdo con varias de la s propuestas de flexibilización laboral. ¿sin en consenso dentro del gobierno, como va a sacar adelante esa iniciativa que hace parte de las reformas estructurales ? Yo vengo de un desayuno en mi casa con el nuevo ministro de trabajo, y creo que vamos a trabajar muy en llave. Es importante mostrar coherencia y coordinación, creo que lo tenemos que hacer. Simplemente hay que tratar de ser compatibles en asuntos que en la vida por naturaleza son incompatibles. Subir salarios con una política fiscal restrictiva son dos cosas incompatibles, hay que encontrar ahí términos medios, equilibrios. Eso es lo que yo pienso hacer, por que por lo demás es buen amigo mío y de vieja data. ¿ Y exploraron fórmulas concretas de consenso, digamos que dijo Angelino del aumento salarial el 6% ? No nos hemos puesto a hablar en concreto sobre eso pero lo que en si estamos de acuerdo, es que esto hay que explicarlo bien, la gente en Colombia muchas veces reacciona ante noticias porque no las entiende, no entiende el contexto, las centrales obreras son mucho más razonables de lo que mucha gente se imagina, si hay concertación y diálogo. ¿ Pero en todo caso Angelino ha dicho que las mesas de concertación, solo iban a actuar como filtro, el solo iba a proponer lo que saliera de esas mesas de concertación habiendo fracasado las mesas de concertación ?. No. Hay escenarios alternativos y creo que el gobierno va a convocarse escenas entrantes de concertación, la concertación es necesaria y es muy importante sobre todo para destruir ese espíritu maligno de la polarización que existe en el país, y en el exterior nos ven como unos insensatos y como unos locos, nosotros con unos problemas tan graves como los de la guerrilla, el país con el problema de guerrilla más grave del mundo, con el problema de secuestro más grave del mundo, con el problema de narciotráfico más grave del mundo, y con una economía hecha miseria, y nosotros como perros y gatos peleando por cuestiones marginales, la gente en el exterior no entiende eso, por eso uno de los propósitos y eso lo discutimos con el ministro de trabajo y con otros miembros del gabinete que es desarmar los espíritus de la polarización, si seguimos peleando como perros y gatos, todos nos vamos a hundir. ¿ habrá una nueva mesa ? Habrán nuevos escenarios y estas mesas necesariamente no se tiene que acabar. ¿Que le diría usted a un empresario o a un inversionista que ve con preocupación como stock de TES, actualmente supera el de CDTs y el taxímetro de la deuda no para, digamos que el gobierno está absorbiendo todos los recursos, el poco ahorro que hay en el país? Efectivamente está sucediendo eso, y que la mejor forma de salir de eso es ajustando las finanzas para que el gobierno total no tenga que demandar tanto crédito, por eso un apoyo del sector privado, para que las reformas estructurales salgan adelante y nuestra viabilidad económica en el mediano plazo sea creíble, esa es la mejor fórmula para evitarlo. ¿ O sea que usted le pide apoyo al sector privado ? Sin duda alguna y es que además la política de generación de empleo tiene que estar sustentada sobre el apoyo del sector privado, el sector privado es mucho más eficiente para generar empleo que el sector público, por que el sector público tiene recursos limitados, por que si se abre un espacio al sector privado, es como mejor vamos a poder generar empleo en forma inmediata. ¿ Usted ha expresado con una metáfora bastante elocuente lo que se propone hacer por el país y sin embargo desde el punto de vista personal y de su carrera profesional que espera del ministerio ? Quiero que el país reconozca que esto es un esfuerzo muy grande y muy duro, tratar de mejorar en algo la situación del país en este momento. Se de los grandes riesgos, se que las probabilidades de salir quemao como dicen, son muy grandes, y mire lo que me pasó, espero que no sea un presagio. Llegué a mi casa el sábado después de una larga sesión de empalme, llegué muy cansado a las nueve de la noche y prendí la televisión, estaba en una telenovela que se llama Alicia en el país de la Maravillas y estaba uno de los protagonistas diciéndole a otra persona: que maravilla mi rival, frente a una mujer que los dos se estaban pretendiendo, me acaban de ofrecer el Ministerio de Hacienda, acaban todos odiados sobre todo por las mujeres, entonces yo acabé y me puse a llorar. Si al cabo de seis meses no hay una reforma aprobada, está en grave riesgo… Exactamente. La situación es muy complicada y muy compleja y uno de los retos es hacerle entender a la gente, que si no se toman esas reformas el costo es mucho mayor, si no se recupera la credibilidad de la economía en el mediano y corto plazo, la economía explota y tenemos una crisis mucho peor a la que hemos tenido hasta ahora, que por ejemplo en las pensiones, que pelear en este momento por no hacer nada en las pensiones significa que los pensionados se quedan sin plata eso es de los más grave que le puede suceder a un país, ese problema de la comunicación, de decirle la verdad a la gente y que la gente entienda es uno de los grandes retos para que apoyen las reformas que son dolorosas, son muy dolorosas pero que son absolutamente necesarias. ¿ Teniendo en cuenta los riesgos que está corriendo no hubiera preferido otro ministerio que le hubiera permitido tener ciertos reconocimientos sin tener tantos riesgos ? Si, hubiera sido mucho menos riesgoso, pero si ya me iba a meter yo a colaborar con el gobierno, lo hice ya sabiendo donde puedo realmente producir el mayor impacto si me va bien, es aquí donde podría contribuir más a sacar esto adelante, los demás ministerios son menos riesgosos por que siempre hay menos capacidad de contribuir a hacer una gestión exitosa, yo tal ves tengo alma de jugador, por lo que me gusta tomar riesgos, y mi vida a sido, una permanente escogencia de riesgos. ¿ Cuanto tiempo aspira usted permanecer en el cargo ? Lo suficiente para recobrar la credibilidad en la viabilidad económica en el país. ¿ Esto es hasta el 7 de agosto de 2002 ? Lo necesario para poder decir que hice un gestión que contribuyó a que Colombia, hacia adelante fuera un poquito mejor y si en seis meses puedo decir y es incambiable perfecto, si me toca quedarme hasta el siete de agosto, también estoy dispuesto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.