Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2000/06/26 00:00

Juan Rulfo, el enamorado

Un libro que recoge las cartas de amor que el mexicano escribió para su esposa Clara Aparicio, nos revela una faceta desconocida del autor de Pedro Páramo.

Juan Rulfo, el enamorado

Un libro que recoge las cartas de amor que el mexicano escribió para su esposa Clara Aparicio, nos revela una faceta desconocida del autor de Pedro Páramo.



Juan Rulfo murió atormentado por los fantasmas que lo inmortalizaron. Nunca se perdonó el no poder escribir una obra de la estatura de Pedro Páramo o El Llano en llamas. Sin embargo, lo poco que produjo como novelista y narrador, le alcanzó para asegurar un sitio de honor entre los grandes escritores latinoamericanos.



A su literatura telúrica, llena de paisajes áridos y de muertos que habitan los pueblos olvidados del México rural de comienzos del siglo XX, se suman las cartas de amor que escribiera para su amada Clara Aparicio, la mujer con la que vivió 38 años de matrimonio. Ese tesoro epistolar, que fue guardado celosamente durante 50 años por su destinataria, acaba de ser publicado por la editorial española Editrama con el título de Aires de las colinas.



Las cartas, escritas entre 1944 y 1950, nos revelan a un Rulfo solitario, que a los 27 años se vio duramente golpeado por la orfandad y por sus días en una correcional en Guadalajara, pero que encontró en una adolescente llamada Clara Aparicio, la voz de aliento para no desfallecer en su labor creadora.



¨Yo le decía tú puedes, tú puedes. Y Pudo¨, cuenta la viuda del vendedor de neumáticos por el que habría de esperar tres años desde su primer encuentro en un café de Guadalajara. Aires de las colinas reúne 81 cartas inéditas en las que Rulfo muestra su faceta más íntima: la añoranza por la mujer que ama, pero también la obsesión que lo empuja a escribir su máxima novela. Este libro tiene un valor personal, como documento que toca directamente la vida del autor en sus emociones más íntimas; pero también constiuye un testimonio literario, que nos acerca a los temores y a las dificultades que enfrentó el escritor en sus momentos críticos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.