Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/27/2000 12:00:00 AM

¿Paras a la mesa de negociación?

Martes 29 14:30 horas. SEMANA.COM habla con el procurador general de la nación acerca de su propuesta de incluir a los paramilitares en la mesa de negociación.

La oleada de violencia que ha vivido Colombia en las últimas semanas por parte de los paramilitares llevó al procurador general de la nación, Jaime Bernal Cuéllar, a hacerle una propuesta al gobierno nacional de incluir eventualmente a los paramilitares en la mesa de negociación.

SEMANA.COM habló con el Procurador sobre la conveniencia de su propuesta.





¿Por qué motivo se hace tan importante crear acercamientos con los grupos de autodefensas?

Es importante hacerlo en el actual proceso de negociación, porque las conversaciones apuntan a desmontar la guerra y, por consiguiente, se hace necesario dialogar con todos los protagonistas. Una paz negociada no puede dejar de lado a uno de los actores en conflicto.



En la eventualidad de que sea posible sentarse con ellos a negociar, ¿cómo se haría?

Debe tenerse en cuenta que los grupos de autodefensa tienen un origen, composición, fundamentación ideológica y dinámica de guerra distintos a los de los grupos guerrilleros y por eso se hace necesario que, en el evento de que se inicie un diálogo con ellos, se haga en una mesa diferente en la que se discutan los aspectos relativos específicamente a ellos y se propongan soluciones igualmente diferentes, entre las cuales se debe contemplar la posibilidad de ofrecer mecanismos que permitan su sometimiento a la justicia.



¿Será necesario habilitar otro espacio para hablar con ellos?

Como consecuencia de lo anterior, sería necesario crear un espacio físico distinto para adelantar las conversaciones con los grupos de autodefensa. Sin embargo, por ahora no veo conveniente pensar en la creación de una nueva zona de distensión o convivencia; las relaciones de los grupos de autodefensa con el proceso de paz pueden ser manejadas sin necesidad de despeje o reglas especiales que deban regir en un territorio determinado.



Alejo Vargas dice estar de acuerdo con la propuesta pero considera que es mejor consolidar primero los procesos de negociación con la guerrilla. ¿Usted qué piensa?

Estoy de acuerdo con Alejo Vargas, los más importante en este momento es consolidar los procesos de negociación con la guerrilla, no solamente porque se encuentran iniciados y existen temas de conversación más o menos definidos, sino porque, de alguna manera, el posible diálogo con los grupos de autodefensa dependerá de los resultados que se vayan logrando consolidar con los grupos subversivos.



¿Usted considera que las últimas masacres de los paramilitares en Bolívar, Antioquia y Sucre buscan que sean tenidos en cuenta en la negociación?

Los últimos ataques de los grupos de autodefensa pueden responder a varios factores: aprovechar la oportunidad para recuperar los territorios ocupados por la guerrilla, ante la vinculación de los subversivos a las mesas de diálogo; fortalecimiento de su estamento militar para demostrar éxito en su guerra contra los subversivos; demostración de su poderío para que sean tenidos en cuenta en el proceso de reconciliación nacional, etc...Todos ellos, de una u otra manera, son también la forma de exigir al gobierno que abra un espacio de diálogo.



¿Considera usted que un acercamiento con los grupos de autodefensa haría más fácil una propuesta multilateral de cese al fuego?

El acercamiento con los grupos de autodefensa evidentemente hará más fácil lograr un cese multilateral del fuego; si la guerra viene también de tales grupos, es necesario que se comprometan en una tregua con todos los actores armados del conflicto.



¿Cuáles serían las consecuencias de que el gobierno no se siente a conversar con los paramilitares?

Las consecuencias de que el gobierno no iniciara diálogo con los grupos de autodefensa, serían de diverso orden: impediría una concentración con todos los factores de violencia; ridiculizaría las posiciones de los sujetos del enfentamiento armado; debilitaría la búsqueda de una solución negociada al conflicto, entre otras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.