Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/3/2000 12:00:00 AM

Retiro costoso

Lunes 6, 12:30 horas. Douglas Ivester, ex presidente de Coca-Cola, abandonó la compañía el mes pasado con cerca de 30 millones de dólares asegurados en salario, comisiones, acciones y opciones, según confirmó la empresa este fin de semana.

Lunes 6, 12:30 horas. Douglas Ivester, ex presidente de Coca-Cola, abandonó la compañía el mes pasado con cerca de 30 millones de dólares asegurados en salario, comisiones, acciones y opciones, según confirmó la empresa este fin de semana. Ivester, que permaneció como máximo responsable de la compañía un breve espacio de tiempo, recibirá durante los próximos tres años tres pagos anuales de 1,5 millones de dólares y un pago mensual de 56.300 dólares a partir del 2002 y hasta que él o su esposa, Kay, fallezcan, además de otras compensaciones diversas.



La información está contenida en la documentación que la compañía envió el pasado viernes 3 de marzo a la Securities Exchange Comission (SEC), la comisión de valores que regula la actividad de los mercados bursátiles de Estados Unidos y que requiere que las corporaciones informen de este tipo de compensaciones.



Según los documentos hechos públicos, el ex-presidente de Coca-Cola también recibió 335.000 dólares en acciones de la misma que de otra manera hubiera perdido al dejar la empresa en ese momento. La dirección de Coca-Cola, que concedió a Ivester un salario de 1,3 millones de dólares anuales cuando era su presidente, explicó que estas compensaciones son una forma de premiar su “leal y largo servicio” a la empresa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.