Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/17/2003 12:00:00 AM

¡A jugar!

El juego es la principal función de los niños. Semana Jr. te revela los secretos de la actividad más fascinante y divertida del mundo.

El diccionario define el verbo jugar como la acción alegre que se realiza con el único fin de divertir y entretener. El juego es tan antiguo como el hombre y sin duda es una de las pocas actividades placenteras que puede hacer una persona sin importar si es rica o pobre, si es hombre o mujer, si es joven o vieja o si está sana o enferma.

El juego es la actividad que realizan los niños por naturaleza y gracias a él desarrollan su inteligencia, creatividad, sociabilidad, afectividad, habilidad manual, lenguaje, motricidad y aprenden reglas de convivencia.

A través del juego los pequeños desarrollan el equilibrio, controlan su cuerpo, exploran el mundo que los rodea, resuelven problemas emocionales, afirman su personalidad, mejoran su autoestima y manifiestan sus sentimientos.

No en vano la convención de los Derechos del Niño, adoptada por las Naciones Unidas en 1989, proclama el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas apropiadas para su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes.

En su edición número 50 Semana Jr. ha querido recuperar para sus lectores la importancia de esta maravillosa actividad que diariamente realizan millones de niños y niñas en el mundo. Acompáñanos por este "Parque de Diversiones" y descubrirás por qué cada vez que juegas, lejos de perder el tiempo, estás sentando las bases para convertirte en una mejor persona.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1837

PORTADA

América Latina: la corrupción hace metástasis

La mitad de los presidentes y expresidentes recientes de América Latina está envuelta en grandes escándalos de corrupción. Lula no es más que el último.