Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/9/2005 12:00:00 AM

"A mí no me importa el estatus del carro"

César Monsalvo explica por qué es mejor usar TransMilenio que carro particular.

"Antes de TransMilenio yo me demoraba una hora y media de mi casa, en la carrera 112 con calle 75, a la Javeriana. En ese entonces la calle 80 tenía solo dos carriles, uno que subía y uno que bajaba. Allí se metían todos los buses y carros particulares y se armaban unos trancones imposibles. Para llegar a clase de 7 de la mañana tenía que salir de mi casa a las 5:50. Pero nunca llegué a tiempo, pues siempre pasaba algo que no dejaba andar. Mi única opción era dormirme en el bus para pasar el viaje, porque estar despierto durante todo ese tiempo era un suicidio. De venida era igual. A veces prefería regresar a mi casa muy tarde para dejar pasar la congestión y demorarme menos en el bus. Las penurias fueron mucho peores mientras construían las troncales de TransMilenio. Pero una vez finalizada la construcción todo cambió. Ahora yo siempre sé cuánto tiempo me demoro en cada trayecto. Por ejemplo, de mi casa a la universidad ahora sólo me demoro media hora. Y a la oficina, una hora. Si todavía tuviera que usar bus me demoraría más de dos. Usar TransMilenio es muy cómodo. Por eso no envidio a los que se transportan en carro. Yo pienso que el carro es para alguien que tiene que moverse todo el día por la ciudad. TransMilenio, entre tanto, le sirve a alguien como yo, que va de la casa a la oficina y de la oficina a la casa. Además, la mayoría de personas tienen carros viejos que, aparte de contaminar, representan unos gastos económicos inmensos. Hay que llevarlos al taller muy seguido, la gasolina es muy cara y sube cada mes, y ni hablar de lo que cuesta pagar impuestos y parqueaderos. La gente vive para mantener el carro. De hecho tengo amigos a los que les pasa eso. Toda la plata que ganan se les va en esos gastos que podrían evitarse usando otros medios de transporte. Lo que pasa es que aquí el carro es un símbolo de estatus. Pero a mí no me importa, yo no lo usaría por todas esas razones, además porque tengo TransMilenio".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.