Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/05/15 00:00

Álvaro Uribe

Aunque ya no acude con la misma frecuencia a las frases de la pasada campaña, de vez en cuando recuerda que hay que “trabajar, trabajar y trabajar”. No abandona su tono coloquial al hablar de los problemas del país o de su inasistencia a debates con otros candidatos, tema sobre el cual se limitó a decir que “para uno vender la propia panela no tiene que desacreditar la del vecino”. No menciona nunca a sus contendores, o por lo menos no explícitamente, pues tampoco pierde oportunidad de lanzarles puyas como ocurrió en los foros universitarios de la semana pasada cuando dijo que el país debe escoger entre la seguridad democrática o el “comunismo disfrazado”.

Álvaro Uribe

Ramón Jimeno: Uribe está haciendo una campaña formal o de frases espontáneas (como cuando invitó a “linchar a los corruptos”). Hay una contradicción entre los mensajes pausados de su campaña y los que él transmite como candidato, que en ocasiones son excluyentes y hasta sectarios. La campaña va por un lado y él por otro. Técnicamente eso es un error, pero estamos ante una campaña atípica en la que, además, los medios le ayudan y los candidatos contendores son muy pobres políticamente hablando. La idea de presentar testimoniales por televisión es muy buena porque una persona con esa favorabilidad sólo necesita que la gente valide su imagen. Lo que es un desastre, técnicamente hablando, es no confrontar a los demás candidatos. Eso dice mucho de su talante democrático, porque un candidato no puede escoger a sus rivales. Esa es una falta de respeto con los demás contrincantes.

Ángel Becassino: El manejo del lenguaje de la campaña de Uribe es el más efectivo de todos porque en vez de presentar a un candidato haciendo campaña muestra a la gente reclamando su continuidad en el cargo. Eso es, ni más ni menos, que invertir la lógica de la campaña.
En cuanto al lenguaje del candidato se nota que Uribe es muy susceptible ante cualquier situación que parezca desestabilizar su candidatura y por eso se sobre actúa a cada rato. Los índices de desgaste de su imagen lo ponen nervioso, así la mayoría de las encuestas muestre que el país sigue embelesado con él. La contradicción entre sus mensajes de campaña y su actitud como candidato no lo afecta porque él es experto en contradecirse y caer de para arriba. Lo de no ir a debates también hace parte de su lenguaje. Significa que se siente ganador y no se quiere exponer a confrontaciones que le puedan hacer daño a su imagen.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.