Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/28/2008 12:00:00 AM

Amenazan al abogado de la familia Correa de Andreis

Por correo electrónico José Humberto Torres recibió amenazas de quienes se identifican como Aguilas Negras Norte

En la agenda de Edgar Ignacio Fierro Flórez, alias “don Antonio”, incautada el día que lo capturaron en poder del famoso computador de Jorge 40, había una anotación que decía: “José H Torres, abogado”, y una línea debajo la dirección de su residencia. Meses después en una audiencia pública ante la fiscal Deyci Jaramillo, el abogado, parte civil en representación de la familia del asesinado profesor Alfredo Correa De Andreis, le preguntó al exjefe paramilitar sobre esa anotación y este contestó: “teníamos orden de matarlo, no se pudo ejecutar porque viajaba mucho”.

José Humberto Torres, es un abogado penalista, especialista en DDHH y DIH, que durante los tres últimos años ha representado a la familia Correa en el proceso que se sigue contra Rodrigo Tovar Pupo, alias “Jorge 40”, Edgar Ignacio Fierro Flórez, alias “don Antonio” y Juan Carlos Rodríguez de León, alias “El Gato”, sicario que ejecutó la orden de asesinar al sociólogo Alfredo Correa el 17 de septiembre de 2004 en la carrera 53 con calle 59 de Barranquilla. También ha impulsado varias causas por crímenes cometidos contra defensores de humanos y sindicalistas de la región y en su afán de encontrar justicia, he recurrido a la Corte Interamericana de Derechos Humanos y otros organismos jurisdiccionales de carácter internacional.

Dos años después de la captura de don Antonio, los denominados grupos emergentes conocidos como Aguilas Negras, le hacen llegar al abogado José H. Torres una nueva amenaza por correo electrónico en el que le dicen a él y otros dirigentes sindicales “guerrilleros hp, malparidos, quédense callados”. Y a renglón seguido afirman que la desmovilización no significa un debilitamiento, “por el contrario, nos ha rearmado”. Los otros amenazados son Jesús Tovar de Sintrainal, María Sedeño y Nicolás Castro. Se refieren también a sindicatos como Sumisol, Adeba, CUT y a los de la Universidad del Atlántico.

Hoy vuelve a la fiscalía a versión libre Edgar Ignacio Fierro Flórez. A partir de las dos y treinta de la tarde, el comandante del Frente José Pablo Díaz, del Bloque Norte, continuará declarando ante la fiscal Deyci Jaramillo sobre su participación en los hechos ocurridos en Atlántico y Magdalena entre los años 2003 y 2006 y sin duda uno de los hechos más dolorosos fue la muerte de Correa De Andreis, un sociólogo y profesor universitario que en sus trabajos con las comunidades desplazadas había encontrado desviaciones de los recursos destinados por el Gobierno Nacional para mejorar sus condiciones de vida.

¿Qué relación tiene la amenaza contenida en la libreta de Fierro y la que hoy le hacen los nuevos grupos emergentes denominadas Aguilas Negras Norte? Es una pregunta difícil de responder, pues no se puede afirmar tajantemente que Edgar Ignacio Fierro, alias Don Antonio haya continuado delinquiendo desde la cárcel Modelo en la que se encuentra detenido hoy. Pero en el proceso que se sigue contra integrantes de la Banda de los 40, cuyos principales cabecillas, entre los que se encuentran Miguel Villarreal Arcila, alias “Salomón”, era una subalterno de Jorge 40 de Don Antonio y fue quien quedó al mando de las operaciones para proteger las rutas del narcotráfico en los municipios costaneros de los departamentos de Bolívar, Sucre y Atlántico. En el proceso que se le sigue a esta banda hoy están detenidos un centenar de personas, entre ellos agentes de policía y funcionarios del Das, la Sijin, la Sipol y el Gaula. La mayoría de los particulares detenidos han sido identificados como desmovilizados del Bloque Norte. ¿Actuaban bajo su libre albedrío o recibían órdenes de sus superiores, Jorge 40 y don Antonio?

En las investigaciones adelantadas por el CTI, fiscalía de Derechos Humanos y diferentes organismos de policía judicial, hay suficiente material probatorio, entre declaraciones e interceptaciones telefónicas, en los que queda al descubierto que la estructura militar, política y financiera se habría conservado con algunas limitaciones. Incluso con corrupción policial a pesar de la fuerte determinación de la Policía Nacional de perseguir a quienes sirven desde la institución a la delincuencia. En una de las interceptaciones telefónicas a alias “Salomón”, este le dice a uno de sus cómplices ante la “guerra” que libraban con las bandas de “los mellizos” y “los paísas” por el control territorial, que “es mejor abrirse, porque ya ni los policías lo cuidan a uno. Y si no nos pueden garantizar la seguridad de nuestras familias, es mejor irse”.

Uno de los interrogantes que don Antonio debe aclarar al iniciarse la audiencia pública en el caso Correa De Andreis ante el Juzgado Ünico Especializado de Barranquilla y ante Justicia y Paz, es precisamente el papel que el DAS jugó en la judicialización del profesor Alfredo Correa acusándolo de pertenecer al Frente 19 de las FARC con base en unos testimonios clonados. La fiscalía en la resolución de acusación contra Tovar Pupo y Fierro Flórez por el asesinato de Correa de Andreis, compulsó copias y abrió previas contra el mayor del Gaula Eduard Cuadros y Javier Valle Anaya, el funcionario del DAS que en el año 2004 instruyó la acusación contra Correa De Andreis. A J. Valle, cuyo nombre es mencionado en varias declaraciones, lo habrían premiado con la subdirección del DAS en el Magdalena, desde donde salió asilado para Estados Unidos, donde se declaró un perseguido político.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.