Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/2007 12:00:00 AM

Amigo de coronel Carvajal –sindicado por la masacre de Jamundí- es capturado en una red de narcos

Doce miembros de la mafia, entre ellos un ciudadano ecuatoriano, fueron arrestados por las autoridades. El líder de la banda es Wilson Figueroa, mencionado durante el juicio por la masacre de Jamundí como amigo del coronel (r) Byron Carvajal.

Con la operación República Fase II, la Dijín les propinó otro duro golpe a los carteles de la mafia. La investigación, que comenzó en noviembre de 2005, cuando una fuente reveló la existencia de una nueva organización delictiva, llegó a su fin esta semana con la captura de Wilson Figueroa, alias ‘W’, y César Emilio Montenegro, alias ‘Julio’, los cabecillas de la red dedicada al tráfico de narcóticos.
 
Según los datos recopilados por los investigadores, esta banda producía y comercializaba sustancias estupefacientes desde Colombia hacia Norteamérica y Europa. En laboratorios ubicados en el bajo Calima y la parte alta de la cordillera occidental, en los departamentos de Valle y Cauca, cristalizaba el alcaloide que luego era transportado en camiones de carga a Ecuador, Perú y Brasil, de donde salía camuflada en aviones y barcos hacia su destino final.
 
Luego de 18 meses de arduas labores de vigilancia, interceptaciones telefónicas, controles técnicos y análisis de información, los investigadores de la Policía Judicial, apoyados por miembros de la Fiscalía Especializada y la DEA, pudieron individualizar e identificar a los integrantes de la organización delincuencial, que fueron capturados y que serán presentados, hacia el medio día, en rueda de prensa.

“Dos fueron los momentos clave en esta operación: las entrevistas con varias personas que trabajaron para Figueroa, que ahora hacen parte del sistema de protección de testigos en Estados Unidos, y el estudio económico de la familia y los amigos del capo, pues todo lo tenía a nombre de terceros”, dijo a SEMANA.COM el fiscal que legalizó las capturas.
 
Empresas de fachada
 
De esta forma, los detectives pudieron establecer que Wilson Figueroa, el jefe de la organización, logró alcanzar gran poder económico a través de varios envíos de droga al exterior, lo que se demuestra con un elevado número de propiedades y empresas de fachada en ciudades como Cali, Medellín, Pasto e Ipiales. Entre ellas se destacan la Constructora San Bernardo, el centro comercial Plaza 10 y la empresa Compacífico. A los capturados se los acusa de concierto para delinquir con fines de narcotráfico y enriquecimiento ilícito.

La mano derecha de Figueroa en Ecuador es César Emilio Montenegro, quien se encargaba de ocultar la droga en aviones y barcos, que luego partían hacía Estados Unidos y Europa. Este hombre fue capturado en la tarde de ayer en Medellín, ciudad a la que llegó desde la semana pasada para hacerse una lipoescultura.

Esta red de narcotráfico tenía su centro de acopio en las zonas rurales de Valle y Cauca, donde pagaban grandes sumas de dinero a las Farc y los paramilitares por la seguridad de sus laboratorios. Luego sacaban la mercancía con destino a Medellín donde la escondían en el interior del chasis de camiones de carga, para luego llevarla por tierra hasta Ecuador.

Esta forma de operar quedó en evidencia para las autoridades en marzo pasado, cuando les fueron confiscados dos camiones cargados de droga. El primero llevaba dos millones de pastillas de anfetaminas y fue inmovilizado en el municipio de Copacabana, cerca de Medellín. El segundo camión fue detenido en la vía que de Chinchiná conduce a Manizales y llevaba cinco toneladas de cocaína. Las autoridades ecuatorianas le seguían la pista a César Emilio Montenegro desde 2004, pues ese año le incautaron dos cargamentos de droga.
 
Testigo clave
 
Gracias a la captura de esta red internacional de narcotraficantes, el testimonio de Édver Fajardo, un reinsertado de las Farc, durante el juicio por la masacre de Jamundí cobra una importancia inusitada. Este testigo de la Fiscalía señaló, en su declaración a comienzos de 2007, que el coronel (r) Byron Carvajal tendría vínculos y negocios con el jefe de la banda, Wilson Figueroa. Las autoridades no han encontrado hasta el momento un nexo directo entre Figueroa y el caso Jamundí, pero los investigadores presumen que esto se aclarará dentro de pocos días, pues el capo podría entregar información valiosa para el proceso.

En las declaraciones dadas a las autoridades por Fajardo, éste aseguró que en una ocasión Carvajal lo llevó a la finca de Wilson Figueroa y que en su presencia, este último le entregó al oficial 30 millones de pesos. Al parecer, el reinsertado hablaba de la Hacienda El Asombro, ubicada en la vereda San Bernardo, en jurisdicción de Dagua, una de las 20 propiedades que fueron allanadas ayer como parte de la operación antinarcóticos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.