Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2007/07/23 00:00

"Amigo, te quiero mucho": Anónima.

Una mujer que deja su pueblo por causa del conflicto en el Casanare, le escribe a uno de sus amigos que fue asesinado.

"Amigo… ¿Dónde estás? Mi futuro es ya no es tan incierto como lo era en el 2002, año en que te fuiste, cuando aún estabas a mi lado y el de todos nuestros amigos. Se que tengo muchas cosas a qué aferrarme y lo he hecho, pero en ocasiones mi corazón se desmorona y de tanto recogerlo poco a poco esta muy maltratado. Desde que te fuiste las cosas siguieron cambiando a tal punto que después de tres meses de aquel día, 27 de septiembre, decidí que me iría de nuestro pueblo, donde crecimos y vivimos nuestros mejores días. Fueron muchas las situaciones que me motivaron a tomar esa decisión (...) y muy contenta porque mis papas me han podido pagar la carrera que me apasiona y ya estoy en octavo semestre de Comunicación Social-Periodismo.
 
Recuerdo claramente lo que dio origen a la situación que te llevó al final de la vida…la guerrilla estaba muy posicionada de este sector del país a tal punto que un día llegaron y se tomaron el pueblo por 5 días, los cuales los vivimos encerrados en nuestras casas y sin acceder a actividades de ninguna índole, ni siquiera a comprar alimentos, (...) después de vivir en medio de los subversivos, verlos pasar frente a nuestra casa y parados en todas las esquinas de nuestro pueblo los policías fueron llamados héroes por parte del gobierno por no haberse entregado y seguir con vida luego de tantos hostigamientos.
 
Pero ahí no paro todo, los ataques eran cada vez mas prominentes, un día a las 5:00 de la mañana explotó un cilindro bomba que dejo destruidas 3 casas y por lo tanto más miedo entre nosotros, otro día el hostigamiento se dio desde las montañas que quedan atrás del colegio donde estudiábamos y el pánico sucumbió en nuestras aulas (...)todo fue caos y así muchas veces como la noche que estábamos todos reunidos y pasaron frente a nosotros unas motos y su ocupantes disparando grandes ráfagas que nos dejaron atónitos. (...)
 
Tú que siempre fuiste un amigo sincero: me decías que tenía mucho potencial como para dejar mi camino sin haberlo iniciado, y te cuento…inicie y no lo pienso dejar, porque las adversidades me han hecho una mujer fuerte, porque ya soy una mujer, “no la niña que un día quiso decirte que el amor que tu sentías por ella era correspondido en su totalidad pero no pudo”.
 
Al inicio del año 2002 el orden publico estalló, estábamos en medio de los “paramilitares” y "guerrilleros", los primeros empezaron con la denominada “limpieza social” y murió gente por doquier, gente inocente, niños, jóvenes, adultos, ¿culpables de vivir en medio de la violencia? culpa que nadie adquirió por voluntad propia; (...) Por las noches se escuchaban gritos y frenazos de carros, al otro día amanecían descuartizados en bolsas negras en el cementerio. Nuestro municipio se convirtió en un pueblo fantasma, a las 6:00 de la tarde no había nadie fuera de sus hogar, en los colegios no nos dejaban tareas que requirieran salir de nuestras casas por seguridad, y así fue hasta septiembre, aquel fatídico septiembre, hacía poco habían celebrado mi cumpleaños y nuestros lazos de amistad eran cada vez mas invulnerables, o al menos eso pensábamos. (...)
 
El 27 de septiembre como a las ocho de la noche (...) fueron a mi casa a contarme la noticia (...) mis papás no nos dejaron ir hasta donde quedó tu cuerpo tirado después de esos tiros que acallaron tu linda sonrisa (...) como a la 1:00 de la mañana llegó otra noticia, habían acabado de matar a mi tío el pintor, a “cosiaca” el alma del pueblo (...) fue la noche mas horrorosa de mi vida y aún hoy cuando me acuerdo de ella no puedo evitar el dolor, ni las lagrimas(...) Hacía un mes habías decidido quedarte a terminar el colegio y graduarte con nosotros en contra de la voluntad de tu familia que se había ido a otra ciudad, lo hiciste por nosotros por el amor que nos unía (...) La verdad es que días después los dos grupos armados dejaron de hacer presencia allí, pero su paso dejó corazones rotos, familias, madres, padres, esposas, esposos, hijas e hijos en su peor estado, a tal punto que las consecuencias de viven hoy; cuando tengo vacaciones de la Universidad me voy para allá y muchos se han superado, otros están muertos en vida y peor, se están matando poco a poco.
 
Para mi las cosas no han mejorado mucho, mi familia ha sufrido altibajos, pero tratamos juntos de solucionar esa situaciones y levantarnos, seguir luchando porque nos aferramos ha que en este mundo existe el bien, a que nosotros como seres humanos tenemos un corazón noble y que nuestros hermanos y sobrinos no deben vivir lo que nosotros.
 
Amigo…nunca te lo dije, te quiero, te quiero mucho; pero descansa en paz, en la paz del señor nuestro Dios. (...) siempre habrá esperanza, porque aunque nos encontremos con adversidades, nuestra fuerza esta en saberlas sortear y entender que por más duras que sean estas no debemos dejarnos derrumbar."

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.