Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/16/2002 12:00:00 AM

Arte y parte de un país donde el cuerpo sea el primer territorio de paz

Arte y parte de un país donde el cuerpo sea el primer territorio de paz



Manuel José Bermúdez Andrade*





Lo que parecía y debería ser un acto ordinario de ley en el Senado, tomó un giro bastante tormentoso la semana pasada por causa de una carta publicitaria en el periódico El Espectador del domingo 10 de noviembre.

La carta pagada (hablan de un costo aproximado de entre 30 y 40 millones), circuló en el mismo semanal -en ese entonces diario-, donde se publicó por interés nacional, es decir gratis, en primera página a tres columnas junto al cabezote, la foto del primer acto matrimonial público entre dos hombres homosexuales, el 4 de noviembre del 2000, y que luego, el mismo diario, en su separata especial 100 hazañas de colombianos para la historia -lo equiparan con los triunfos de Cochise Rodríguez, del científico Manuel Elkin Patarroyo y del Premio Novel Gabriel García Márquez, entre otros-.

Quizá en ese momento el periódico tenía más solvencia económica o mayor independencia como para manejar con criterio este tipo de asuntos, es decir que podía negarse a ser manipulado por un aviso pagado, muy bien pagado, que lo firman entre otros, el ex presidente "Liberal" Julio César Turbay Ayala, embajador vitalicio ante la Santa Sede; Yolanda Pulecio, madre de la libre pensadora y defensora de las libertades populares, hoy secuestrada, Ingrid Betancourt; y quien a propósito hace lobby ante la Comunidad Económica Europea para que se respetan los "derechos humanos en Colombia"; y como ellos otra serie de personalidades del país.

Los argumentos de la carta pagada en El Espectador, son tan traídos de los cabellos que pareciera que estas grandes personalidades del país hubieran firmado una hoja en blanco que luego otros llenaron, o que no leyeron con antelación el sartal de sandeces e incongruencias dignas tan sólo del menos letrado de los seres humanos.

Y es que en últimas, como lo expresó el senador Carlos Gaviria Díaz, ponente de la ley... "no se trata mediante esta ley, de autorizar matrimonios", sino de equiparar en derechos y a la luz de la Constitución, al 10 por ciento, según las estadística internacionales, de la población colombiana.

Los y las homosexuales dejaron hace mucho tiempo en Colombia, como en el mundo, de "mariquiar" con asuntos de exclusividades o de reivindicaciones particulares. También dejaron de habitar de manera exclusiva, bares, discotecas y peluquerías. Hoy líderes de todas las regiones del país: costas Caribe y Pacífica, Santanderes, Valle del Cauca, Boyacá, Bogotá,Tolima y los Llanos Orientales, forman parte del Proyecto Planeta Paz -líderes sociales populares para la paz en Colombia-.

La ley no pretende dar privilegios a ningún sector específico, sólo reconocer que si los problemas de Colombia y de la guerra nos afectan a todos por igual, las soluciones deben partir igualmente de todos y todas; y para eso es necesario reconocer que los y las homosexuales, antes que seres sexuados somos colombianos y colombianas que trabajamos duro y le aportamos a este país.

La senadora Piedad Córdoba, proponente del proyecto de ley, considera que esta es una instancia más de la democracia participativa e incluyente en Colombia, por tal razón, ha citado a la plenaria de esta semana a contradictores, es decir los que firmaron la carta, y a defensores del proyecto de inclusión ciudadana de hombres y mujeres homosexuales.

El ex presidente Julio César Turbay, la señora Yolanda Pulecio y María Izquierdo dirán con argumentos serios, es decir más allá de la moral y las buenas costumbres, que hace mucho rato perdimos en Colombia, porqué la ley debe ser votada en contra, e igualmente lo harán a favor, el también ex presidente liberal Alfonso López Michelsen, la socióloga Florence Thomas y la madre de un trangenerista.

Como quien dice, esta semana tendremos la oportunidad de saber quiénes en Colombia están realmente por la inclusión y la democracia para todos y todas, y quiénes definitivamente, vaya uno a saber por qué, prefieren seguir haciéndose "los maricas".

*Periodista ? ciudadano gay de Medellín

ciudadanogaypsp@hotmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.