Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/26/2006 12:00:00 AM

Así murieron los detectives del DAS

Hoy fue enterrado uno de los diez detectives del DAS que murió junto con otros seis militares en polémico operativo de Hacarí. Semana.com reconstruye el operativo.

“El responsable de lo que pasó en Hacarí soy yo”, dice el director del DAS Andrés Peñate. No es una responsabilidad pequeña la que está asumiendo: 10 detectives de su institución y seis militares que iban tras la captura de un traficante de drogas, conocido bajo el alias ‘Megateo’, murieron en el operativo. “Lo que nos llevó a hacer esa acción era correcto. La operación fue planeada correctamente, el único problema es que se rompió el secreto”.  Esta es su historia sobre lo sucedido:

En enero un informante se presentó ante un detective del DAS y ofreció entregarles información acerca de una organización que compraba pasta de coca y vendía cocaína a una hora de Cúcuta. El detective indagó más sobre el asunto y contrastó los datos del informante –un intermediario del narcotráfico en la zona que ofrecía la información a cambio de dinero- con los reportes de inteligencia y las órdenes de batalla que tenían contra Megateo, el traficante de drogas.

Megateo, según la información recopilada por el DAS, maneja parte del narcotráfico en Norte de Santander. Compraba la pasta de coca al ELN y a las Farc para venderla luego a los grandes mercadas.

Habiendo validado la información, un detective -que fue enterrado hoy- penetró la organización de Megateo. Visitó cuatro veces la zona, y se reunió en dos ocasiones con el traficante, haciéndose pasar por vendedor de armas. En la cuarta visita, finalmente el detective camuflado y Megateo acordaron la venta de 50 fusiles a cambio de 150 kilos de cocaína.

El detective se comprometió a llevar las armas en un camión de la zona y una botella de aguardiente para celebrar el trato. El día de la transacción, jueves 20 de abril, 10 de la mañana, en el sitio conocido como Mesa Rica, a una hora de Hacarí.

Arranca la planeación

Los funcionarios del DAS consiguieron un camión viejo como los que usan los narcotraficantes en la zona, le pusieron placa de Norte de Santander y un logo de una empresa local. Lo adecuaron con un motor nuevo y le metieron un container con blindaje 4, resistente para enfrentar munición de fusil e impactos de granada, una forma de prevenir el choque que se esperaba tener con los hombres de Megateo en el último momento. 

El jefe de investigaciones de la dirección operativa del DAS escogió diez detectives para el operativo, los mismos que habían participado durante años para operaciones similares. "La operación se consultó y coordinó con los militares de la Brigada 30", dijo Peñate. El Ejército destinó seis soldados expertos de las fuerzas especiales. “No era una operación de infiltración, ni de choque. Era un arresto”, explica Peñate. ¿Por qué tantos detectives, entonces? “Megateo iba a estar con tres personas, por eso iban 10 detectives para el arresto, es lo normal en casos como este”.

El DAS sabía los riesgos que corrían. Megateo, según los funcionarios, contaba con un anillo de seguridad de refuerzo de las FARC o del EPL. Por eso coordinaron un eventual apoyo militar de la brigada 30 para salir del área una vez conseguido el objetivo. Ubicaron uno de los seis helicópteros arpía que tiene el Ejército en Ocaña, a cinco minutos de vuelo del lugar de la entrega de los fusiles. También a 7 minutos del lugar, alistaron un helicóptero de transporte de tropa. Dos unidades de contraguerrilla –144 hombres- que no sabían del operativo –salvo el comandante de la Brigada 30-, se ubicaron estratégicamente en la zona con la excusa de cuidar a otros funcionarios del gobierno que se encontraban cerca.

Camino a la muerte

El camión con los 10 detectives y los seis soldados salió de Ocaña a las 5 a.m. y a las 8 a.m. se reportó sin novedad con Bogotá. Esa fue la última vez que los escucharon, luego perdieron el contacto. A las 9:40 a.m., 30 minutos antes del punto de encuentro, volaron el camión en mil pedazos.

Al escuchar la explosión, el avión arpía despegó en su búsqueda, pero sólo encontraron los restos a las 6 p.m. Al ingresar en la zona el Ejército, estalló uno de los campos minados por la guerrilla y murió un cabo.

En un pedazo de carrocería del camión, dicen las autpridades que encontraron propaganda del EPL que se atribuyó el atentado. El viernes en la mañana, un hombre que se identificó como miembro del frente “Libardo Mora Toro” del Epl llamó a la emisora Radio Catatumbo de Ocaña para atribuirse la muerte de los detectives y de los militares. “Hemos aniquilado la comisión del DAS”, fue lo que un periodista oyó al otro lado del teléfono. El lunes, el informante apareció muerto en la zona con dos tiros en la cabeza.

Los cuerpos de los detectives y soldados fueron encontrados el viernes y llevados a Ocaña a Medicina Legal. De allí los trasladaron en avión a Medicina Legal en Bogotá, donde se hicieron las necropsias. Allí se dieron cuenta que faltaba el cuerpo del detective que había entablado el contacto con 'Megateo' y que iba en la parte delantera del camión. Lo encontraron el miércoles y lo enterraron hoy en medio del dolor de sus familiares y amigos.
 
Ahora surgen los interrogantes. (ver artículo Los interrogantes).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.