Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/02/11 00:00

Aún no se sabe ubicación de los secuestrados

Aunque la senadora Piedad Córdoba dice que no hay garantías para la liberación de los congresistas por los operativos militares, la realidad es que el Comité de la Cruz Roja Internacional sólo tiene el visto bueno de las Farc y no tiene las coordenadas del sitio donde están los secuestrados.

Aún no se sabe ubicación de los secuestrados

Un freno en seco se le puso al operativo que lograría la liberación de tres ex congresistas secuestrados por las Farc. Este martes se conoció desde Caracas que, al parecer, se debe a los operativos militares que adelantan las fuerzas armadas de Colombia en la zona por donde se estarían desplazando Orlando Beltrán, Luis Eladio Pérez y Gloria Polanco de Losada, quienes desde hace seis años permanecen en poder del grupo guerrillero, que el pasado 31 de enero anunció su liberación por el delicado estado de salud en el que se encuentran los tres plagiados.

En efecto, las Fuerzas Militares no han frenado los operativos militares en el sur del país donde se cree estarían los secuestrados, y sólo lo harán cuando el Comité de la Cruz Roja Internacional (CICR) tenga en sus manos las coordenadas del sitio exacto donde deberá recoger a Beltrán, Pérez y Polanco.

"Hasta el momento, el Gobierno de Colombia no ha sido informado por la Cruz Roja Internacional, los gobiernos de Francia, España y Suiza, la Iglesia Católica –instituciones y países a los que el Gobierno nacional ha autorizado como facilitadores– sobre solicitud alguna dirigida a hacer posible la gestión para lograr la libertad de los secuestrados", dice un comunicado firmado por el general Fredy Padilla, comandante de las Fuerzas Militares.

Este martes se supo que la senadora Piedad Córdoba dijo que la falta de garantías por parte de las Fuerzas Militares de Colombia había truncado la posibilidad de que el operativo arrancara este martes, como se había anunciado el pasado fin de semana. La cuestión es que, para comenzar el operativo, debe seguirse el mismo procedimiento que en la liberación de Clara Rojas y Consuelo González de Perdomo: las Farc entregarán las coordenadas en Colombia para que helicópteros del CICR, con delegados de Venezuela (entre ellos el ministro del Interior Ramón Rodríguez Chacín), ingresen a territorio colombiano mientras cesan los operativos de la Fuerza de Tarea Omega, recojan a los secuestrados y los lleven a un aeropuerto en el país vecino, desde donde partirán en un avión rumbo a Caracas.

Desde la semana pasada, los familiares de los plagiados aguardan pacientemente en Caracas que sus seres queridos lleguen desde Colombia hasta Venezuela, tal como lo anunciaron las Farc cuando prometieron entregarlos al presidente venezolano, Hugo Chávez, y a la senadora colombiana Piedad Córdoba.

“Los liberaremos unilateralmente dado su estado de salud”, dijo el grupo guerrillero ese día. El anuncio ya había sido confirmado por el país recientemente, cuando en las pruebas de supervivencia se evidenciaron las pésimas condiciones anímicas y físicas por las que pasaban no sólo estas tres personas, sino también la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, de quien según dijo la senadora Córdoba, también será liberada muy pronto por un gesto unilateral de las Farc.

Ángela de Pérez (esposa de Luis E.); Deyanira Ortiz y su hijo Felipe Beltrán (madre e hijo de Orlando); Juan Sebastián y Daniel Losada (hijos de Gloria), aguardan desde hace dos semanas en el hotel Meliá de Caracas que del palacio de Miraflores algún delegado del gobierno o el propio presidente Hugo Chávez los llame para decirles que sus seres queridos están en camino.

Desde el pasado fin de semana, cuando se conocieron las declaraciones de ‘Raúl Reyes’ (uno de los líderes de las Farc), en torno a que la liberación avanza “sin prisas, pero sin pausas”, los familiares se encuentran en alerta a la espera de que los helicópteros salgan rumbo a Colombia. Y este lunes se supo que, a más tardar, el operativo arrancaría en la noche de este lunes o al amanecer del martes. Todo se abortó temporalmente.

Los familiares, entre tanto, permanecen todo el día mirando los noticieros venezolanos, oyendo con atención la radio y entrando a Internet para chequear los medios colombianos. Creen que todo será mucho más fácil y rápido que cuando soltaron a Rojas y González, ya que en ese entonces las Farc desconocían el paradero del hijo de Clara (Emmanuel), a quien habían entregado a una familia en el Guaviare. Finalmente el pequeño terminó en Bienestar Familiar en Bogotá, y las Farc decidieron embolatar al país al decir que el operativo no resultaba debido a las operaciones militares.

Tanto del presidente Chávez como el presidente Álvaro Uribe (quien prometió ofrecer todas las garantías de seguridad para que el operativo sea exitoso) dieron su palabra para que Beltrán, Polanco y Pérez vuelvan a la libertad, a pesar del mal momento por el que pasan las relaciones de ambos países.

La hora cero está por llegar. Si las Farc también cumplen lo prometido, la lista de canjeables se reducirá a menos de 40 secuestrados por razones que ellos llaman “políticas”. Y si para ellos lo ‘humanitario’ cuenta de verdad, posiblemente decidan liberar 700 personas más que se encuentran en su poder.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.