Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/2/2006 12:00:00 AM

Avianca mejora trato a discapacitados

Tras un incidente protagonizado por Sonia Verswyvel, quien perdió la movilidad de sus piernas en el atentado al Club el Nogal, Avianca cambió un reglamento que impedía que pasajeros con discapacidades físicas abordaran sin un acompañante

Lunes, 30 de enero.

El pasado 7 de Noviembre Sonia Verswyvel regresaba a Colombia de una estadía en los Estados Unidos. Esperaba en la sala de abordaje a tomar el vuelo de Avianca 0037 de Fort Lauderdale a Bogotá en la silla de ruedas que la ha acompañado desde que el 7 de febrero de 2003 tuvo la mala suerte de encontrarse almorzando con su hijo en el Club El Nogal cuando el carro bomba que se llevó la vida de 36 personas estalló. Justo antes de llegar a la puerta del avión, una supervisora muy angustiada se le acercó y le dijo que el piloto no iba a permitir que la montaran en el avión. Sonia no podía creer lo que oía, pero todos los pasajeros se fueron montando mientras ella los veía pasar.

Entonces Sonia pidió que llamaran al piloto, el capitán Fabio Munévar. Este le informó de forma bastante ruda que una "inválida" como ella no podía viajar sin una enfermera o un acompañante, porque la compañía no podía hacerse responsable de lo que pudiera sucederle. El apelativo fue como una bofetada. "No sabes lo que duele, porque inválido quiere decir que uno no sirve para nada", dice Sonia. Indignada, le explicó a Munévar que su condición correcta es la de"discapacitada" e insistió en que la compañía no podía dejarla botada. "¿Como así que me llevan y no me regresan?", argumentó.  Pero el piloto no oyó sus razones, dio media vuelta y se fue.

Afortunadamente, Antonio Yacamán, otro piloto de la aerolínea, se encontraba entre los pasajeros y al ver la escena propuso responsabilizarse de Sonia. Por alguna razón el capitán Munévar se negó inicialmente a este arreglo y ya no quería volver a salir del avión. Sonia no pudo evitar llorar. "De por sí es duro encontrarse en mi situación, pero sentirse maltratado y diferente empeora todo", explica.  Al final el piloto cedió. Todos los pasajeros ya se encontraban sentados y el vuelo se había atrasado por culpa de todo el episodio. La aerolínea no contaba con la sillita de ruedas pequeña que cabe en los pasillos de los aviones, y por eso Yacamán tuvo que cargar a una Sonia aún llorosa hasta su puesto ante las miradas curiosas de los pasajeros.

Sonia no es una mujer que se de por vencida fácilmente. Después del atentado al Nogal, estuvo al borde de la muerte por una fractura de cráneo, dos pulmones colapsados, seis costillas rotas y fractura de columna. Al despertarse un médico le explicó que no podría volver a caminar nunca más "O me deprimía y llenaba baldados de lágrimas o me adaptaba a mi nueva vida", explica.  Con fisioterapia y rehabilitación, Sonia logró recuperar los músculos de sus piernas y aprendió a hacer las cosas más básicas sin ayuda. "Por eso es tan importante que la gente vea a los discapacitados como personas normales, que los respeten y que haya solidaridad", agrega. Este deseo la llevó a dirigir hasta hace poco la Fundación Club el Nogal, que colabora con las víctimas de la violencia.

Con ese espíritu de lucha, al llegar a Bogotá Sonia escribió una carta al director de la Alianza Suma, Juan Emilio Posada, explicándole lo que le había sucedido y solicitándole que tomara las medidas para que una situación como la que vivió no se repitiera. La aerolínea se excusó con ella pero le explicó que todo respondía a que el reglamento interno de Avianca impedía que los discapacitados viajaran solos. Llegaron a un arreglo según el cual ella debía avisarle a la aerolínea cada vez que fuera a viajar y ellos se encargaban de tomar medidas especiales para atenderla.

Aunque de ahí para adelante, Sonia pudo viajar como una reina, sentía que ella no era la única persona que debía beneficiarse y siguió insistiendo para que la aerolínea cambiara el reglamento. Fue así que en diciembre, Avianca la llamó a una reunión para hacer parte de un comité de manejo de discapacitados que modificó el reglamento desde el 18 de diciembre.

Ahora, a excepción de los cuadrapléjicos, los sordomudos y los ciegos que no estén en capacidades de entender órdenes, las personas en condición de discapacidad pueden viajar sin compañía, mientras que en el pasado tenían que pagar un tiquete de más para un acompañante, algo que no todo el mundo estaba en capacidad de realizar.

 Johanna Ospina, de la oficina de Discapacidad de la Vicepresidencia, dice que se trata de una decisión inédita de una aerolínea colombiana y la celebra como un gran logro en la lucha por la dignidad y los derechos de los discapacitados. Sonia cree que fue fantástico y un paso para cambiar la visión que se tiene de las personas con limitaciones físicas, labor a la que quiere dedicar su vida. Sonia espera que otras aerolíneas del país sigan el ejemplo de Avianca.

Para más información sobre personas con discapacidades en Colombia vea:
www.discapacidad.gov.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.