Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/12/2005 12:00:00 AM

Batman vuelve y vuela

El próximo 17 de junio se estrena en nuestro país la más reciente película de Batman. El director, Christopher Nolan, se decidió a explorar los orígenes de la leyenda.

Bajo el ajustado traje negro y el símbolo de murciélago que Batman lleva en su pecho se esconde una historia que nadie había contado desde el principio: la de Bruno Díaz (Bruce Wayne), un niño que heredó una gran fortuna luego de que sus padres fueran asesinados.

Después de este traumático episodio, Bruno inicia un viaje por todo el mundo y se convierte en un gran científico, detective, atleta y experto en artes marciales. A su regreso, el justiciero de Ciudad Gótica se da cuenta de que tiene todas las fuerza, la inteligencia y el talento que se necesita para proteger a la ciudad de los malos. Misión en la que cuenta con la ayuda de Alfred Pennyworth, su fiel mayordomo.

El filme, que se estrena en Colombia el 17 de junio, muestra la niñez y la juventud de este misterioso personaje y su lucha contra los villanos: El Espantapájaros (ver recuadro) y Ra's Al Ghul, un ser inmortal cuya obsesión es dominar el mundo.
Se dice que esta película trae grandes sorpresas como el nuevo Batimóvil, un carro nunca antes visto, que no está basado en ningún diseño existente y que puede acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en sólo seis segundos.

¿Cómo nace Batman?

La historia de Bruno Díaz y Batman nació en 1943 y no propiamente en el cine. En 1939 Bill Finger y Bob Kane crearon un superhéroe que apareció en una historieta en Estados Unidos. Batman se hizo tan famoso que en la década del 60 crearon una serie de televisión colorida y fresca del personaje. En 1970, el dibujante, Neal Adams, le devolvió a Batman la oscuridad que lo caracterizaba. Por esa época las historias eran detectivescas y llenas de misterio. En los años 80 dos historietas de Batman (Batman: The Dark Knight Returns y Batman: Año Uno) hicieron que el personaje se redefiniera y tomara mucha más fuerza. Tim Burton, (famoso director de cine de películas como Beetlejuice, Eduardo Manos de tijeras, Nightmare Before Christmas y El planeta de los simios) dirigió las dos primeras películas: Batman en 1989 y Batman returns en 1992. A las que les siguieron Batman forever en 1994 y Batman y Robin en 1997, dirigidas por Joel Schumacher, quien prefirió el colorido superhéroe de los años 60. La nueva película contará desde cero la historia de Bruno Díaz. El batimóvil, su nuevo uniforme y la baticueva volverán a la pantalla grande para mostrar una historia más real sobre este misterioso personaje.

Los villanos

Estos son algunos de los malvados con los que Batman ha tenido que luchar para proteger a Ciudad Gótica.

-El Guasón (The Joker): Es el más peligroso de los villanos, archienemigo de Batman. Es un payaso del crimen, un ser malvado que mezcla actitudes de psicópata con humor de payaso.

-Dos Caras (Two-Face): Era fiscal de Ciudad Gótica y amigo de Bruno pero un criminal le tiró ácido y la mitad de su rostro se desfiguro.

-El Espantapájaros (Scarecrow): Es un profesor universitario obsesionado con el miedo y la venganza. Con unos gases que fabrica les causa miedo a todas las personas que lo ven.

-Gatúbela (Cat Woman): Desde sus inicios ha mantenido una pelea con Batman, pero Gatúbela se convirtió en una mujer muy atractiva que hace que los dos compartan cierta atracción amorosa.

Sabías que...

En las primeras películas de Batman no aparece Robin, su compañero más fiel, porque a los americanos les cae mal. Los creadores del cómic tuvieron que crear entonces a Batichica para que Batman tuviera la compañía de otro superhéroe.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.